LAS MU­JE­RES DE LEI­BO­VITZ

LA FO­TÓ­GRA­FA AME­RI­CA­NA EX­PO­NE SU CO­LEC­CIÓN DE IMÁ­GE­NES DE FÉ­MI­NAS LU­CHA­DO­RAS COMO UN SÍM­BO­LO DE APO­YO AL GÉ­NE­RO EN UN MO­MEN­TO EN EL QUE LA VIO­LEN­CIA ARRO­JA CI­FRAS DE MUER­TE ES­CAN­DA­LO­SAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la Co­rres­pon­sal en Lon­dres

La fo­tó­gra­fa inau­gu­ra una mues­tra de ho­me­na­je al gé­ne­ro que va am­plian­do de ciu­dad en ciu­dad

Ha­blar de fo­to­gra­fía con­tem­po­rá­nea im­pli­ca fi­jar­se con de­te­ni­mien­to en el tra­ba­jo de la es­ta­dou­ni­den­se An­nie Lei­bo­vitz (Con­nec­ti­cut, 1949). Lle­va tra­ba­jan­do con una cá­ma­ra des­de ha­ce 45 años y aho­ra sus des­ta­ca­dos re­tra­tos a mu­je­res de todos los ám­bi­tos pue­den con­tem­plar­se en una ex­po­si­ción en Lon­dres has­ta el pró­xi­mo 7 de fe­bre­ro.

El ini­cio de es­te tra­ba­jo se re­mon­ta a una co­la­bo­ra­ción en 1999 en­tre la fo­tó­gra­fa y la es­cri­to­ra Su­san Son­tag, su pa­re­ja du­ran­te años, que lle­vó por nom­bre Mu­je­res. Son­tag lo de­fi­nió como un «tra­ba­jo en pro­gre­so» y a día de hoy, más de 15 años más tar­de, así si­gue sien­do.

«Es fan­tás­ti­co aso­ciar­nos con An­nie en es­te pro­yec­to, una ce­le­bra­ción de la mu­je­res, su fuer­za y su pa­pel en el lo­gro de un cam­bio po­si­ti­vo en el mundo. Ella es la me­jor en su cam­po y la gi­ra se ba­sa en nues­tra lar­go apo­yo a las ini­cia­ti­vas que ayu­dan a la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea», se­ña­ló Ser­gio P. Er­mot­ti, uno de los res­pon­sa­bles de la co­lec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo del ban­co sui­zo UBS, or­ga­ni­za­dor de la ex­po­si­ción.

Lo que pa­re­cía un sim­ple tra­ba­jo pa­ra un anun­cio del ban­co, ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en una fruc­tí­fe­ra re­la­ción, des­pués de que el ban­co acep­ta­se la pro­pues­ta de la ame­ri­ca­na de ha­cer una se­gun­da par­te de Mu­je­res.

La ex­po­si­ción tie­ne lu­gar en un marco de lu­jo, la cen­tral hi­dráu­li­ca de Wap­ping, a ori­llas del río Tá­me­sis, en el es­te de la ciu­dad. Lle­gar has­ta es­te edi­fi­cio cons­trui­do en 1890 es apre­ciar como los es­pa­cios in­dus­tria­les de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca es­tán más vi­vos que nun­ca y que hay si­tio pa­ra con­tem­plar el ar­te más ac­tual.

Lo pri­me­ro que im­pre­sio­na de la sa­la prin­ci­pal es un re­tra­to de la Rei­na Isa­bel II en uno de sus sa­lo­nes de pa­la­cio. Lei­bo­vitz tra­ba­jó du­ran­te me­ses en ideas pa­ra con­se­guir el me­jor re­tra­to. Fi­nal­men­te la mo­nar­ca po­só sin co­ro­na, pe­ro su po­si­ción fir­me, con una im­pre­sio­nan­te es­to­la y ves­ti­do lar­go en do­ra­do, uni­do a la una luz que pe­ne­tra por el la­te­ral del cua­dro, le dan a la pro­ta­go­nis­ta el au­ra pa­ra no ne­ce­si­tar de más sim­bo­lo­gía.

Si bien es­ta pie­za es fi­ja, el res­to de re­tra­tos to­ma­dos por la fo­tó­gra­fa en la pri­me­ra eta­pa de Mu­je­res

En ca­da ciu­dad, el re­to de la fo­tó­gra­fa se­rá in­cor­po­rar re­tra­tos a es­te cor­cho pa­ra se­guir am­plian­do su co­lec­ción

es­tán en dos pro­yec­cio­nes. La pre­sen­cia de una trein­te­na de si­llas en for­ma de círcu­lo en el cen­tro de la sa­la dan al vi­si­tan­te la opor­tu­ni­dad de sen­tar­se y con­tem­plar­los con cal­ma. Mien­tras unos se cen­tran en re­co­no­cer a ros­tros fa­mo­sos, otros mi­ran ano­na­da­dos, otros to­man no­tas y otros mues­tran ca­ras pen­sa­ti­vas.

Son re­tra­tos que la lle­va­ron de con­se­guir su pri­me­ra por­ta­da pa­ra la re­vis­ta

Ro­lling Sto­ne en 1970, y a ser du­ran­te una dé­ca­da res­pon­sa­ble de fo­to­gra­fía de la mis­ma, rea­li­zan­do un to­tal de 142. Tam­bién son fo­to­gra­fías que ya for­man par­te nues­tra his­to­ria, como la de la ac­triz De­mi Moo­re, des­nu­da y em­ba­ra­za­da; la que to­mó a la ac­triz Whoo­pi Gold­berg en una ba­ñe­ra con le­che y la úl­ti­ma fo­to del can­tan­te John Len­non an­tes de ser ase­si­na­do en 1980.

