El viu­do lle­ga a un acuer­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - CRÓNICA -

JUE­VES

Ju­bi­la­ción real

La rei­na Mar­ga­ri­ta de Di­na­mar­ca ha co­mu­ni­ca­do a sus súb­di­tos que su ma­ri­do se ha ju­bi­la­do y que, a par­tir de es­te mo­men­to, ya no la va a acom­pa­ñar en nin­gún ac­to. El con­de Henry de Mont­pe­zat nun­ca en­ten­dió que no se le nom­bra­se rey, como su­ce­de con las mu­je­res de los re­yes cuan­do se ca­san. Es fa­mo­sa su ac­ti­tud, siem­pre critica, im­per­ti­nen­te e inade­cua­da. En un mo­men­to de­ci­dió echarle un pul­so a su mu­jer y se ins­ta­ló en su pro­pie­dad de Caux en Fran­cia, don­de tie­ne un cas­ti­llo y per­te­ne­ce a lo que los aris­tó­cra­tas de siem­pre lla­man en su país no­ble­za ru­ral. La rei­na Mar­ga­ri­ta reac­cio­nó in­me­dia­ta­men­te y se pre­sen­tó a bus­car a su ma­ri­do, con la pre­sen­cia de la pren­sa, que dio bue­na cuen­ta de la si­tua­ción. El prín­ci­pe, con­sor­te de la Rei­na, vol­vió a Co­pen­ha­gue, sin de­jar de crear pro­ble­mas in­clu­so con su hi­jo el Prín­ci­pe He­re­de­ro Fe­de­ri­co, por­que el día que ac­ce­da al Trono, su mu­jer se­rá la rei­na.

En es­te ca­pí­tu­lo de las ca­sas reales, la rei­na do­ña So­fía, acom­pa­ña­da de su her­ma­na la prin­ce­sa Ire­ne de Gre­cia ha asis­ti­do al no­ven­ta y cin­co cum­plea­ños del gran du­que Juan de Lu­xem­bur­go, per­so­na de un enor­me pres­ti­gio y muy ad­mi­ra­do por sus súb­di­tos.

VIER­NES

El viu­do

En vis­ta de las to­rren­cia­les llu­vias y los hu­ra­ca­na­dos vien­tos en Vi­go, de­ci­do po­ner tie­rra por me­dio y sa­lir dis­pa­ra­do ha­cia Ma­drid don­de, cuan­do lle­go llo­viz­na, aunque la gen­te que tra­ba­ja en mi ca­sa me re­ci­be la­men­tán­do­se por el mal tiem­po. Les ex­pli­co que el mal tiem­po es el que he de­ja­do yo en Ga­li­cia.

Me co­men­tan que el viu­do de la du­que­sa de Al­ba ha lle­ga­do a un acuer­do con los hi­jos de la que fue su mu­jer. Alfonso Díez Ca­ra­ban­tes va a re­ci­bir una can­ti­dad de di­ne­ro en efec­ti­vo y al­gún ob­je­to que él mis­mo ha­bía re­ga­la­do a Ca­ye­ta­na. Se ha zan­ja­do así un te­ma, en el que ha­bía al­gu­nas di­fe­ren­cias, so­bre los va­lo­res que se ha­bían da­do a las co­sas que que­da­ron en lo que se con­si­de­ró como he­ren­cia le­gí­ti­ma. Me pa­re­ce muy bien que no se ha­ya en­tra­do en una dis­cu­sión con jui­cios de por me­dio, sen­ci­lla­men­te por­que las he­me­ro­te­cas es­tán ahí y de­mues­tran que el viu­do era un se­ñor que no que­ría na­da y al que so­lo le ha­bía mo­vi­do un pro­fun­do amor ha­cia la que fue su esposa, se­gún sus pro­pias de­cla­ra­cio­nes. So­bre to­do des­pués de ha­ber re­par­ti­do sus bie­nes en­tre sus hi­jos an­tes de ca­sar­se con el en­ton­ces fun­cio­na­rio de la Ad­mi­nis­tra­ción.

