ES­TA ES LA PRI­ME­RA GA­LLE­GA QUE TU­VO MO­TO

EL DO­CU­MEN­TAL «O MEU AVÓ TI­ÑA UN­HA IGUAL», ES­TRE­NA­DO EL PA­SA­DO FIN DE SEMANA, VIA­JA A LOS AÑOS CIN­CUEN­TA PA­RA RE­CO­RRER HAS­TA LA AC­TUA­LI­DAD LA PA­SIÓN POR LA VES­PA EN GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Je­sús Flo­res

ES LA FRA­SE QUE CUAL­QUIER PRO­PIE­TA­RIO DE UNA VES­PA CLÁ­SI­CA HA ES­CU­CHA­DO AL­GU­NA VEZ: «O MEU AVÓ TI­ÑA UN­HA IGUAL». PA­BLO OSO­RIO DE­CI­DIÓ UN DÍA RE­CU­PE­RAR LAS HIS­TO­RIAS QUE SE ES­CON­DÍAN DE­TRÁS DE ES­TE ES­CÚ­TER EN GA­LI­CIA. ASÍ APA­RE­CIÓ GLO­RIA

Ha­ce diez años, Pa­blo Oso­rio de­ci­dió com­prar­se una Ves­pa clá­si­ca pa­ra mo­ver­se con ma­yor co­mo­di­dad por las ca­lles de Vi­go. Se hi­zo con un mo­de­lo VBB im­por­ta­do de Viet­nam (el equi­va­len­te a la Ves­pa 150 S es­pa­ño­la) y a par­tir de en­ton­ces se con­vir­tió en un apa­sio­na­do de es­tas mo­tos. Y, como le su­ce­de a todos los pro­pie­ta­rios de es­te ti­po de es­cú­te­res cuan­do sa­can su re­li­quia del ga­ra­je, co­men­zó a es­cu­char una fra­se que prác­ti­ca­men­te se con­vir­tió en una ru­ti­na: «O meu avó ti­ña un­ha igual». Ló­gi­co, por­que des­de los fi­na­les de los cin­cuen­ta se ven­die­ron en Ga­li­cia mi­les de Ves­pas. «En la zo­na de Vi­go hu­bo una épo­ca en la que el con­ce­sio­na­rio ofi­cial, el ter­ce­ro que hu­bo en Es­pa­ña, las des­pa­cha­ba como si fue­ran ba­rras de pan», bro­mea Oso­rio. De su afi­ción —tardía pe­ro ci­cló­ni­ca— por es­te mo­de­lo clá­si­co sur­gió el do­cu­men­tal es­tre­na­do el pa­sa­do fin de semana que re­cu­pe­ra los ros­tros y las his­to­rias que ca­bal­ga­ron a lo­mos de esas Ves­pas que to­da­vía hoy, res­tau­ra­das con mi­mo por sus ac­tua­les due­ños, po­de­mos ver por las ca­lles ga­lle­gas. Pri­me­ro fue una web, en la que co­men­za­ron a mos­trar­se las imá­ge­nes y las anéc­do­tas de aque­llos mo­te­ros pio­ne­ros, des­de los cin­cuen­ta y has­ta los ochen­ta. Lue­go lle­gó el do­cu­men­tal, di­ri­gi­do por Ra­fa Ál­va­rez, pro­du­ci­do por Faino Es­tu­dios, fi­nan­cia­do por el sis­te­ma de crowd­fun­ding y pre­sen­ta­do por el po­pu­lar pe­rio­dis­ta te­le­vi­si­vo Gon­zo.

Fru­to de es­te tra­ba­jo apa­re­ce, en­tre otras igual de cu­rio­sas, la his­to­ria de Glo­ria Co­min­ges, una vi­gue­sa que ac­tual­men­te vi­ve en Ma­drid y a quien, en sus va­ca­cio­nes en Ma­llor­ca, na­die le que­ría al­qui­lar una Ves­pa por el he­cho de ser mu­jer. Tal y como apun­ta Oso­rio, «las ves­pas eran pa­ra los tu­ris­tas. Las chi­cas de­bían ir en el asien­to de atrás, la­dea­das. Eran los cá­no­nes de la épo­ca». De he­cho, en una co­mi­da en la is­la a la que asis­tía el tío de Glo­ria, al­guien co­men­tó que ha­bía una chi­ca, ga­lle­ga pa­ra más se­ñas, que re­co­rría la is­la en Ves­pa «como una lo­ca». El hom­bre, aver­gon­za­do, re­co­no­ció que aque­lla aven­tu­re­ra era su so­bri­na. Lo que no sa­bían en Ma­llor­ca es que Glo­ria lle­va­ba ro­da­dos in­fi­ni­dad de ki­ló­me­tros en su Vi­go na­tal.

