GE­NE KELLY, LA PO­LÉ­MI­CA SI­GUE VI­VA

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Ire­ne Es­cu­de­ro

Vein­te años des­pués de la muer­te del mí­ti­co ac­tor y bai­la­rín, el de­ba­te que Holly­wood abrió so­bre si era me­jor que Fred As­tai­re si­gue sin con­clu­sión

EL PRI­MER PRE­MIO PU­LIT­ZER ES­PA­ÑOL, DE AS­CEN­DEN­CIA GA­LLE­GA, APUES­TA POR EL PE­RIO­DIS­MO HU­MANO. ACA­BA DE RE­GRE­SAR DE TRA­BA­JAR CON LOS RE­FU­GIA­DOS EN LES­BOS

Más allá de ci­fras, hay un ti­po de pe­rio­dis­mo que re­sis­te ha­blan­do de los ros­tros y de las his­to­rias hu­ma­nas de­trás de las in­jus­ti­cias y que cuen­ta con fo­to­gra­fías como las de Ja­vier Bau­luz (1960) as­tu­riano de ma­dre co­ru­ñe­sa y pri­mer pre­mio Pu­lit­zer es­pa­ñol (1995) . Aca­ba de vol­ver de do­cu­men­tar có­mo mi­les de per­so­nas lle­gan a las cos­tas de Les­bos (Gre­cia) hu­yen­do de la gue­rra y es­te mes ha de­di­ca­do par­te de su tiem­po a co­la­bo­rar en la ex­tin­ción de los in­cen­dios que aso­la­ban el mon­te as­tu­riano don­de vi­ve. Ha pre­sen­cia­do có­mo se de­rrum­ba­ba el mu­ro de Ber­lín y ha fo­to­gra­fia­do có­mo se le­van­ta­ban mu­ros fí­si­cos como el de Ceu­ta, Pa­les­ti­na o los que ac­tual­men­te cer­can Eu­ro­pa, y mu­ros in­vi­si­bles como el Me­di­te­rrá­neo, y el da­ño que pro­vo­can. —¿Có­mo na­ce Pe­rio­dis­mo Hu­mano? ¿En qué mo­men­to de­ci­de em­pren­der ese pro­yec­to? —La idea de ha­cer pe­rio­dis­mo y de­re­chos hu­ma­nos co­mien­za en 2008, cuan­do ha­ce­mos el Ma­ni­fies­to de Pe­rio­dis­mo y De­re­chos Hu­ma­nos —fir­ma­do por mu­chos pe­rio­dis­tas y no pe­rio­dis­tas- so­bre la ne­ce­si­dad de po­ner el fo­co en las per­so­nas y en los de­re­chos hu­ma­nos, que nor­mal­men­te no tie­nen su­fi­cien­te es­pa­cio como in­di­vi­duos sino como ci­fras. Pe­rio­dis­mo Hu­mano es uno de los pri­me­ros me­dios di­gi­ta­les. Apos­ta­mos por eso tras ver que no ha­bía es­pa­cio en los me­dios tra­di­cio­na­les pa­ra te­mas con en­fo­que de de­re­chos hu­ma­nos. Pa­re­ce que el ejem­plo de Pe­rio­dis­mo Hu­mano ha fun­cio­na­do y aho­ra, por suer­te, hay más es­pa­cio pa­ra es­tos te­mas en al­gu­nos me­dios. —¿Có­mo se fi­nan­cia? —De­pen­de­mos de los ciu­da­da­nos y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que quie­ran apo­yar­lo. Es como Mé­di­cos Sin Fron- Ja­vier Bau­luz (Ovie­do, 1960) fue el pri­mer es­pa­ñol ga­lar­do­na­do con el pre­mio Pu­lit­zer. Lo re­ci­bió en 1995 jun­to a sus com­pa­ñe­ros de As­so­cia­ted Press por su tra­ba­jo en Ruan­da. Des­de 1984 ha cu­bier­to con­flic­tos y dra­mas hu­ma­ni­ta­rios en di­fe­ren­tes paí­ses

