EL AME­RI­CANO DE A PIE

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EL PERSONAJE -

un ro­da­je con mo­ra­to­nes sa­bía que es­ta­ba tra­ba­jan­do con Kelly, si ve­nía im­pe­ca­ble, ha­bía es­ta­do con As­tai­re».

Dos es­ti­los di­fe­ren­tes (el pro­pio Kelly bro­mea­ba di­cien­do que él era el Mar­lon Bran­do del bai­le y As­tai­re el más re­fi­na­do Cary Grant) con una ex­pli­ca­ción mas pro­fun­da. «En reali­dad —le con­fe­sa­ba en 1985 a la pe­rio­dis­ta Margy Ro­chlin— es­ta­ba in­ten­tan­do desa­rro­llar la ima­gen del ame­ri­cano de a pie, nun­ca in­ter­pre­té a un hom­bre ri­co, o a un prín­ci­pe, y pa­ra es­ce­ni­fi­car a un ma­ri­ne­ro o un lobo de mar tie­nes que bai­lar de una for­ma ecléc­ti­ca y va­ria­da. En los años 30 ha­bía la ten­den­cia en Holly­wood de con­ver­tir a todos los per­so­na­jes en ri­cos, in­clu­so si es­ta­ban ha­cien­do el pa­pel de hom­bres po­bres. Todos iban bien ves­ti­dos, pei­na­dos, con cal­ce­ti­nes blan­cos, ca­mi­se­tas in­ma­cu­la­das y lim­pí­si­mos te­ja­nos». Su viu­da, Patricia Ward, au­to­ra del tra­ba­jo El Le­ga­do de Ge­ne Kelly, ahon­da­ba re­cien­te­men­te en la mis­ma idea: «Ge­ne su­po bus­car un lenguaje y una for­ma de ex­pre­sar la vi­da ame­ri­ca­na en la gran pan­ta­lla. Que­ría rom­per con la tra­di­ción del bai­le de sa­lón eu­ro­peo. Que­ría bai­lar la can­ción po­pu­lar ame­ri­ca­na y bus­ca­ba el ti­po de mo­vi­mien­to que sen­tía que coin­ci­día con el tono ame­ri­cano. La me­jor fuen­te pa­ra eso fue el de­por­te. Vol­vió a en­tre­nar­se como lo ha­cía en su ju­ven­tud. Y así es como creó un bai­le que nun­ca has­ta en­ton­ces se ha­bía vis­to».

«En los años 30, Holly­wood ves­tía de ri­cos in­clu­so a los po­bres: siem­pre lim­pios, bien ves­ti­dos y afei­ta­dos»

Bri­ga­doon

El club so­cial que bus­car otros ca­mi­nos. Es como los ju­ga­do­res de béis­bol que, con los años, se con­vier­ten en en­tre­na­do­res».

En 1973, tras la muer­te de su se­gun­da esposa, se fue apar­tan­do po­co a po­co del ci­ne y en 1980 reali­zó su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, Xa­na­dú, aquel pas­ti­che so­bre pa­ti­nes jun­to a Oli­via New­ton-John. Al­gu­nos con­si­de­ran que fue un pa­so en fal­so an­tes de ce­rrar con bro­che de oro su ca­rre­ra. Él, sin em­bar­go, in­sis­tía en que fue más un fa­vor per­so­nal ha­cia Oli­via New­ton-John que un in­te­rés per­so­nal en re­gre­sar al ci­ne o en ga­nar di­ne­ro. «En aque­lla épo­ca, una sa­la de Atlan­tic City me ha­bía pues­to una can­ti­dad in­de­cen­te so­bre la me­sa por una se­rie de ac­tua­cio­nes. So­lo hice dos, por­que me di cuen­ta de que aque­llo no te­nía sen­ti­do: es­ta­ba bai­lan­do de for­ma me­cá­ni­ca, so­lo por la pas­ta, así que di­je: se aca­bó», le ase­gu­ra­ba a Margy Ro­chlin, la sa­gaz pe­rio­dis­ta que con­si­guió ha­cer­le una de las me­jo­res en­tre­vis­tas que se le re­cuer­dan y en la que Ge­ne Kelly char­la­ba sin ro­deos de la evo­lu­ción del bai­le en el ci­ne e in­ten­ta­ba no cri­ti­car, pe­se a las pu­yas de la en­tre­vis­ta­do­ra, la ten­den­cia a con­tra­tar do­bles de fa­mo­sos (eran los tiem­pos de Flash­dan­ce o Dirty Dan­cing) pa­ra los números más com­pli­ca­dos. «Bueno, es ci­ne, es una ilu­sión», son­reía, pen­san­do, se­gu­ra­men­te, en las bron­cas que, se­gún sus bió­gra­fos, le me­tía a Deb­bie Rey­nolds en­tre bam­ba­li­nas por no lle­gar al ni­vel que pre­ten­día de ella en Bai­lan­do ba­jo la llu­via. Deb­bie Rey­nolds aca­bó san­gran­do en al­gún nú­me­ro. «No sé como vol­vió a ha­blar­me», re­co­no­ce­ría el pro­pio Kelly.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.