Es, has­ta el mo­men­to, muy ele­gan­te su com­por­ta­mien­to, sin con­ce­der en­tre­vis­tas, ha­cer de­cla­ra­cio­nes o ven­der con­fi­den­cias.

SÁ­BA­DO

En ca­sa

Pa­so el día, apro­ve­chan­do un es­ta­do pre gri­po­so, im­por­ta­do de los vien­tos y aguas ga­lle­gas, cla­si­fi­can­do pa­pe­les, agra­de­cien­do re­ga­los de Navidad, con­tes­tan­do las in­vi­ta­cio­nes re­ci­bi­das pa­ra los pró­xi­mos días y or­de­nan­do, or­de­nan­do y or­de­nan­do to­do lo acu­mu­la­do des­pués de es­tar quin­ce días fue­ra de ca­sa.

DO­MIN­GO

Mue­re Bo­wie

El co­no­ci­do como pe­que­ño Ni­co­lás ha pe­di­do ir a mi­sa los do­min­gos mien­tras per­ma­nez­ca en Gran Her­mano VIP. No se lo han au­to­ri­za­do, pe­ro ha con­se­gui­do que le lla­men Fran, por­que así le lla­ma su fa­mi­lia y sus ami­gos. Es lis­to, muy lis­to y pro­me­te ser uno de los con­cur­san­tes que va a dar más que ha­blar y da­rá mo­men­tos glo­rio­sos al pro­gra­ma.

Mue­re Da­vid Bo­wie a los 69 años, víc­ti­ma de un cán­cer. Las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes no se ha­cen es­pe­rar. Po­lí­ti­cos como Da­vid Ca­me­ron y ar­tis­tas como Ma­don­na la­men­tan in­me­dia­ta­men­te su des­apa­ri­ción. Su pri­me­ra mu­jer se des­ma­ya cuan­do le dan la no­ti­cia en un reality y a con­ti­nua­ción de­ci­de ser prác­ti­ca y con­ti­nuar en el con­cur­so.

LU­NES

Ce­na ines­pe­ra­da

Des­pués de al­mor­zar en mi ca­sa con unos ami­gos míos de Mia­mi, que es­tán de pa­so por Ma­drid, de­ci­do de­di­car la tar­de a se­lec­cio­nar pa­pe­les, ar­chi­var los im­por­tan­tes y em­pe­zar el año «li­bre de car­gas». De­ci­do ce­nar tem­prano y a las diez y cuar­to me lla­ma Jai­me de Sa­la­zar pa­ra pre­gun­tar­me dón­de es­toy y por qué no he lle­ga­do a la ce­na que da en su ca­sa Ta­ta y Ja­vier Baha­mon­de y San­ti­so de Os­so­rio. In­me­dia­ta­men­te me arre­glo y sal­go rá­pi­da­men­te ha­cia su ca­sa, com­pro­ban­do que equi-

vo­qué la fe­cha y pen­sé que era el lu­nes pró­xi­mo.

En un pi­so del ba­rrio de Salamanca, los an­fi­trio­nes, acom­pa­ña­dos de sus hi­jos, re­ci­bie­ron a sus in­vi­ta­dos, que cuan­do yo lle­gué ya es­ta­ban ce­nan­do. Me ex­cu­so y me sien­to con Inés Otero Lastres, Cha­ri Pe­ña­ma­ría de Par­do de San­ta­ya­na

y So­co Vidal de Vi­tu­rro. Lue­go ya sa­lu­do en­tre

otros a la du­que­sa de Fran­co, que es­tá con sus hi­jos Francis y Jai­me con sus res­pec­ti­vas pa­re­jas, Mi­riam Gui­sa­so­la y Mar­ta Fer­nán­dez. Al an­fi­trión se le can­tó el cum­plea­ños fe­liz y apa­gó las ve­las de una tar­ta en pre­sen­cia de los nu­me­ro­sos in­vi­ta­dos que aplau­die­ron, como se de­be de ha­cer en las fies­tas de es­te ti­po de ce­le­bra­ción.

