A la ca­za del te­so­ro hun­di­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Eduar­do Ei­roa

LA VA­LIO­SA CAR­GA DEL GA­LEÓN «SAN JOSÉ», LO­CA­LI­ZA­DO FREN­TE A LA COS­TA CO­LOM­BIA­NA, LA RE­CLA­MAN TAN­TO ES­PA­ÑA CO­MO CO­LOM­BIA, ADE­MÁS DE LAS EM­PRE­SAS CA­ZA­TE­SO­ROS QUE PAR­TI­CI­PA­RON EN LA BÚS­QUE­DA

Po­cas ve­ces, se­gu­ra­men­te nin­gu­na, un pre­si­den­te de un go­bierno com­pa­re­ce en pú­bli­co pa­ra ha­blar so­bre la lo­ca­li­za­ción de un pe­cio hun­di­do. Lo hi­zo el má­xi­mo man­da­ta­rio co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, el pa­sa­do 27 de no­viem­bre pa­ra fe­li­ci­tar­se por el ha­llaz­go de los res­tos de ga­león San José, lo­ca­li­za­do en el fon­do del mar, a unas 30 mi­llas de Car­ta­ge­na (Co­lom­bia), cer­ca de las is­las del Ro­sa­rio.

Que el pro­pio San­tos abor­da­se el te­ma da mues­tra de la re­le­van­cia que el San José tie­ne pa­ra el país. El fa­mo­so ga­león es­pa­ñol no es un te­ma nue­vo al otro la­do del atlán­ti­co. El bar­co de la Ar­ma­da Es­pa­ño­la es de so­bra co­no­ci­do allí, sin du­da por­que du­ran­te más de tres si­glos ha ido cre­cien­do la le­yen­da so­bre el te­so­ro que se fue con él al fon­do del mar y que al­gu­nos ca­li­fi­can aho­ra co­mo «el ma­yor en­con­tra­do nun­ca». Eso es­tá por ver, por­que el bu­que fue lo­ca­li­za­do, pe­ro no se ha ex­ca­va­do el pe­cio pa­ra con­fir­mar qué que­da de su car­ga.

Las va­lo­ra­cio­nes del te­so­ro que se han ma­ne­ja­do des­de que se hi­zo pú­bli­co el ha­llaz­go van de los 1.500 a los 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res, ci­fras am­bas que, por aho­ra, son me­ras es­pe­cu­la­cio­nes. En cual­quier ca­so, lo que lle­va­ba el ga­león tie­ne un in­du­da­ble va­lor, no so­lo mo­ne­ta­rio, sino his­tó­ri­co. Las imá­ge­nes fa­ci­li­ta­das por el Go­bierno co­lom­biano mues­tran ca­ño­nes en per­fec­to es­ta­do así co­mo una gran can­ti­dad de va­si­jas. No mues­tran, por­que no se han en­con­tra­do to­da­vía, los en teo­ría 11 mi­llo­nes de mo­ne­das que el bu­que trans­por­ta­ba con des­tino a Es­pa­ña, ni las jo­yas y me­ta­les pre­cio­sos que teó­ri­ca­men­te iban en su in­te­rior.

Se su­po­ne que si eso es­ta­ba ahí, en el mis­mo lu­gar de­be se­guir, por­que en Co­lom­bia ase­gu­ran que na­die ha to­ca­do un pe­cio cu­ya lo­ca­li­za­ción exac­ta no se ha he­cho pú­bli­ca. Es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos con­si­de­ran que po­dría es­tar a unos 600 me­tros de pro­fun­di­dad. Eso le ha­bría per­mi­ti­do so­bre­vi­vir a los ca­za­te­so­ros que ar­ma­dos con tan so­lo bo­te­llas de ai­re po­drían es­quil­mar su con­te­ni­do. Pa­ra tra­ba­jar a esas pro­fun­di­da­des se ne­ce­si­tan ro­bots, equi­pos y bar­cos es­pe­cia­li­za­dos mu­cho me­nos dis­cre­tos.

De he­cho en los años 80 se co­men­zó esa bús­que­da y la em­pre­sa es­ta­dou- ni­den­se Sea Search Ar­ma­da (SSA) anun­ció el ha­llaz­go. El Go­bierno co­lom­biano dis­pu­tó le­gal­men­te la pro­pie­dad de un pre­cio de­cla­ra­do en el 2007 pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del país y cu­ya pro­pie­dad (el pro­ce­so no ha ter­mi­na­do) con­ce­dió a Co­lom­bia una cor­te es­ta­dou­ni­den­se. El país sud­ame­ri­cano ama­rró el te­so­ro apro­ban­do una ley en el 2013 que de­cla­ra de ti­tu­la­ri­dad es­ta­tal to­dos los pe­cios en­con­tra­dos en sus aguas.

