El per­so­na­je

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Oskar Belategui

Geor­ge Lu­cas, el hom­bre que in­ven­tó el ci­ne co­mer­cial co­mo lo en­ten­de­mos hoy en día

GEOR­GE LU­CAS AN­TI­CI­PÓ EL MO­DERNO CI­NE DE EVA­SIÓN Y CAM­BIÓ SUS ES­TRA­TE­GIAS DE VEN­TA. TAM­BIÉN APLAS­TÓ, SE­GÚN LOS CRÍ­TI­COS, EL CI­NE ADUL­TO Y RUP­TU­RIS­TA QUE ES­TA­BA RE­VO­LU­CIO­NAN­DO HOLLY­WOOD DE LA MANO DE SCOR­SE­SE, FRIED­KIN O COP­PO­LA. ÉL SE DE­FIEN­DE: «¿POR QUÉ HA DE SER EL PU´` BLI­CO TAN ES­TÚ­PI­DO PA­RA VER MIS PE­LÍ­CU­LAS SI NO SON BUE­NAS?»

AGeor­ge Lu­cas (Mo­des­to, Ca­li­for­nia, 1944) se le ha lla­ma­do el dis­cí­pu­lo aven­ta­ja­do de Walt Dis­ney. Al igual que el ma­go de Bur­bank, el crea­dor de Star Wars tie­ne el don ci­ne­ma­to­grá­fi­co del mon­ta­je, el ge­nio de com­bi­nar se­cuen­cias y ban­da so­no­ra, y sus in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gía han de­ter­mi­na­do no so­lo la for­ma en que se pre­sen­tan y ven­den las pe­lí­cu­las, sino tam­bién su con­te­ni­do. Su ju­ga­da maes­tra fue con­se­guir de la Fox los de­re­chos so­bre las fu­tu­ras en­tre­gas de la sa­ga y la pro­pie­dad del mer­chan­di­sing: li­bros, có­mics, mu­ñe­cos, vi­deo­jue­gos, ca­mi­se­tas... Has­ta en­ton­ces, so­lo Dis­ney ha­bía sa­bi­do apro­ve­char la ren­ta­bi­li­dad que su­po­ne co­mer­cia­li­zar ju­gue­tes ba­sa­dos en los per­so­na­jes de las pe­lí­cu­las.

Lu­cas cre­ció en un pue­blo no muy di­fe­ren­te al que mos­tró en Ame­ri­can Graf­fi­ti. An­tes de mar­char­se a la uni­ver­si­dad, so­lo ha­bía sa­li­do de allí pa­ra vi­si­tar Dis­ney­lan­dia. El pa­dre, re­pu­bli­cano in­fle­xi­ble, te­nía una tien­da de ar­tícu­los de ofi­ci­na. Al pe­que­ño Geor­ge, que no iba muy bien en la es­cue­la, le ra­pa­ban to­dos los ve­ra­nos la ca­be­za en un cam­pa­men­to in­fan­til de la Ma­ri­na. Cuan­do Lu­cas di­jo que se iba a es­tu­diar ci­ne a la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia (USC), el pa­dre ame­na­zó: «Vol­ve­rás den­tro de po­co». El fu­tu­ro di­rec­tor res­pon­dió: «No pien­so vol­ver. Voy a ser mi­llo­na­rio an­tes de los trein­ta». Su ópe­ra pri­ma, THX 1138, de 1971, desa­rro­lla­ba un pre­mia­do cor­to­me­tra­je su­yo de cien­cia-ficción que pu­do con­ver­tir en largo gra­cias a Fran­cis Ford Cop­po­la, de quien fue ayu­dan­te y que se con­vir­tió en una fi­gu­ra pa­ter­na. El pe­lo­ta­zo lo dio en 1973 con Ame­ri­can Graf­fi­ti, una nos­tál­gi­ca re­vi­si­ta­ción de sus años de ado­les­cen­cia y ju­ven­tud en Mo­des­to, cuan­do ca­si per­dió la vi­da en un ac­ci­den­te de trá­fi­co al es­tre­llar su Fiat Bian­chi­na con­tra un ár­bol. Ame­ri­can Graf­fi­ti era un mu­si­cal en el que los pro­ta­go­nis­tas no can­ta­ban ni bai­la­ban, una no­che cual­quie­ra de 1962 en la Amé­ri­ca de los dri­ve-in, con una ban­da so­no­ra de te­mas de los 50 que se con­vir­tió en un éxi­to. Su si­guien­te proyecto es­ta­ba lla­ma­do a ser Apo­caly­pse Now, que ha­bía con­ce­bi­do en sus años de es­tu­dian­te jun­to a Cop­po­la y John Mi­lius. Sin em­bar­go, el proyecto aca­bó en ma­nos del di­rec­tor de El pa­drino y Lu­cas op­tó por en­ce­rrar­se en su ca­sa de San An­sel­mo a es­cri­bir el guion de «una fan­ta­sía en la tra­di­ción de Buck Ro­gers y Flash Gor­don, una com­bi­na­ción de 2001 y Ja­mes Bond». Una fo­to­gra­fía de Ei­sens­tein lo con­tem­pla­ba des­de la pa­red y una gra­mo­la Wur­lit­zer atro­na­ba mien­tras tra­ba­ja­ba. Se cor­ta­ba me­chon­ci­tos de pelo con unas ti­je­ras y los arro­ja­ba a la pa­pe­le­ra jun­to a las ho­jas he­chas una pe­lo­ta.

