«Good bye, car­bón»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN DIRECTO: EN LA MINA DE KELLINGLEY - Por Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la Co­rres­pon­sal en Lon­dres Fo­tos: An­drea Bal­do

EL PA­SA­DO VIER­NES LA MI­NA DE CAR­BÓN DE KE­LLIN­GLEY, EN NORTH YORKS­HI­RE, CE­RRÓ SUS PUER­TAS. LOS MI­NE­ROS DI­JE­RON ADIÓS A UN TRA­BA­JO QUE SE RE­MON­TA A VA­RIAS GE­NE­RA­CIO­NES DE LA FAMILIA. SI HA­CE DOS SI­GLOS MÁS DE UN MI­LLÓN DE HOM­BRES TRA­BA­JA­BAN EN LA IN­DUS­TRIA DEL CAR­BÓN BRI­TÁ­NI­CA, AHO­RA APE­NAS QUE­DA­BAN 450.

La par­la­men­ta­ria Yvet­te Coo­per re­co­no­ció que los úl­ti­mos mi­ne­ros de Ke­llin­gley son los que se lle­va­rán el peor acuer­do. La la­bo­ris­ta re­cor­dó la im­por­tan­cia del car­bón en la Re­vo­lu­ción In­dus­trial y pa­ra dar ca­lor a los ho­ga­res bri­tá­ni­cos. «La ma­yo­ría de las per­so­nas en es­ta zo­na tie­nen el car­bón en sus ve­nas, soy nie­ta de mi­ne­ra y to­dos mis pre­de­ce­so­res tra­ba­ja­ron en po­zos de car­bón», re­co­no­ció Coo­per. Los dos úl­ti­mos años los mi­ne­ros y va­rios po­lí­ti­cos de la zo­na lu­cha­ron pa­ra man­te­ner Ke­llin­gley abier­ta. Bus­ca­ron in­ver­so­res pa­ra con­se­guir seis mi­llo­nes de li­bras pa­ra re­no­var sus equi­pos y se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vos fren­te al car­bón im­por­ta­do de Ru­sia y Co­lom­bia. Ac­ce­de­rían así a re­ser­vas nue­vas y con­se­gui­rían una tec­no­lo­gía más lim­pia. Pe­se a los es­fuer­zos, no lo con­si­guie­ron.

El go­bierno de Ca­me­ron apos­tó por otras for­mas de ener­gía y por cor­tar las emi­sio­nes de car­bono, co­mo aho­ra se ha ra­ti­fi­ca­do en la Cum­bre del Cli­ma ce­le­bra­da en Pa­rís. Aho­ra mu­chos ex­per­tos se mues­tran preo­cu­pa­dos de que la ca­pa­ci­dad ener­gé­ti­ca bri­tá­ni­ca ha­ya si­do cor­ta­da a tal es­ca­la que po­dría ser ne­ce­sa­rio ins­ta­lar plan­tas de ener­gía die­sel a cor­to pla­zo, que se­rían in­clu­so más con­ta­mi­nan­tes que las for­mas ac­tua­les. Atrás que­da la década de los 80, cuan­do los mi­ne­ros de Ke­llin­gley par­ti­ci­pa­ron uni­dos en huel­gas don­de mos­tra­ron la uni­dad de un co­lec­ti­vo fren­te a los dra­má­ti­cos pla­nes de cie­rre de Mar­ga­ret That­cher. Eran años en los que los mi­ne­ros eran jó­ve­nes, en sus 20 y 30, fren­te al gru­po ac­tual que en un 80 % de los ca­sos pa­sa de los 50 y con 30 de ex­pe­rien­cia a sus es­pal­das. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Shef­field Ha­llam, los cie­rres de po­zos de car­bón de 1984 y 1985 tu­vie­ron se­ve­ras con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, con una caí­da fuer­te del des­em­pleo y de la de­man­da de con­su­mo en ne­go­cios lo­ca­les de las zo­nas mi­ne­ras. Aho­ra, mu­chos in­ten­ta­rán bus­car tra­ba­jos en el sec­tor del trans­por­te, de la au­to­mo­ción y los más jó­ve­nes in­clu­so pien­san en me­jo­rar su for­ma­ción y as­pi­rar a otros tra­ba­jos to­tal­men­te di­fe­ren­tes en la zo­na de Yorks­hi­re.

NOS VA­MOS AL PUB

No lo ten­drán fá­cil, la po­bla­ción es­tá muy dis­per­sa y po­cas em­pre­sas apues­tan por abrir aquí sus cen­tros. Se acer­ca la Na­vi­dad y con ella la tra­di­cio­nal reunión de los mi­ne­ros de es­ta mi­na en un pub in­glés lla­ma­do The Bro­ken Brid­ge en Pon­te­fract, a unos 10 ki­ló­me­tros de la mi­na. A ella acu­den más de un cen­te­nar y les pre­gun­ta­mos por sus sen­sa­cio­nes, qué se pu­do ha­cer pa­ra evi­tar el cie­rre de la mi­na y qué les de­pa­ra el fu­tu­ro. Con una cer­ve­za en la mano, la con­ver­sa­ción flu­ye con na­tu­ra­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.