El pro­ble­ma es­tá en que no so­lo se dispu­ta los res­tos con una em­pre­sa, sino que aho­ra Es­pa­ña tam­bién re­cla­ma su par­te, ba­sán­do­se en la le­gis­la­ción ma­rí­ti­ma in­ter­na­cio­nal y en el con­ve­nio de la Unes­co sus­cri­to por Es­pa­ña en el 2001 se­gún el cual los bu­ques mi­li­ta­res hun­di­dos si­guen per­te­ne­cien­do al país del que lle­va­ban la ban­de­ra. El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res José Ma­nuel Gar­cía Mar­ga­llo de­fi­nió al San José co­mo un bar­co de Es­ta­do, mien­tras el de Cul­tu­ra, Íñigo Mén­dez de Vi­go, ape­la­ba a los acuer­dos de la Unes­co, do­cu­men­to, por cier­to, que Co­lom­bia no fir­mó (¿con el San José en men­te?) y que por tan­to no es de apli­ca­ción en sus agua.

El asun­to ha da­do pie a una se­rie de con­tro­ver­sias más o me­nos pa­trió­ti­cas so­bre el te­so­ro, aun­que a ni­vel di­plo­má­ti­co se ha abier­to la puer­ta a una coope­ra­ción. Ade­más de los dos es­ta­dos y de la em­pre­sa SSA, ha­bría que aña­dir en­tre los re­cla­man­tes de un par­te del bo­tín

a la com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da que co­la­bo­ró con el Go­bierno co­lom­biano en la bús­que­da y que teó­ri­ca­men­te se lle­va­ría a cam­bio un por­cen­ta­je. Su nom­bre no ha tras­cen­di­do, pe­ro se sos­pe­cha que po­dría ser Odys­sey, un nom­bre bien co­no­ci­do en la pe­nín­su­la por un ca­so pa­re­ci­do, el de la fra­ga­ta Nues­tra Se­ño­ra de las Mer­ce­des, en­con­tra­da por la em­pre­sa, que re­ti­ró del pe­cio un te­so­ro de me­dio mi­llón de mo­ne­das de oro y pla­ta y que, tras años de dispu­ta, aca­ba­ron en ma­nos del Es­ta­do es­pa­ñol. «Hay que re­co­no­cer que es un bu­que de Es­ta­do, pe­ro eso no lle­va im­plí­ci­to que to­dos los ma­te­ria­les que lle­va a bor­do ten­gan que vol­ver a Es­pa­ña», ex­pli­ca Mi­guel San Clau­dio, uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas en ar­queo­lo­gía sub­acuá­ti­ca en Ga­li­cia y en Es­pa­ña. En su opi­nión, el ha­llaz­go «abre una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra es­ta­ble­cer una re­la­ción en­tre los dos paí­ses». Afir­ma que esas pre­sun­tas dispu­tas so­bre co­lo­nia­lis­mos y ex­po­lios que han sur­gi­do so­bre el San José ca­re­cen de sen­ti­do. «Cuan­do se hun­dió (1708, ata­ca­do por bu­ques bri­tá­ni­cos) eran tan es­pa­ño­les los que ha­bía en Es­pa­ña co­mo en el otro la­do del océano y ese oro no se iba a usar so­lo en la pe­nín­su­la, sir­vió pa­ra ha­cer la gue­rra en el te­rri­to­rio europeo, lo que per­mi­tió que Amé­ri­ca du­ran­te la pre­sen­cia es­pa­ño­la co­no­cie­ra el ma­yor pe­río­do de paz de la his­to­ria, una paz que se pa­gó con san­gre es­pa­ño­la y oro ame­ri­cano», afir­ma.

El es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ra que el San José de­be ser pa­tri­mo­nio «de to­dos los ibe­roa­me­ri­ca­nos», por­que for­ma par­te de una his­to­ria co­mún. En­tre los ca­si 600 fa­lle­ci­dos en el ata­que, di­ce, ha­bía con to­da pro­ba­bi­li­dad ma­ri­ne­ros y mi­li­ta­res de las dos ori­llas del Atlán­ti­co. «Es­te mag­ní­fi­co ha­llaz­go, de los más in­tere­san­tes de los úl­ti­mos tiem­pos, tie­ne que ser una opor­tu­ni­dad pa­ra coope­rar, pa­ra sa­car pro­yec­tos co­mu­nes y recuperar un pa­sa­do del que sen­tir­nos or­gu­llo­sos», apun­ta, y re­cuer­da que ven­der una par­te de lo que de allí sal­ga es­ta­ría fue­ra de lu­gar: «Es­ta­mos en el si­glo XXI, ven­der pa­tri­mo­nio por di­ne­ro que­da muy del si­glo XIX», in­di­ca.

| RI­CAR­DO MAL­DO­NA­DO

Un tu­ris­ta ob­ser­va una ré­pli­ca del San José en un mu­seo de Car­ta­ge­na (Co­lom­bia)

Res­tos del pe­cio hun­di­do ha­ce 307 años, Va­si­jas, ca­ño­nes y di­ver­sas mo­ne­da se en­cuen­tran a unos 300 me­tros de pro­fun­di­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.