te­ras: si quie­res que ha­ya mé­di­cos en Dar­fur, te ha­ces so­cio; si quie­res que ha­ya pe­rio­dis­tas en Dar­fur, en los desahu­cios o en cual­quier si­tio del mundo te ha­ces so­cio de Pe­rio­dis­mo Hu­mano. No sé si ele­gi­mos un mal día pa­ra em­pe­zar Pe­rio­dis­mo Hu­mano por­que na­ció jus­to cuan­do co­men­za­ba la cri­sis, pe­ro se­gui­mos vi­vos aunque con ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca con­ti­nua­da. Tal vez eso de lle­gar de­ma­sia­do pron­to a los si­tios es de­ma­sia­do ma­lo. Es com­pli­ca­do abrir ca­mino en la sel­va y a ese ca­mino lle­gan otros con más economía de mer­ca­do. Ade­más no te­ne­mos áni­mo de lu­cro, pe­ro con­si- de­ra­mos que los pe­rio­dis­tas co­men —al me­nos una vez al día—, y si que­re­mos pe­rio­dis­mo hay que pa­gar a los pro­fe­sio­na­les de los me­dios pa­ra que pue­dan con­tar lo que pa­sa en el mundo. He­mos ido ba­jan­do el rit­mo, pe­ro man­te­nien­do el rum­bo y es­tá en el te­ja­do de los ciu­da­da­nos que Pe­rio­dis­mo Hu­mano si­ga exis­tien­do. — ¿ Có­mo se re­ci­bió lo de ha­cer pe­rio­dis­mo de de­re­chos hu­ma­nos? —Por esa épo­ca yo des­cu­brí que lle­va­ba ha­cien­do pe­rio­dis­mo de de­re­chos hu­ma­nos des­de que em­pe­cé. Fue po­ner­le nom­bre a eso y dar es­pa­cio a más pe­rio­dis­tas pa­ra lle­gar a más gen­te y con­tar lo que su­ce­de en el mundo. No hay mu­cho es­pa­cio pa­ra la ma­yo­ría de his­to­rias que he­mos pu­bli­ca­do. Por ejem­plo, los pri­me­ros días del 15M, en Pe­rio­dis­mo Hu­mano em­pe­za­mos de ma­ne­ra pio­ne­ra a ha­cer strea­mings a tra­vés de In­ter­net, y dá­ba­mos cin­co ho­ras dia­rias de lo que es­ta­ba pa­san­do en la Puer­ta del Sol. Un re­fle­jo de que no es­tá­ba­mos equi­vo­ca­dos al con­tar eso es que los lectores au­men­ta­ron una bar­ba­ri­dad en esas se­ma­nas por­que la gen­te que­ría sa­ber qué es­ta­ba pa­san­do. —¿Qué ha pa­sa­do en nues­tra so­cie­dad pa­ra que un cho­que de tre­nes en In­dia con tres­cien­tos muer­tos sea un bre­ve y la reunión de dos lí­de­res de la opo­si­ción lle­ne por­ta­das? — Que sal­gan siem­pre los mis­mos en la por­ta­da es muy abu­rri­do y no tie­ne sen­ti­do en un mundo don­de pasan mu­chas co­sas. Con Pe­rio­dis­mo Hu­mano ya no son los mis­mos los que tie­nen el me­gá­fono y, de al­gu­na for­ma, he­mos mo­di­fi­ca­do la agen­da de los me­dios al ver que sí ha­bía in­te­rés por par­te de los ciu­da­da­nos. —¿Qué va­lo­ra­ción sa­ca de es­tos más de cin­co años de vi­da? — Que no es­tá­ba­mos equi­vo­ca­dos, que sí que ha­bía que con­tar esos te­mas. He­mos re­cu­pe­ra­do esa cre­di­bi­li­dad muy per­di­da del pe­rio­dis­mo. —¿Des­de el pri­mer mo­men­to que em­pie­za a ha­cer fo­to­gra­fías sa­be que quie­re re­tra­tar his­to­rias hu­ma­nas? —Mi pri­mer con­tac­to con la po­bre­za fue acom­pa­ñan­do a mi ma­dre a un po­bla­do de cha­bo­las en Ovie­do. Esa fue la pri­me­ra vez que pu­bli­qué al­go, mi pri­mer reportaje que se ti­tu­ló «A seis mi­nu­tos de la ca­lle Uría». Des­de ese mo­men­to todos mis te­mas han si­do so­cia­les, con­flic­tos, gue­rras... Con la in­mi­gra­ción y los re­fu­gia­dos em­pe­cé en Ceu­ta cuan­do leí en un pe­rió­di­co al­go so­bre la «im­per­mea­bi­li­za­ción de la fron­te­ra en Ceu­ta». Fui a ver qué era y vi que es­tá­ba­mos cons­tru­yen­do el mu­ro de Ber­lín en Ceu­ta y no se sa­bía. Mi ex­pe­rien­cia de vein­te años de in­mi­gra­ción es que las per­so­nas no se que­dan a pie de va­lla, y lo que ha­cen es bus­car otros ca­mi­nos ca­da vez más di­fí­ci­les, más pe­li­gro­sos y con más muer­tes. —Tras años pre­sen­cian­do tra­ge­dia tras tra­ge­dia, ¿de dón­de se sa­can fuer­zas pa­ra se­guir cre­yen­do en el

PE­DRO ARMESTRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.