Las biop­sias ya son así

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por S. C.

NA­DA DE PRUE­BAS IN­CÓ­MO­DAS O QUE NE­CE­SI­TAN ANES­TE­SIA. LA SAN­GRE TIE­NE TO­DA LA IN­FOR­MA­CIÓN Y ES­TA­MOS APREN­DIEN­DO A EN­CON­TRAR­LA: UN PIN­CHA­ZO, Y ¡LIS­TO!

Cuan­do un te­ji­do es sus­cep­ti­ble de ser tu­mo­ral, los mé­di­cos en­car­ga­ban has­ta aho­ra una biop­sia tra­di­cio­nal, es de­cir, una mues­tra de ese ór­gano. Las biop­sias pue­den ser más o me­nos sen­ci­llas en fun­ción del lu­gar al que se quie­re con­tro­lar: se ha­cen de for­ma ru­ti­na­ria en mu­je­res con la ci­to­lo­gía va­gi­nal, ya que el ac­ce­so al cue­llo del úte­ro es fá­cil; pe­ro cuan­do se tra­ta de un po­si­ble cán­cer co­lo­rrec­tal, el pa­cien­te se tie­ne que so­me­ter a una co­lo­nos­co­pia, pa­ra lo que se re­cu­rre a la se­da­ción por la in­co­mo­di­dad que ge­ne­ra.

Fren­te a es­te sis­te­ma de con­trol, las nue­vas op­cio­nes se lla­man biop­sias lí­qui­das, y su nom­bre se de­be a que lo que ana­li­zan es san­gre, no te­ji­do. En Santiago se uti­li­za la desa­rro­lla­da por Sys­mex Inos­tics gra­cias a la colaboración con Merck, y que es­tá pen­sa­da pa­ra los pa­cien­tes de cán­cer co­lo­rrec­tal me­tas­tá­si­co (CCRm) y el fin es de­ter­mi­nar la agre­si­vi­dad del cán­cer y por ex­ten­sión su res­pues­ta a se­gún qué tra­ta­mien­tos. Va­rios pa­cien­tes ga­lle­gos con es­ta do­len­cia aten­di­dos por el equi­po de Ra­fael Ló­pez ya se han so­me­ti­do a la prue­ba, un test que pa­ra ellos se ha li­mi­ta­do a un pin­cha­zo. Aun­que los es­pe­cia­lis­tas ya tie­nen los re­sul­ta­dos, has­ta fe­bre­ro man­ten­drán la do­ble biop­sia, lí­qui­da y tra­di­cio­nal, has­ta la lle­ga­da del mar­ca­do CE, pa­ra de­jar pa­so des­pués a la op­ción más avan­za­da.

La biop­sia lí­qui­da tie­ne va­rias ven­ta­jas, des­de la co­mo­di­dad pa­ra el pa­cien­te has­ta la ra­pi­dez del pro­ce­so —dos o tres días— y, so­bre to­do, tal y co­mo des­ta­ca Ló­pez, su efec­ti­vi­dad: al es­tu­diar el ADN de las cé­lu­las tu­mo­ra­les no hay la mis­ma po­si­bi­li­dad de equi­vo­car­se que si se re­co­ge una mues­tra de te­ji­do en una par­te de la le­sión que to­da­vía no es­tá muy desa­rro­lla­da.

¿Y en qué con­sis­te la biop­sia lí­qui­da que ya se es­tá tes­tan­do en el CHUS? Es un aná­li­sis que uti­li­za el de­no­mi­na­do sis­te­ma BEAMing —abre­via­tu­ra de Beads, Emul­sions, Am­pli­fi­ca­tion and Mag­ne­tics—, que es una pla­ta­for­ma di­gi­tal que iden­ti­fi­ca y cuan­ti­fi­ca mu­ta­cio­nes tu­mo­ra­les pre­sen­tes en la san­gre, dis­cri­mi­nan­do las mu­ta­cio­nes clí­ni­ca­men­te ac­ti­vas del res­to del ADN en es­ta­do «na­ti­vo» (no mu­ta­do).

En el ca­so del CCRm se ana­li­zan los ge­nes RAS: por ejem­plo, las mu­ta­cio­nes del KRAS y N-AS en sus co­do­nes 12 y 13 —que son las más ha­bi­tua­les— in­di­can una ma­yor agre­si­vi­dad del cán­cer y por tan­to una menor su­per­vi­ven­cia si no se tra­ta. No es una co­sa menor: en­tre el 30 y 50 % de los pa­cien­tes con CCR tie­nen al­gu­na mu­ta­ción en sus ge­nes RAS. Sa­ber de qué mu­ta­cio­nes se es­tá ha­blan­do su­po­ne ele­gir el fár­ma­co más ade­cua­do, una pre­ci­sión que pue­de sal­var vi­das.

En­tre el 30 y el 50 % de los tu­mo­res co­lo­rrec­ta­les tie­nen al­gu­na mu­ta­ción en el gen RAS que los ha­ce más agre­si­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.