El ro­da­je de La gue­rra de las ga­la­xias arran­có en los es­tu­dios Els­tree de Lon­dres el 25 de mar­zo de 1976. Lu­cas que­ría es­tar le­jos del es­tu­dio y aho­rrar cos­tes, pe­ro los pro­ble­mas lle­ga­ron igual. La fil­ma­ción en Tú­nez fue una pe­sa­di­lla por las tor­men­tas de are­na. Los téc­ni­cos bri­tá­ni­cos no res­pe­ta­ban a aquel hos­co bar­bu­do, ves­ti­do siem­pre con te­ja­nos. «Geor­ge, tú pue­des es­cri­bir es­ta mier­da si quie­res, pe­ro te ase­gu­ro que de­cir­la es im­po­si­ble», le sol­tó Ha­rri­son Ford en una oca­sión. La Fox re­ti­ró el trái­ler y op­tó por anun­ciar­lo so­lo en ca­de­nas uni­ver­si­ta­rias y de ca­ble. Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, Star Wars no go­zó de gran­des mon­ta­jes pu­bli­ci­ta­rios (hoy tam­po­co: la pu­bli­ci­dad la ha­cen gra­tis los fans). Fue el pri­mer lar­go­me­tra­je que se ex­hi­bió con el sis­te­ma Dolby de cua­tro pis­tas y obli­gó a las sa­las a mo­der­ni­zar sus equi­pos de so­ni­do.

La ima­gen ini­cial con la di­mi­nu­ta na­ve de la prin­ce­sa Leia per­se­gui­da por un im­po­nen­te e inaca­ba­ble des­truc­tor im­pe­rial pu­so los pe­los de pun­ta a una Amé­ri­ca en tran­si­ción de Ford a Car­ter, sa­cu­di­da por la se­cue­las aún sin su­pe­rar de Viet­nam y el Wa­ter­ga­te, y muy ne­ce­si­ta­da de eva­sión. Lu­cas ha­bía apren­di­do la lec­ción de Ti­bu­rón (1975), el pri­mer rom­pe­ta­qui­llas ve­ra­nie­go: los ni­ños y los jó­ve­nes no ne­ce­si­ta­ban es­tre­llas en el re­par­to. Cuan­do ter­mi­nó el ago­ta­dor ro­da­je de La gue­rra de las ga­la­xias, Lu­cas te­nía 32 años y sa­bía que no que­ría vol­ver a di­ri­gir. En­ten­dió, co­mo Dis­ney, que la co­mer­cia­li­za­ción de las pe­lí­cu­las era el fin y una for­ma de re­for­zar la mar­ca. In­vir­tió en la crea­ción de una es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca in­de­pen­dien­te, In­dus­trial Light & Ma­gic, a la que de­be­mos des­de los di­no­sau­rios de Par­que Ju­rá­si­co (1993) a las cria­tu­ras ani­ma­das de Pi­xar. An­ti­ci­pó el ci­ne de eva­sión y cam­bió sus es­tra­te­gias de ven­ta. Con­ci­bió Star Wars co­mo tres tri­lo­gías y rom­pió la ba­rre­ra del ci­ne pa­ra ni­ños y adul­tos. Y se ase­gu­ró el con­trol to­tal de su obra... has­ta que el 30 de oc­tu­bre del 2012 re­ci­bió una ofer­ta que no pu­do re­cha­zar y ven­dió Lu­cas­film a Dis­ney por 4.050 mi­llo­nes de dó­la­res, una mi­nu­cia an­te los XXXXX mi­llo­nes que re­cau­dó El des­per­tar de la fuer­za des­de su es­treno el 18 de di­ciem­bre. «Cuan­do em­pe­cé me jo­die­ron», re­cuer­da el ci­neas­ta so­bre la ne­go­cia­ción de su por­cen­ta­je de be­ne­fi­cios —un 77 %, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de los es­tu­dios— con El Im­pe­rio con­tra­ata­ca (1980), el me­jor tí­tu­lo de la se­rie. «Aho­ra es­toy en con­di­cio­nes de dar­les por el cu­lo a ellos».

