RE­BA­JAS DE­TRÁS DEL MOS­TRA­DOR

TRAS LA CON­TRA­RRE­LOJ DE LA NO­CHE DEL CIN­CO DE ENERO, LOS VEN­DE­DO­RES CUEN­TAN CÓ­MO SE VI­VEN LOS DES­CUEN­TOS DE­TRÁS DEL MOS­TRA­DOR. DES­PUÉS DE TRA­BA­JAR HAS­TA LA MA­DRU­GA­DA Y CO­MER­SE EL ROS­CÓN, SE PRE­PA­RAN PA­RA LA AVA­LAN­CHA DE LAS RE­BA­JAS, UNA ETA­PA AGO­TA­DO­RA PA

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Noelia Silvosa

Los de­pen­dien­tes, la otra ca­ra de las re­ba­jas, na­rran có­mo son los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra las gran­des ven­tas del año y las anéc­do­tas vi­vi­das en va­rios años de tra­ba­jo con el pú­bli­co

Sus Ma­jes­ta­des de Orien­te no son las úni­cas que tra­ba­jan en la no­che de Re­yes. Ni mu­cho me­nos. Mien­tras la ma­yo­ría es­pe­ra­ba plá­ci­da­men­te y al ca­lor del ho­gar sus re­ga­los, al­gu­nos ini­cia­ron esa mis­ma no­che la ma­ra­tón en la que aún se en­cuen­tran in­mer­sos y que no les da­rá un res­pi­ro has­ta bien en­tra­do fe­bre­ro. Sí, ha­bla­mos de las re­ba­jas. Esas que es­pe­ran mu­chos pa­ra com­prar sus re­ga­los de Re­yes, y las mis­mas en las que los de­pen­dien­tes se de­jan la piel sin ni si­quie­ra ha­ber des­can­sa­do de la vo­rá­gi­ne na­vi­de­ña. En teo­ría, em­pe­za­ron el jue­ves. Pe­ro so­lo de for­ma ofi­cial. Es­te año más que nun­ca, las tien­das pu­sie­ron la car­ne en el asa­dor con des­cuen­tos que se in­ten­si­fi­ca­ron a par­tir del Black Friday, que se pro­lon­gó con otros que fue­ron es­pe­cial­men­te agre­si­vos por una razón: el frío no lle­ga­ba a ca­lar en la clien­te­la. Y sin frío, la ro­pa más in­ver­nal es­ta­ba re­sig­na­da a per­ma­ne­cer en los per­che­ros.

Aún con to­do, la gen­te es­ta­ba an­sio­sa por la lle­ga­da del día sie­te, y el me­jor ter­mó­me­tro fue­ron las con­ges­tio­nes que se pro­du­je­ron a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na del jue­ves en los pár­kings de las gran­des su­per­fi­cies. Tam­bién los cen­tros ur­ba­nos de las prin­ci­pa­les ciu­da­des ga­lle­gas se vie­ron lle­nos de com­pra­do­res y «cam­bia­do­res» de re­ga­los. Y allí, en me­dio del mo­go­llón, les en­con­tra­mos a ellos: los ven­de­do­res. Ho­ras y ho­ras de pie aten­dien­do con una son­ri­sa des­pués de otras mu­chas re­vol­vien­do ca­jas en el al­ma­cén se me­re­cen un re­co­no­ci­mien­to. Unos mi­nu­tos de­trás del mos­tra­dor bas­tan pa­ra sa­ber­lo. Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio: ¿Qué fun­cio­nes desem­pe­ñan? Pues mu­chas. Pa­ra em­pe­zar, eti­que­tan todos los artículos. Re­dis­tri­bu­yen la tien­da, lo que in­clu­ye el mo­bi­lia­rio y sus pren­das. Re­vi­san el stock y, por si fue­ra po­co, to­da­vía les que­da aguan­tar­nos y re­zar por­que dos clien­tes no vean el mis­mo pro­duc­to del que tan so­lo que­da una uni­dad. Es ahí cuan­do se con­vier­ten en ver­da­de­ros ex­per­tos en re­so­lu­ción de con­flic­tos. Pe­ro la in­for­má­ti­ca tam­bién ha re­vo­lu­cio­na­do el co­mer­cio. Y los que vi­ven de él tie­nen que sa­ber ma­ne­jar­la a la per­fec­ción pa­ra pe­dir ta­llas o artículos, y pa­ra es­tar al tan­to de las úl­ti­mas ten­den­cias y del stock.

