Mil hí­ga­dos pa­ra mil vi­das

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE - Por Mar­ta Pé­rez, M.O.

EL HOS­PI­TAL CO­RU­ÑÉS HA MAR­CA­DO UN HI­TO AL AL­CAN­ZAR ES­TE AÑO EL MI­LLAR DE TRAS­PLAN­TES HE­PÁ­TI­COS. LA IN­TER­VEN­CIÓN SUE­LE REA­LI­ZAR­SE CUAN­DO EL PRO­NÓS­TI­CO DE LA EN­FER­ME­DAD ES PEOR QUE LA SU­PER­VI­VEN­CIA PRE­VIS­TA Y LA RE­CU­PE­RA­CIÓN SE DESA­RRO­LLA CON BAS­TAN­TE RA­PI­DEZ

«So­mos el país don­de más do­nan­tes hay y, aún así, no cu­bri­mos to­das las ne­ce­si­da­des. En Ga­li­cia es­ta­mos al ni­vel de la me­dia es­pa­ño­la». Son las pa­la­bras del di­rec­tor del pro­gra­ma de tras­plan­te he­pá­ti­co del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de A Co­ru­ña (CHUAC), Ma­no­lo Gó­mez. El hos­pi­tal co­ru­ñés ha rea­li­za­do re­cien­te­men­te el tras­plan­te he­pá­ti­co nú­me­ro mil a M.P, un ga­lle­go que aho­ra pre­su­me de te­ner hí­ga­do nue­vo.

El do­nan­te que le ofer­ta­ron a M.P era de As­tu­rias. El día de la in­ter­el el tiem­po no les acom­pa­ñó y tu­vie­ron que trans­por­tar el ór­gano en co­che, aun­que en mu­chos ca­sos se re­cu­rre al avión. «Una vez que se ha ex­traí­do el hí­ga­do del do­nan­te pue­de aguan­tar has­ta nue­ve ho­ras, pe­ro cuan­to me­nos tiem­po se tar­de en rea­li­zar la in­ter­ven­ción, me­jor», aña­de Ma­no­lo Gó­mez que se­ña­la que, a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias, el pro­ce­so «se coor­di­nó muy bien».

A la ho­ra de ha­cer un tras­plan­te es ne­ce­sa­rio que el re­cep­tor cum­pla va­rios re­qui­si­tos, en­tre ellos, la com­pa­ti­bi­li­dad en el gru­po san­guí­neo. En el ca­so de M.P, no hu­bo que rea­li­zar una trans­fu­sión de san­gre por­que pro­ce­so fue bien. Los ex­per­tos re­cuer­dan que no to­dos los ca­sos que lo re­quie­ren pue­den ser in­ter­ve­ni­dos. Los pa­cien­tes de­ben ser ca­pa­ces de to­le­rar la ope­ra­ción. El lí­mi­te de edad es de 70 años, una edad muy avan­za­da pa­ra una in­ter­ven­ción tan agre­si­va.

«El tras­plan­te he­pá­ti­co sue­le rea­li­zar­se cuan­do el pro­nós­ti­co es peor que la su­per­vi­ven­cia que le ofer­ta­mos por el ór­gano», co­men­ta Gó­mez. En al­gu­nos ca­sos de en­fer­me­da­des co­mo cán­ce­res lo­ca­li­za­dos en el hí­ga­do y con ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les se pue­de rea­li­zar es­ta ope­ra­ción, aun­que la pa­to­lo­gía más fre­cuen­te por la que se rea­li­zan los tras­plan­tes es la he­pa­ti­tis, es­pe­cial­men­te, la de ti­po C que, a largo pla­zo, pro­du­ce ci­rro­sis.

«Has­ta aho­ra éra­mos muy res­tric­ti­vos con la he­pa­ti­tis por­que sa­bía­mos que, de­bi­do al vi­rus, los en­fer­mos iban a desa­rro­llar una he­pa­ti­tis nue­va en el or­ga­nis­mo» con el tiem­po, ex­pli­ca Gó­mez, que in­ci­de en que los pa­cien­tes te­nían que ser lo «su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra so­por­tar la nue­va he­pa­ti­tis que iban a pa­de­cer». Vis­to así, pa­re­ce no te­ner mu­cho sen­ti­do el tras­plan­te. En­ton­ces, ¿por qué ha­cer­lo? «Por­que aún así vi­ven más».

Sin em­bar­go, con los nue­vos me­di­ven­ción

ca­men­tos que se han apli­ca­do es­te año los fa­cul­ta­ti­vos ya son ca­pa­ces de cu­rar la he­pa­ti­tis C y, teó­ri­ca­men­te, los pa­cien­tes afec­ta­dos ya no ten­drán ese pro­ble­ma. Es cier­to que en la ac­tua­li­dad es­tos fár­ma­cos tam­bién fun­cio­nan sin ne­ce­si­dad de ha­cer el tras­plan­te, pe­ro hay un sec­tor de la po­bla­ción que «lle­va mu­chos años con la en­fer­me­dad y. aun­que se li­bren del vi­rus, no se va a cu­rar la ci­rro­sis por eso es re­co­men­da­ble rea­li­zar el tras­plan­te», di­ce Gó­mez, que apor­ta unos da­tos sor­pren­den­tes: «Cuan­do ha­ces la se­ro­lo­gía vi­ral a los do­nan­tes que son teó­ri­ca­men­te sa­nos, pue­des ob­ser­var que el 3% tie­ne el vi­rus sin sa­ber­lo».

