La es­te­la que Bo­wie de­jó en la mú­si­ca pop

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Ja­vier Be­ce­rra

LAS RA­MAS DEL ÁR­BOL SO­NO­RO DEL MÚ­SI­CO BRI­TÁ­NI­CO EVI­DEN­CIAN IN­FLU­JOS DE IDA Y VUEL­TA CON AL­GU­NOS DE LOS AR­TIS­TAS MÁS IM­POR­TAN­TES DE LAS CUA­TRO ÚL­TI­MAS DÉ­CA­DAS. LÍ­DER DEL GLAM, PRE­CUR­SOR DEL PUNK Y PA­DRE DE LOS NUE­VOS RO­MÁN­TI­COS SON AL­GU­NOS DE SUS HI­TOS

Sin Bo­wie la his­to­ria de la mú­si­ca pop hu­bie­ra si­do di­fe­ren­te, muy di­fe­ren­te. No se tra­ta de una fra­se-plan­ti­lla a re­lle­nar con su nom­bre. Al con­tra­rio, el in­flu­jo del ar­tis­ta bri­tá­ni­co fa­lle­ci­do el pa­sa­do do­min­go se re­ve­la tan in­men­so que so­lo ape­lan­do a gi­gan­tes como Bob Dy­lan, The Ro­lling Sto­nes o The Beatles se pue­de ha­llar un icono re­fe­ren­cial su­pe­rior. Su om­ni­pre­sen­te luz ha alum­bra­do a una in­men­sa ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas de los que hoy se con­si­de­ran fun­da­men­ta­les: de Joy Di­vi­sion a Ar­ca­de Fi­re, pa­san­do por Ni­ne Inch Nails.

An­tes, él ha­bía si­do el ilu­mi­na­do. En su con­di­ción de ex­plo­ra­dor, Bo­wie ab­sor­bió to­do lo que pu­do en don­de ha­bía que ab­sor­ber, fue­ra Bob Dy­lan, Vel­vet Un­der­ground o Scott Wal­ker. Se arri­mó al ta­len­to (Lou Reed, Ro­bert Fripp, Iggy Pop) siem­pre que apa­re­ció la op­ción. Y lo in­ten­tó con otros sin éxi­to, como el por­ta­zo con el que se to­pa­ron sus an­sias de su­bir­se al tren del fu­tu­ro de Kraft­werk en la se­gun­da mi­tad de los se­ten­ta. Cul­ti­vó esa dua­li­dad de mú­si­co fan/mú­si­co ar­tis­ta con ju­go­sos ré­di­tos crea­ti­vos.

Da­vid Bo­wie me­re­ce el es­ta­tus de genio, no ca­be du­da. Pe­ro en lu­gar de creer­se un ilu­mi­na­do con la pis­ta del fu­tu­ro en las ma­nos, su­po que, ade­más de la cons­tan­te trans­for­ma­ción, ha­bía que ab­sor­ber, co­la­bo­rar, con­ta­giar y con­ta­giar­se. Los re­sul­ta­dos sal­tan a la vis­ta. En al­gu­nos ca­sos el in­flu­jo fun­cio­nó en do­ble di­rec­ción. Con Lou Reed, que se su­ma­ría a la desafian­te olea­da bi­se­xual del glam-rock co­man­da­da por Marc Bo­lan y él en In­gla­te­rra, gra­ba­ría Trans­for­mer (1972). En su mo­men­to, le re­pro­cha­ron a Reed que el dis­co pa­re­cía más de Bo­wie que su­yo. Tam­bién man­tu­vo una li­ga­zón es­pe­cial con Iggy Pop. Con él tra­ba­jó a los man­dos del vol­cá­ni­co Raw Po­wer (1973) de los Stoo­ges, así como en los dis­cos The Idiot (1977) y Lust For Li­fe (1977) de la Igua­na, am­bos fun­da­men­ta­les.

Es­tos dos úl­ti­mos ál­bu­mes se gra­ba­ron en Ber­lín, la ciu­dad en la que Bo­wie ges­tó ese mi­la­gro ti­tu­la­do He­roes, una cum­bre de­fi­ni­ti­va en la his­to­ria del rock. Se gra­bó en 1977, mien­tras en In­gla­te­rra ex­plo­ta­ba el punk del que se con­si­de­ra pre­cur­sor. Su eta­pa ber­li­ne­sa tam­bién ob­tu­vo des­cen­den­cia ar­tís­ti­ca. La co­ne­xión con Joy Di­vi­sión re­sul­ta más que ob­via. De he­cho, en La­za­rus, el sin­gle de Blackstar en el que ha­bla de su muer­te, ca­si se­me­ja una de­vo­lu­ción de la in­fluen­cia a la ban­da de Ian Cur­tis. En la on­da si­nies­tra, tam­bién ins­pi­ró a Bauhaus y The Cu­re.

Con la edi­ción de Scary Mons­ters (1980), Bo­wie ade­lan­tó al mo­vi­mien­to New Romantics. Jun­to a Roxy Mu­sic pre­pa­ró el vue­lo pos­te­rior de Vi­sa­ge, Du­ran Du­ran o Soft Cell. Más tar­de, la som­bra lle­ga­ría a Cul­tu­re Club, Euryth­mics o De­pe­che Mo­de. En los ochen­ta tam­bién bro­ta­rían bo­wi­ci­tos en Es­pa­ña. Des­de Tino Ca­sal a Miguel Bo­sé, pa­san­do por los Pa­rá­li­sis Per­ma­nen­te que cas­te­lla­ni­za­ron su He­roes, todos hi­cie­ron su ge­nu­fle­xión par­ti­cu­lar.

Ya en la dé­ca­da de los no­ven­ta irrum­pi­rá el neo-glam en In­gla­te­rra. Sue­de, sus má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes, mez­cla­ron a Bo­wie con The Smiths con re­sul­ta­dos ex­ce­len­tes. Mien­tras tan­to, Pla­ce­bo lo di­lu­ye­ron con el ner­vio de los Pi­xies. Y él bus­ca­ba ins­pi­ra­ción en las nue­vas co­rrien­tes de la elec­tró­ni­ca, mien­tras NIN se ren­dían a sus pies, te­lo­neán­do­lo. El úl­ti­mo gru­po que apa­dri­nó fue Ar­ca­de Fi­re. Los ca­na­dien­ses se de­ja­ron que­rer y en­tra­ron en la li­ga de los gran­des de su mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.