En un la­te­ral de la sa­la, es­tá la obra del pre­sen­te y en la que si­gue tra­ba­jan­do. La ar­tis­ta eli­gió mon­tar­las de una for­ma mo­des­ta, con chin­che­tas y sin so­fis­ti­ca­dos mar­cos o cris­ta­les. En ca­da ciu­dad, el re­to de la fo­tó­gra­fa se­rá in­cor­po­rar re­tra­tos a es­te cor­cho pa­ra se­guir am­plian­do su co­lec­ción con des­ta­ca­das mu­je­res en todos los ám­bi­tos de ca­da país.

En el ca­so de Lon­dres lo ha­rá con la Pre­mio No­bel de la Paz en 2014, Ma­la­la You­saf­zai, quien re­si­de en Reino Uni­do tras ser ata­ca­da por los ta­li­ba­nes con un áci­do en la ca­ra en su ciu­dad na­tal en Pa­kis­tán, don­de las ni­ñas tie­nen prohi­bi­da la asis­ten­cia a la es­cue­la. Otras mu­je­res que ya es­tán con­fir­ma­das son las her­ma­nas y te­nis­tas es­ta­dou­ni­den­ses Se­re­na y Ve­nus Wi­lliams, así como la ar­tis­ta ser­bia Ma­ri­na Abra­mo­vic, tal y como in­di­can tres pe­que­ñas no­tas es­cri­tas a mano en la ex­po­si­ción.

En ese mis­mo ta­blón hay un re­la­to una se­rie de re­tra­tos to­ma­dos por Lei­bo­vitz en la ciu­dad de Las Ve­gas que dio ini­cio a es­te pro­yec­to, que no pre­ten­de más que «vi­sua­li­zar lo que las mu­je­res pa­re­cen y lo que son». Pa­ra la ar­tis­ta, «es in­tere­san­te dar­se cuen­ta de que el gé­ne­ro es muy di­ver­si­fi­ca­do, es­to es real­men­te lo que nos ocu­pa hoy en día. No pue­des cla­si­fi­car en hom­bre y mu­jer, las co­sas van más allá», de­fen­dió la re­tra­tis­ta. Po­dría pa­re­cer que Lei­bo­vitz tie­ne en ban­de­ja el ac­ce­so a to­da mu­jer, por fa­mo­sa que sea, pe­ro hay per­so­na­jes que to­da­vía se le re­sis­ten. De he­cho, con­fie­sa que no pierde la es­pe­ran­za de con­se­guir re­tra­tar a la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, en su des­pa­cho, aunque sa­be de so­bra que es una rea­cia a de­jar a que los fo­tó­gra­fos en­tren en su lu­gar de tra­ba­jo en Ber­lín.

Una de las que se de­jó fo­to­gra­fiar sin po­ner nin­gún ti­po de ta­pu­jos, abrien­do las puer­tas de su lu­gar de tra­ba­jo, fue la ac­ti­vis­ta y pe­rio­dis­ta Glo­ria Stei­nem. «Hay una his­to­ria hu­ma­na com­ple­ta en to­das las fo­to­gra­fías», re­co­no­ció, apos­tan­do por la di­fe­ren­cia que van a mar­car al mos­trar «to­da la hu­ma­ni­dad de la mu­jer».

Al ser pre­gun­ta­da si no­ta un au­men­to del ape­ti­to por las no­ti­cias de los fa­mo­sos con los años, res­pon­de con un «si­gue sien­do el mis­mo que siem­pre», pe­ro pun­tua­li­za que la di­fe­ren­cia es­tá en la lle­ga­da de in­ter­net «hay mu­chos más lu­ga­res pa­ra po­ner no­ti­cias y fo­tos. Sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de te­ner so­lo a los fa­mo­sos pa­ra lle­nar el es­pa­cio». Lei­bo­vitz pi­de que no la lla­men fo­tó­gra­fa de ce­le­bri­da­des, y de­fien­de que fo­to­gra­fía a per­so­nas de todos los ám­bi­tos de la vi­da por­que es­tá in­tere­sa­da en lo que ha­ce­mos todos. Son se­sio­nes don­de siem­pre bus­ca la per­fec­ción, aunque pa­ra ello ten­gan que du­rar has­ta 16 ho­ras. Ade­más, apun­ta a la res­pon­sa­bi­li­dad que to­mó cuan­do de­ci­dió sa­car­le par­ti­do a su fa­ma y tra­tar de me­jo­rar la ima­gen de la mu­jer, una ini­cia­ti­va que to­mó cuan­do se con­vir­tió en ma­dre de tres hi­jos.

Tras años os­cu­ros, que coin­ci­die­ron con la muer­te de su pa­dre y de Son­tag, así como con las no­ti­cias que ha­bla­ban de sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, aho­ra Lei­bo­vitz vi­ve uno de sus me­jo­res mo­men­tos. Sus fo­tos los pró­xi­mos do­ce me­ses via­ja­rán de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca a otros nue­ve rin­co­nes del mundo, in­clu­yen­do To­kio, San Francisco, Sin­ga­pur, Hong Kong, Ciu­dad de Mé­xi­co, Es­tam­bul, Frank­furt, Nue­va York y Zúrich, don­de se en­cuen­tra la se­de cen­tral de UBS. Y lo me­jor es que se­rá en todos ellos gra­tis.

Lei­bo­vitz no pierde la es­pe­ran­za de con­se­guir

re­tra­tar a la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel

| FIR­MA

PIE DE FO SAD AS DSADSADDSTO. CoA­quam laut mag­nist laut ve­li­tat arum­qui aut la­tus, sunt in es co­rrum sunt lli­bu apie­ni­maio que co­res et re­pu­dio et dent la sed quen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.