EL PRO­CE­SO

Una vez que el pa­cien­te ha pa­sa­do por el qui­ró­fano, le dan la bien­ve­ni­da en la sa­la de re­ani­ma­ción. Aquí sue­len es­tar, de me­dia, unos tres o cua­tro días a la es­pe­ra de que el pro­ce­so evo­lu­cio­ne fa­vo­ra­ble­men­te. «En las pri­me­ras 24 ho­ras va­mos a sa­ber si el hí­ga­do fun­cio­na o no», ex­pli­ca la Dra. Ale­jan­dra Ote­ro de Di­ges­ti­vo, que se­ña­la que, en los ca­sos en los que no hay com­pa­ti­bi­li­dad con el ór­gano, se so­li­ci­ta uno nue­vo «que vie­ne con prio­ri­dad por­que los hí­ga­dos que fa­llan tie­nen ur­gen­cia na­cio­nal. Tam­bién es cier­to que es­tos ca­sos son muy con­ta­dos».

El ser­vi­cio de Di­ges­ti­vo cons­ta de una uni­dad del tras­plan­te a la que lle­gan to­dos los pa­cien­tes que han pa­sa­do por qui­ró­fano. Una vez que lle­gan a la plan­ta, los en­fer­mos sue­len es­tar in­gre­sa­dos unos 14 o 15 días de me­dia, aun­que ha ha­bi­do al­gún ca­so al que se ha po­di­do dar el alta pa­sa­dos unos diez días des­de la in­ter­ven­ción.

Los ex­per­tos ase­gu­ran que el tras­plan­te de hí­ga­do no es una in­ter­ven­ción a la que ha­ya que te­ner­le mie­do. Es muy agre­si­va, sí, pe­ro el tras­plan­te de hí­ga­do tam­bién «es muy agra­de­ci­do». Y la ma­yo­ría de los ope­ra­dos pue­de re­to­mar su vi­da con nor­ma­li­dad. La úni­ca res­tric­ción que se les im­po­ne a los pa­cien­tes tras­plan­ta­dos es que no pue­den beber al­cohol. ¿Ni si­quie­ra una ca­ña fres­qui­ta en una te­rra­za en ve­rano? Cer­ve­za sí pe­ro sin al­cohol. Por lo que se re­fie­re al res­to de la die­ta, no hay res­tric­cio­nes. Pue­den to­mar pa­té, ci­ga­las, ja­món... Nin­guno de es­tos man­ja­res les afec­ta.

«No hay li­mi­ta­cio­nes sal­vo que ten­gan dia­be­tes o que sean hi­per­ten­sos. Por el hí­ga­do no hay prohi­bi­cio­nes con la co­mi­da», aña­de la doc­to­ra Ote­ro, que des­ta­ca la bue­na ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes tras­plan­ta­dos: «Pue­den vol­ver a tra­ba­jar, si quie­ren, y ha­cer una vi­da com­ple­ta­men­te nor­mal».

En Ga­li­cia, so­lo los hos­pi­ta­les de A Co­ru­ña y Santiago de Com­pos­te­la rea­li­zan es­te ti­po de in­ter­ven­ción. «Santiago ya de­be de es­tar tam­bién cer­ca de los 1.000 tras­plan­tes», aña­de Ote­ro, que in­ci­de que la in­ver­sión que su­po­ne la ope­ra­ción de­be de com­pen­sar en cuán­to al nú­me­ro de pa­cien­tes: «Por co­mu­ni­da­des es­to es­tá es­tu­dia­do, y hay un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de cen­tros que lo rea­li­zan».

Ga­li­cia es la co­mu­ni­dad don­de más tras­plan­tes de es­te ti­po se lle­van a ca­bo en re­la­ción a po­bla­ción y Es­pa­ña es la que más tras­plan­tes ha­ce del mun­do. «La re­la­ción es­tá más que cla­ra», aña­de el doc­tor Gó­mez que re­cuer­da que, jun­to a la co­mu­ni­dad ga­lle­ga, Mur­cia tam­bién es­tá a la van­guar­dia.

¿Y qué su­po­ne el tras­plan­te nú­me­ro 1.000 pa­ra el equi­po del Chuac? ¿Es so­lo un nú­me­ro más? «Es un or­gu­llo y una ale­gría, por­que so­mos el pri­mer equi­po que em­pe­zó y eso es una cla­ra se­ñal de ma­du­rez. Lo que es ob­vio es que si se pue­den rea­li­zar mil tras­plan­tes he­pá­ti­cos con bue­nos re­sul­ta­dos es por­que la ca­li­dad del hos­pi­tal de A Co­ru­ña es in­dis­cu­ti­ble­men­te muy bue­na y, en ese as­pec­to, no po­de­mos es­tar más con­ten­tos», con­clu­ye el doc­tor Gó­mez.

De es­to sí po­de­mos pre­su­mir co­mo ga­le­gos.

«Si en las pri­me­ras 24 ho­ras, el hí­ga­do tras­plan­ta­do fa­lla se so­li­ci­ta uno nue­vo con ur­gen­cia na­cio­nal» «Es­pa­ña es el país don­de más tras­plan­tes se rea­li­zan en el mun­do y Ga­li­cia la co­mu­ni­dad con ma­yor nú­me­ro de in­ter­ven­cio­nes»

| MAR­COS MÍ­GUEZ

LOS AU­TO­RES DEL MI­LA­GRO NÚ­ME­RO MIL. Án­ge­les Váz­quez y Ma­nuel Gó­mez

El equi­po de mé­di­cos del CHUAC que reali­zó el tras­plan­te nú­me­ro mil: de iz­quier­da a de­re­cha, Francisco Suá­rez, Ale­jan­dra Ote­ro,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.