Trein­ta y ocho años des­pués de su crea­ción, la fas­ci­na­ción por es­te uni­ver­so se ha trans­mi­ti­do de pa­dres a hi­jos. El gran se­cre­to de La gue­rra de las ga­la­xias fue su ele­men­ta­li­dad: no ha­bía na­da am­bi­guo, ni do­bles lec­tu­ras, ni men­sa­jes so­te­rra­dos, ni ero­tis­mo. So­lo el bien con­tra el mal. Lu­cas qui­so evo­car los fil­mes de su in­fan­cia, la spa­ce ope­ra, la epo­pe­ya de las pe­ri­pe­cias es­te­la­res de la li­te­ra­tu­ra po­pu­lar y los vie­jos se­ria­les. Ideó la aven­tu­ra de un ado­les­cen­te rey Ar­tu­ro (Lu­ke Sky­wal­ker), al res­ca­te de una prin­ce­sa cau­ti­va (Leia Or­ga­na) gra­cias al ho­lo­gra­ma in­tro­du­ci­do en un ro­bot (R2D2) pa­ra aler­tar a un ma­go Mer­lín (Obi-Wan Ke­no­bi). Me­dio si­glo de ci­ne ame­ri­cano de ac­ción y aven­tu­ras con­den­sa­do en un mo­derno, in­vo­lun­ta­rio Fran­kens­tein, que en ca­da se­cue­la ha ido de­ri­van­do los per­so­na­jes en es­te­reo­ti­pos que pue­dan con­ver­tir­se en ju­gue­tes. Las se­cuen­cias de ac­ción se rue­dan con la vis­ta pues­ta en los jue­gos pa­ra vi­deo­con­so­las. ¿Es cul­pa­ble La gue­rra de las ga­la­xias de la in­fan­ti­li­za­ción del ci­ne de en­tre­te­ni­mien­to? ¿Ba­rrió con la es­pe­ran­za de un ci­ne adul­to que en los 70 bri­lló en Holly­wood gra­cias a com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción de Lu­cas co­mo Cop­po­la, Scor­se­se y com­pa­ñía? «Cuan­do es­ta­ba en la USC, la gen­te co­rría a ver Blow-Up, no iba al ci­ne a sen­tir las emo­cio­nes de un par­que de atrac­cio­nes ba­ra­to», la­men­tó John Mi­lius. «La gue­rra de las ga­la­xias ba­rrió con to­do. Se pa­re­ce a lo que hi­zo McDo­nald’s cuan­do se con­so­li­dó: la gen­te ol­vi­dó el sa­bor de la bue­na co­mi­da», abo­mi­nó Wi­lliam Fried­kin. Geor­ge Lu­cas se de­fen­dió: «Star Wars no ma­tó a la in­dus­tria del ci­ne ni la in­fan­ti­li­zó. Las pe­lí­cu­las pa­ra co­mer pa­lo­mi­tas siem­pre han do­mi­na­do. ¿Por qué ha de ser tan es­tú­pi­do el pú­bli­co de ver­las si no son bue­nas? Yo sim­ple­men­te com­pren­dí qué es lo que que­ría ver la gen­te».

«Geor­ge, tú pue­des es­cri­bir es­ta mier­da si quie­res, pe­ro te ase­gu­ro que de­cir­la es im­po­si­ble», le sol­tó en una oca­sión Ha­rri­son Ford

«‘La gue­rra de las ga­la­xias’ ba­rrió con to­do, co­mo McDo­nald’s: la gen­te ol­vi­dó el sa­bor de la bue­na co­mi­da»

EL GE­NIO Y EL MAL­VA­DO. Geor­ge Lu­cas jun­to a Darth Wa­der, uno de los ico­nos de la his­to­ria del ci­ne que me­jor re­pre­sen­tan la mal­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.