UN LA­BO­RA­TO­RIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE -

Luis Iglesia re­cuer­da que es­tos do­bla­jes se hi­cie­ron en una épo­ca en la que no ha­bía mu­chos re­fe­ren­tes pre­vios y el tra­ba­jo re­sul­ta­ba más com­pli­ca­do que en la ac­tua­li­dad. El do­bla­je no se tra­ta so­lo de po­ner en la bo­ca de otro un dis­cur­so en un idio­ma di­fe­ren­te, con sus tó­ni­cas y én­fa­sis, in­fle­xio­nes, acen­tos, tim­bre y has­ta el vo­lu­men: ha­ce fal­ta cap­tar los sen­ti­dos pro­fun­dos de la con­ver­sa­ción, más allá del sig­ni­fi­ca­do li­te­ral. Y lue­go es­tá la adap­ta­ción, que per­si­gue en­tre otras ta­reas la de con­se­guir que las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les en­tre el con­tex­to en el que se desa­rro­lla la pe­lí­cu­la y el del idio­ma al que se do­bla no pro­vo­quen un con­ti­nuo chi­rri­do. Y más que un chi­rri­do so­nó el día en que pu­di­mos es­cu­char aque­llo de «es­co­me­za­mos a ma­ñá cun­ha to­na­da de Ana Ki­ro» en el lo­cu­tor ra­dio­fó­ni­co de una pe­lí­cu­la de Char­lie Sheen o eso de «fi­llo de por­co, ma­rrán se­gu­ro (de tal pa­lo tal as­ti­lla) en otra de Sean Penn. «Ao prin­ci­pio, se­me­lla que ao fa­lar en ga­le­go os ac­to­res ti­ñan que pa­re­cer­se a Xan das Bo­las, is­to foi­se co­rri­xin­do co tem­po e a ex­pe­rien­cia», ex­pli­ca Luis Iglesia. Los do­bla­do­res tie­nen al fren­te a un di­rec­tor, que en el ca­so de Star Wars en ga­lle­go fue An­tón Ló­pez Rodríguez, mais co­ñe­ci­do no mundo ar­tís­ti­co como Ja. «Hai que ter en con­ta que o ga­le­go vi­ña de ser du­ran­te moi­to tem­po un idio­ma de ma­ri­ñei­ros e la­bre­gos, nes­te sen­ti­do a do­bra­xe fi­xo moi­to po­lo idio­ma nes­tes anos, por­que foi o la­bo­ra­to­rio no que se adap­tou a lin­gua á no­va reali­da­de: ho­xe en día a nin­guén lle pa­re­ce es­tra­ño que un pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ou un cien­tí­fi­co nu­clear fa­len en ga­le­go nun­ha pe­lí­cu­la, o que nos co­me­zos soa­ba como al­go ar­ti­fi­cial». En es­te sen­ti­do, Luis Iglesia cuen­ta que, ha­ce ya bas­tan­tes años, se de­tu­vo en una ga­so­li­ne­ra cer­ca de Mui­men­ta, en la pro­vin­cia de Lu­go, y el em­plea­do le pre­gun­tó: «A ga­so­li­na como a que­re, con chum­bo o sen chum­bo?». «En­ton pen­sei: al­go de­bi­mos es­tar fa­cen­do ben can­do a pa­la­bra chum­bo xa for­ma par­te do idio­ma co­mún, o mes­mo que ex­pre­sións como tem­po de lecer ou ades­tra­dor, no mundo do de­por­te». Ya ha­bían pa­sa­do los tiem­pos en que los do­bla­jes al li­bre al­be­drío per­mi­tían que un va­que­ro en­tra­se en el sa­loon y pi­die­se «un vi­ño». A es­te res­pec­to, Luis Iglesia ru­bri­ca sus re­cuer­dos con otra anéc­do­ta: «Meu pai sem­pre di­cía que iso de que os va­quei­ros fa­la­sen en ga­le­go era un pou­co ra­ro, pe­ro anos máis tar­de vino aten­to a un ca­pí­tu­lo de Wal­ter Te­xas Ran­ger, no que eu po­ñía a voz, e aín­da me dis­cu­tía que ese non era un va­quei­ro, e que por iso non lle es­tra­ña­ba tan­to».

«Nas pri­mei­ras do­bra­xes, fal­ta­ban re­fe­ren­tes e ex­pe­rien­cia»

Aún re­cuer­da con ca­ri­ño como su voz de­fi­nía al Halcón Mi­le­na­rio de es­te mo­do: «¡Ca­cho pota! ». Ac­tual­men­te es­tá ca­si des­vin­cu­la­do del do­bla­je y es pro­fe­sor de Ins­ti­tu­to. Cree que «é un­ha má­goa» que es­tos do­bla­jes no es­tén li­bres de de­re­chos

pa­ra su uso. «Se­ría un ma­te­rial in­tere­san­te, por exem­plo, pa­ra os

ra­pa­ces no co­le­xio», ex­pli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.