En el do­cu­men­tal Glo­ria re­cuer­da que en los años 50 iba des­de Vi­go a Ma­rín pa­ra vi­si­tar a su her­ma­na. In­clu­so dis­fru­tó en mo­to de su via­je de bo­das en Fran­cia. En Ni­za al­qui­ló una Ves­pa con la que jun­to a su ma­ri­do, el al­mi­ran­te Ca­rre­ño, re­co­rrie­ron to­da la Cos­ta Azul. Lle­ga­ron in­clu­so a co­ro­nar el Ve­su­bio.

La su­ya se la re­ga­ló su pa­dre des­pués de dar­le la ta­ba­rra du­ran­te me­ses. « No te pue­des ima­gi­nar cuán­to le rom­pí la ca­be­za», ase­gu­ra rom­pien­do en car­ca­ja­das. Con 15 años ha­bía via­ja­do a Ro­ma jun­to a sus her­ma­nas y pri­mas. Allí se enamo­ró de la es­té­ti­ca de la ves­pas. Al fi­nal, ga­nó su tes­ta­ru­dez. Le com-

pra­ron la mo­to en Kai­fer, el con­ce­sio­na­rio ofi­cial de Vi­go. El día que se la en­tre­ga­ron, Glo­ria re­cuer­da que re­ci­bió «un cur­so ace­le­ra­do de con­duc­ción». Sin pen­sár­se­lo dos ve­ces, la piz­pi­re­ta vi­gue­sa se mon­tó en ella. Su pri­me­ra ru­ta la lle­vó has­ta el do­mi­ci­lio fa­mi­liar. Por aquel en­ton­ces no ha­cía fal­ta car­né. Tam­bién re­cuer­da que su pa­dre pi­dió un fa­vor a Ca­sa­li­ni, un me­cá­ni­co de Kai­fer: «Pón­ga­le al­go a es­ta mo­to pa­ra que no co­rra tan­to». Tiem­po des­pués, Glo­ria co­men­tó en Kai­fer que era ca­paz de su­bir la Gran Vía (co­gien­do ca­rre­ra des­de el puer­to) sin ba­jar de mar­cha. Siem­pre y cuan­do, no se le cru­za­se por el ca­mino nin­gún tran­vía. El día de la prue­ba en cues­tión, allí es­ta­ba Ca­sa­li­ni pa­ra cer­ti­fi­car tal osa­día. Cuan­do Glo­ria es­ta­ba a pun­to de con­se­guir­lo, un tra­vía la hi­zo tras­ta­bi­llar y fra­ca­só en su in­ten­to. Al acer­car­se al em­plea­do con la in­ten­ción de pe­dir­le una se­gun­da opor­tu­ni­dad, es­te dio la prue­ba por su­pe­ra­da al en­ten­der que, si no fue­ra por el tran­vía, hu­bie­se lo­gra­do el re­to. Glo­ria cuen­ta, en­tre ri­sas, que en la Ves­pa lle­va­ba a ve­ces a dos de sus her­ma­nas «y a la ni­ñe­ra» Gran Vía aba­jo. Tam­bién a la co­ci­ne­ra y su ces­to con la com­pra has­ta la pla­za de abas­tos. O a su tía con ochen­ta y pi­co años has­ta el Tea­tro Gar­cía Bar­bón. Cuan­do ve una Ves­pa por la ca­lle, aún echa una mi­ra­da de nos­tal­gia. Con una son­ri­sa pí­ca­ra ase­gu­ra que to­da­vía la po­dría con­du­cir, pe­ro que sus hi­jos po­nen el gri­to en el cie­lo so­lo de pen­sar­lo. No que­da cla­ro quién ga­na­rá es­ta ba­ta­lla.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

PA­BLO OSO­RIO, EL AR­TÍ­FI­CE.

El vi­gués Pa­blo Oso­rio (en la ima­gen en su Ves­pa VBB) es

el im­pul­sor de es­te do­cu­men­tal y de la web que re­co­ge las his­to­rias de la Ves­pa en

Ga­li­cia

NOS­TAL­GIA. Glo­ria Co­min­ges to­da­vía mi­ra de reojo cuan­do ver una Ves­pa por la ca­lle. Así de or­gu­llo­sa de su pa­sa­do mo­te­ro po­só es­ta mis­ma semana

pa­ra nues­tro fo­tó­gra­fo en Ma­drid | BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.