Na­die como ellos pa­ra con­tar­lo. Por eso nos fui­mos en pleno pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de los des­cuen­tos a una de sus su­per­fi­cies por ex­ce­len­cia: El Cor­te In­glés. A día 7 y con sus puer­tas re­cién abier­tas, no se de­ja un so­lo res­qui­cio a la im­pro­vi­sa­ción. A con­ti­nua­ción, el pe­lo­tón que nos re­ci­be con una son­ri­sa en el cen­tro de la ca­lle Ra­món y Ca­jal de A Co­ru­ña: de la sec­ción de Pe­le­te­ría de la plan­ta de se­ño­ra, Eva Areo­sa; en re­pre­sen­ta­ción de la Mo­da Jo­ven fe­me­ni­na, It­ziar Ur­dain; ex­pli­can­do los por­me­no­res de Jo­ye­ría y Re­lo­je­ría, Isa­bel Pé­rez y al fren­te del mos­tra­dor de Deportes, Jo­sé Ma­ría Ague­te. Los cua­tro son de­pen­dien­tes y tie­nen un gu­sa­ni­llo en el es­tó­ma­go. Es­tán a pun­to de em­pe­zar su pri­me­ra jornada de re­ba­jas del 2016. Mi­nu­tos an­tes, cuen­tan que el pa­li­zón que se pe­gan la no­che de Re­yes en reali­dad, un gran mo­men­to. «De on­ce a do­ce ce­na­mos, y a las do­ce em­pe­za­mos a co­lo­car­lo to­do. Ter­mi­na­mos so­bre las tres y me­dia o cua­tro de la ma­dru­ga­da. Estamos a ca­rre­ras, ca­da de­par­ta­men­to con su pro­pio en­gra­na­je.

A pe­sar de su ex­pe­rien­cia, si­guen sintiendo los ner­vios de la aper­tu­ra: «Te­ne­mos el gu­sa­ni­llo del pri­mer día, y pien­sas: con el pri­me­ro que en­tre, ¡a ata­car!», afir­ma la ven­de­do­ra de Pe­le­te­ría en­tre ri­sas. No obs­tan­te, es­tos clien­tes ya van más «re­sa­bia­dos». Jo­sé Ma­ría Ague­te ase­gu­ra que acu­den «sa­bien­do có­mo va la po­lí­ti­ca

«La no­che de Re­yes ter­mi­na­mos de co­lo­car­lo to­do so­bre las cua­tro de la ma­dru­ga­da»

de de­vo­lu­cio­nes y los artículos que quie­ren». Por eso ellos se en­car­gan de re­co­lo­car to­do pa­ra des­pis­tar­nos. So­lo obli­gán­do­nos a bus­car eso que íba­mos di­rec­tos a com­prar re­ba­ja­do pue­den con­se­guir que vea­mos al­go más y pi­que­mos. Pe­ro vol­va­mos a la no­che de Re­yes. «Es un mo­men­to bo­ni­to, un pe­que­ño ri­tual», in­di­ca la de­pen­dien­ta de Mo­da Jo­ven, que aña­de que «al fi­nal te des­cal­zas, can­ta­mos, bro­mea­mos... Es to­do muy fa­mi­liar por­que pa­sa­mos mu­cho tiem­po jun­tos. De he­cho, brin­da­mos y nos co­me­mos el ros­cón. Es nues­tro mo­men­to». Pe­ro dos días des­pués em­pie­za el ma­ra­tón: «Los días pasan ra­pi­dí­si­mo. Ade­más es aho­ra cuan­do te­ne­mos que se­guir al pie del ca­ñón y aten­der lo me­jor po­si­ble», se­ña­la It­ziar. Los cua­tro ce­le­bran

la afluen­cia de clien­tes: «Ha­ce unos cua­tro años que no ve­nía tan­ta gen­te, ¡se te po­nen los pe­los de pun­ta! Eso quie­re de­cir que se ha re­cu­pe­ra­do la ale­gría, y eso es bueno pa­ra to­do el mundo», di­cen ilu­sio­na­dos.

