Jo­yas flu­via­les sin la hue­lla del hom­bre... o ca­si

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Alfonso An­dra­de Fo­to Pe­pa Lo­sa­da

GA­LI­CIA PRE­SU­ME DE PA­RAÍ­SOS FLU­VIA­LES. EL GO­BIERNO ACA­BA DE DE­CLA­RAR OCHO RE­SER­VAS NA­TU­RA­LES EN NUES­TROS RÍOS, DE LAS CUEN­CAS MI­ÑO-SIL Y CAN­TÁ­BRI­CO. LA XUN­TA TIE­NE OTRAS TRE­CE EN LA DE­MAR­CA­CIÓN GALICIACOSTA. EN TO­TAL, 200 KI­LÓ­ME­TROS DE NA­TU­RA­LE­ZA VIR­GEN.

El río La­bo­rei­ro atra­vie­sa en Ou­ren­se el Par­que Na­tu­ral da Bai­xa Li­mia y se des­li­za por un va­lle abier­to en­tre pro­fun­dos sau­za­les, ali­sos y ave­lla­nos. Du­ran­te más de ocho ki­ló­me­tros, sua­ves rá­pi­dos al­ter­nan con re­man­sos sin que na­da al­te­re su cur­so na­tu­ral. El cau­ce se arro­ja des­pués por una pen­dien­te pa­ra for­mar sal­tos es­pec­ta­cu­la­res, cas­ca­das y po­zas la­bra­das en la ro­ca. El La­bo­rei­ro es uno de esos pa­raí­sos na­tu­ra­les que to­da­vía abun­dan en Ga­li­cia. De he­cho, es una de las re­ser­vas na­tu­ra­les flu­via­les (RNF) que el Go­bierno cen­tral aca­ba de apro­bar pa­ra ga­ran­ti­zar o au­men­tar la pro­tec­ción de va­rios en­cla­ves ex­cep­cio­na­les.

El Con­se­jo de Mi­nis­tros de­cla­ró el pa­sa­do 20 de no­viem­bre ocho re­ser­vas de es­te ti­po, co­rres­pon­dien­tes a cuen­cas in­ter­co­mu­ni­ta­rias cu­ya ges­tión co­rres­pon­de a or­ga­nis­mos es­ta­ta­les. De las ocho RNF, cin­co co­rres­pon­den a la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Mi­ño-Sil y tres, a la De­mar­ca­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Can­tá­bri­co Oc­ci­den­tal. A ellas com­pe­te aho­ra el con­trol. La Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Due­ro, con afluen­tes en Ga­li­cia, no tie­ne RNF en nues­tra co­mu­ni­dad.

Da­mos aho­ra un sal­to has­ta el río Sor, en el nor­te. En­ca­ja­do en­tre la Se­rra da Faladoira y la de O Xis­tral dis­cu­rre el tra­mo del Re­go de San­tar, de más de 14 ki­ló­me­tros, otra jo­ya del bos­que de ri­be­ra: robles y ali­sos dan co­bi­jo jun­to al cau­ce a es­pe­cies vul­ne­ra­bles y ame­na­za­das, como la Ra­na ibé­ri­ca o la sa­la­man­dra (Chio­glos­sa lu­si­ta­ni­ca). Un pla­cer pa­ra los sen­ti­dos que qui­si­mos re­co­rrer jun­to a miem­bros del Club Ci­clis­ta Vi­vei­ro, bien per­tre­cha­dos con sus bi­ci­cle­tas de mon­ta­ña. Al­gu­nos tra­mos son tan vír­ge­nes que no hay for­ma de cu­brir­los sin echar­se la bi­ci al hom­bro. «Es una pa­sa­da —se en­tu­sias­ma Adán Fra, que en­ca­be­za la ex­pe­di­ción—. Hay zo­nas tan na­tu­ra­les que no se pue­den cru­zar. ¡Es una au­tén­ti­ca aven­tu­ra!».

El Re­go de San­tar, del río Sor, in­te­gra una de las tre­ce RNF que la De­mar­ca­ción Hi­dro­grá­fi­ca de Ga­li­cia-Cos­ta, ges­tio­na­da por la Xun­ta a tra­vés de Au­gas de Ga­li­cia, de­cla­ró en fe­bre­ro del 2013. Hay que su­mar­las, por tan­to, a las ocho que aca­ba de apro­bar el Go­bierno, por lo que la co­mu­ni­dad tie­ne ya 21 de las 211 que hay en Es­pa­ña. Otra re­ser­va más, que se­ría la nú­me­ro 22, es­tá pro­pues­ta pa­ra una fu­tu­ra de­cla­ra­ción por el Can­tá­bri­co. De mo­men­to te­ne­mos 199,39 ki­ló­me­tros de pa­raí­so flu­vial.

Las RNF cons­ti­tu­yen una nue­va fi­gu­ra de pro­tec­ción que na­ce pa­rar pre­ser­var aque­llos sec­to­res de ríos con es­ca­sa o nu­la in­ter­ven­ción hu­ma­na y en muy buen es­ta­do eco­ló­gi­co. Y lo que es más im­por­tan­te, in­ten­tan­do man­te­ner tra­mos sig­ni­fi­ca­ti­vos de di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca. Es­tas re­ser­vas su­po­nen un cam­bio de pers­pec­ti­va en la ges­tión de los re­cur­sos hí­dri­cos, prio­ri­zan­do la con­se­cu­ción de ob­je­ti­vos me­dioam­bien­ta­les so­bre el otor­ga­mien­to de usos par­ti­cu­la­res. Se evi­tan, en teo­ría, nue­vas con­ce­sio­nes hi­dro­eléc­tri­cas que im­pli­quen obs­tácu­los en los le­chos de los ríos. pro­ba­ble­men­te «el úni­co de los gran­des ríos ga­lle­gos que si­gue sien­do un río, en­ten­di­do como co­rrien­te de agua con­ti­nua, sin pre­sas que cor­ten su cur­so, aunque con al­gún azud», pre­ci­sa Pe­dro Bru­fao, pre­si­den­te de la aso­cia­ción Ríos con Vi­da. El mo­ti­vo: que «fue ex­clui­do del plan sec­to­rial de la mi­ni­hi­dráu­li­ca por­que los cien­tí­fi­cos in­sis­tie­ron en que es­ta­ba muy bien con­ser­va­do y ha­bía que pre­ser­var­lo».

Los gru­pos eco­lo­gis­tas han re­ci­bi­do con agra­do la de­cla­ra­ción de las RNF, como un buen pun­to de par­ti­da pa­ra tra­tar de re­ver­tir una in­có­mo­da reali­dad: «El es­ta­do ge­ne­ral del agua de nues­tros cau­ces es de ca­li­dad me­dia y no hay ni uno so­lo que no pre­sen­te al­te­ra­cio­nes», sen­ten­cia Fer­nan­do Co­bo, di­rec­tor de la Es­ta­ción Hi­dro­bio­ló­xi­ca En­co­ro do Con, de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go. Co­bo, uno de los ma­yo­res co­no­ce­do­res de los ríos ga­lle­gos, es cons­cien­te de que las RNF se em­pla­zan en las ca­be­ce­ras de afluen­tes cu­ya eco­lo­gía se di­lu­ye unos ki­ló­me­tros más aba­jo. Como di­ce Pe­dro Bru­fao, « po­co ba­ga­je re­pre­sen­tan es­tas re­ser­vas cuan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.