MAR­TES

El jui­cio

La pre­sen­cia en Pal­ma de Ma­llor­ca de la in­fan­ta do­ña Cris­ti­na y de Iña­ki Ur­dan­ga­rin es el co­men­ta­rio de hoy en to­das par­tes. Es­ta mis­ma ma­ña­na han de­ja­do Pal­ma en un vue­lo re­gu­lar, des­pués de ha­ber per­noc­ta­do en la is­la. No lo han he­cho en su ca­sa del com­ple­jo del Pa­la­cio de Ma­ri­vent. Me apun­tan que po­si­ble­men­te han es­ta­do en ca­sa de Ro­sa­rio Nadal, la ex mu­jer del prín­ci­pe Kiryl de Bul­ga­ria.

Aho­ra to­ca es­pe­rar pa­ra sa­ber si van a juz­gar a la in­fan­ta o se le va a apli­car la doc­tri­na Bo­tín. El día de ayer tu­vo que ser muy du­ro pa­ra quien no ha pen­sa­do, ni si­quie­ra ima­gi­na­do, ver­se en una si­tua­ción se­me­jan­te. Una si­tua­ción tris­te, la­men­ta­ble y que ya ha aca­rrea­do un da­ño te­rri­ble a la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca, sin ha­blar de lo que les va a mar­car a sus hi­jos du­ran­te to­da su vi­da. La ima­gen de la In­fan­ta era la de una per­so­na se­ria, aba­ti­da, con un evi­den­te pun­to de aban­dono y de tris­te­za.

MIÉR­CO­LES Los za­pa­tos de la Cam­pos

Ma­ría Te­re­sa Cam­pos ha pre­sen­ta­do una lí­nea de za­pa­tos con su nom­bre MTC. De siem­pre es co­no­ci­da su afi­ción por los za­pa­tos. Siem­pre ha te­ni­do una im­por­tan­te co­lec­ción de to­das las mar­cas inima­gi­na­bles. Re­cuer­do cuan­do com­pró los pri­me­ros ma­no­los en Pa­rís, cuan­do Ma­no­lo Bla­nick no los ven­día en Es­pa­ña. Fue la pri­me­ra vez que Ma­ría Te­re­sa Cam­pos fue a Pa­rís y con­mi­go co­no­ció la ca­pi­tal de Fran­cia. Yo no he asis­ti­do a la pues­ta en so­cie­dad de la co­lec­ción de za­pa­tos, por­que no me han in­vi­ta­do. Cuan­do fui a en­car­gar­me unas ga­fas a la óp­ti­ca de Ale­jan­dro Rubio, pa­dre de la hi­ja de Te­re­lu y se­gun­do ex ma­ri­do de la pre­sen­ta­do­ra, así se lo di­je, cuan­do me re­cri­mi­nó no ha­ber­me vis­to apo­yan­do a su ex sue­gra. Mi re­co­no­ci­mien­to ha­cia Ma­ría Te­re­sa y mi ca­ri­ño es­tán muy por en­ci­ma de to­do eso.

He vis­to en una re­vis­ta las fo­to­gra­fías de los her­ma­nos de Kiko Ri­ve­ra, Francisco y Ca­ye­tano y de su her­ma­na Cha­be­li­ta, ade­más de la pri­ma Ana­bel, siem­pre ado­sa­da a to­do lo que hue­la a «ti­ta» Isa­bel Pan­to­ja. Las fo­to­gra­fías son de la gra­ba­ción de un ví­deo clip, ti­tu­la­do San­gre ca­lien­te en el cual trans­for­ma a su pa­ren­te­la en vam­pi­ros.

LA SEMANA DE JO­SE­MI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.