Tam­bién en­tre ri­sas ha­blan de su otra fa­ce­ta: la de psi­có­lo­gos. «Mu­chos clien­tes vie­nen a con­tar­nos su vi­da», ase­gu­ra la de­pen­dien­ta de Jo­ye­ría y Re­lo­je­ría, que tam­bién ha vi­vi­do más de una si­tua­ción com­pro­me­ti­da con do­bles re­ga­los pa­ra ofi­cia­les y ofi­cio­sas. «So­mos muy dis­cre­tos», sen­ten­cia. Jo­sé Ma­ría re­cuer­da a car­ca­ja­das la leyenda ur­ba­na que le con­tó su pa­dre, de­pen­dien­te ya re­ti­ra­do: «Me con­tó que ha­bía una se­ño­ra que iba se­gui­do a la sec­ción de Cu­ber­te­ría, por­que es de las que me­nos mo­go­llón tie­ne, pa­ra con­tar­les sus pro­ble­mas a los ven­de­do­res por­que el psi­có­lo­go le ha­bía di­cho que le ve­nía bien desaho­gar­se y le re­co­men­dó acer­car­se por aquí, que ha­bía gen­te muy ma­ja».

Eso sí, se po­nen se­rios cuan­do to­ca ha­blar de sus pro­duc­tos: «son todos de tem­po­ra­da. So­lo po­ne­mos pren­das de tem­po­ra­das an­te­rio­res cuan­do han que­da­do dos o tres ta­llas suel­tas», afir­man con ro­tun­di­dad.

¿Y qué pa­sa cuan­do lle­gan las pe­leas por un mis­mo ar­tícu­lo? «Sa­be­mos muy bien lo que te­ne­mos que ha­cer», ase­gu­ran. Lo mis­mo di­ce An­to­nio Ló­pez, ge­ren­te de las za­pa­te­rías LV. «Tie­ne prio­ri­dad el que se es­tá pro­ban­do el cal­za­do. Ahí no hay du­da», in­di­ca el em­pre­sa­rio, que tie­ne tien­das re­par­ti­das por to­da Es­pa­ña. Él sa­be lo que es es­tar en gran­des su­per­fi­cies, pe­ro tam­bién lo que su­po­ne la di­ná­mi­ca a pie de ca­lle. «Con el Black Friday se ha com­pra­do mu­cho más, y pro­lon­gan­do los des­cuen­tos se han ade­lan­ta­do mu­chas com­pras na­vi­de­ñas. Hay quien lo critica, pe­ro a mí me pa­re­ce una ben­di­ción. Te­ne­mos que cam­biar la men­ta­li­dad como lo han he­cho en otros paí­ses», ase­ve­ra. Ló­pez des­ta­ca tam­bién la in­for­ma­ti­za­ción del tra­ba­jo de los de­pen­dien­tes: «Aho­ra no va­le so­lo con sa­ber ven­der», apun­ta. Ma­ría Me­nén­dez, pro­pie­ta­ria de Ta­ra­be­la, opi­na lo mis­mo tras vein­te años al fren­te de su tien­da en A Co­ru­ña. «Exis­te ya una men­ta­li­dad de re­ba­jas. En nues­tro ca­so, que estamos en la ca­lle, el pa­li­zón no es tan gran­de. Sí que re­co­lo­ca­mos y po­ne­mos des­cuen­tos en más pren­das, pe­ro es más pro­gre­si­vo», afir­ma. No le fal­ta razón. Que se lo di­gan a los com­pra­do­res de úl­ti­ma ho­ra de Ma­ri­ne­da City, la su­per­fi­cie co­mer­cial más gran­de de Ga­li­cia, que ya pu­die­ron ver an­tes de su cie­rre el día cin­co par­te del tra­sie­go de la pre­pa­ra­ción de las re­ba­jas. «Hoy, mí­ni­mo has­ta las dos y me­dia de la ma­ña­na», le de­cía una de­pen­dien­ta a otra. Pues aho­ra ya sa­ben, a com­prar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.