¿ES IM­PAR­CIAL LA JUS­TI­CIA?

SU LI­BRO «EL PO­DER AMOR­DA­ZA­DO», QUE PRE­TEN­DE DE­NUN­CIAR LA EX­CE­SI­VA PO­LI­TI­ZA­CIÓN DE LA JUS­TI­CIA, LLE­GA EN UN MO­MEN­TO IN­TEN­SO PA­RA EL DE­BA­TE, CON LA IN­FAN­TA SEN­TA­DA EN EL BAN­QUI­LLO Y OTROS MU­CHOS CA­SOS EN EL OJO DEL HU­RA­CÁN

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Cla­ra Fer­nán­dez

Je­sús Vi­lle­gas ana­li­za en un li­bro las in­trin­ca­das re­la­cio­nes en­tre la po­lí­ti­ca y la jus­ti­cia. «Los jue­ces estamos go­ber­na­dos por un ór­gano que no­so­tros no he­mos ele­gi­do y no nos re­pre­sen­ta», ase­gu­ra

EEl juez Je­sús Vi­lle­gas se dio a co­no­cer por sus crí­ti­cas al sis­te­ma de elec­ción del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), que ha que­ri­do plas­mar aho­ra en un li­bro, El po­der amor­da­za­do (Pe­nín­su­la), que re­su­me así: « Los jue­ces estamos go­ber­na­dos por un ór­gano que no­so­tros no he­mos ele­gi­do y no nos re­pre­sen­ta». Vi­lle­gas, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pla­ta­for­ma Cí­vi­ca por la In­de­pen­den­cia Ju­di­cial, con­fie­sa que los par­ti­dos po­lí­ti­cos tie­nen ar­mas pa­ra in­mis­cuir­se en la Jus­ti­cia y cree que es un error atribuir la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal a la Fis­ca­lía, que de­pen­de del Go­bierno. —Afir­ma en su li­bro que la Jus­ti­cia en Es­pa­ña es­tá po­li­ti­za­da. ¿Có­mo se ha lle­ga­do has­ta aquí? —His­tó­ri­ca­men­te hay un mo­men­to muy con­cre­to: fue en el año 1965, cuan­do se re­for­mó la ley or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial y el go­bierno de los jue­ces pa­só por en­te­ro a ma­nos de los po­lí­ti­cos. —¿Có­mo lo­gran los par­ti­dos in­tro­du­cir­se en la Jus­ti­cia? — Tie­nen un es­que­ma ins­ti­tu­cio­nal que les per­mi­te la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo y eso es lo que yo de­nun­cio. El Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial lo eli­gen los gru­pos par­la­men­ta­rios, en úl­ti­ma ins­tan­cia los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Tie­nen un ar­ma, un ins­tru­men­to que se usa­rá o no, pe­ro que es­tá ahí. Es su me­ra exis­ten­cia la que crea un cli­ma de in­ti­mi­da­ción que no es el más ade­cua­do pa­ra el ejer­ci­cio de la in­de­pen­den­cia ju­di­cial. —¿Qué pro­po­ne? — Pa­ra mí, el sis­te­ma an­te­rior es me­jor que el ac­tual, por­que an­tes el go­bierno del Po­der Ju­di­cial no es­ta­ba com­ple­ta­men­te en ma­nos de los po­lí­ti­cos, ya que una par­te la ele­gían los pro­pios jue­ces. Eso ser­vía de con­tra­pe­so. Ade­más, el Con­se­jo de Eu­ro­pa es­ta­ble­ce que al me­nos un 50 por cien­to de ese ór­gano sea ele­gi­do por los pro­pios jue­ces. Lue­go es­tá la de­mo­cra­ti­za­ción in­ter­na de la ca­rre­ra ju­di­cial. Los jue­ces no te­ne­mos a na­die que ha­ble por no­so­tros. Lo que pien­sen los 5.000 jue­ces de Es­pa­ña no lo sa­be na­die, por­que estamos go­ber­na­dos por un ór­gano que no­so­tros no he­mos ele­gi­do y que no nos re­pre­sen­ta. Hay aso­cia­cio­nes ju­di­cia­les, pe­ro que ha­blan so­la­men­te por sus afi­lia­dos. Por eso, pro­pon­go que se con­sa­gre el prin­ci­pio de «un juez un vo­to». Me due­le mu­chí­si­mo ver a de­ter­mi­na­das per­so­nas, ya sean po­lí­ti­cos o ma­gis­tra­dos, que ha­blan por mí sin que yo les ha­ya au­to­ri­za­do pa­ra ello. —¿Có­mo se pue­de fre­nar la corrupción? ¿Son ne­ce­sa­rias más le­yes? — Más que ha­cer nue­vas le­yes, hay que apli­car las que ya hay y un sis­te­ma de in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal in­de­pen­dien­te. So­bre el pa­pel, exis­te, y los jue­ces ins­truc­to­res po­de­mos in­ves­ti­gar con bas­tan­te li­ber­tad. Pe­ro los pro­ce­di­mien­tos son an­ti­cua­dos, de­ma­sia­do len­tos, ex­ce­si­va­men­te bu­ro­crá­ti­cos y ca­re­ce­mos de me­dios. No pue­de ser que la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal pa­se a de­pen­der di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te del po­der po­lí­ti­co. Por lo tan­to, la idea de atribuir la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal a la Fis­ca­lía es un error de ba­se. —En su li­bro co­men­ta que la ma­yo­ría de los jue­ces y fis­ca­les son hon­ra­dos, pe­ro son las re­for­mas le­gis­la­ti­vas las que fa­vo­re­cen la ma­ni­pu­la­ción... —Aho­ra mis­mo, la ma­dre de todos los ma­les, lo que es­tá en­ve­ne­nan­do nues­tro sis­te­ma, es que el go­bierno del Po­der Ju­di­cial es­tá en ma­nos ma­te­rial­men­te de la po­lí­ti­ca. El te­mor de que a mí ma­ña­na me pue­dan sus­pen­der de em­pleo y suel­do lo ten­go por­que quie­nes lo de­ci­di­rían se han reuni­do en Fe­rraz, en Gé­no­va — o don­de fue­re— y han he­cho sus re­par­tos. Ese cli­ma de te­mor ge­ne­ra­li­za­do no es el me­jor in­gre­dien­te pa­ra que po­da­mos desem­pe­ñar nues­tra mi­sión con in­de­pen­den­cia. — El mi­nis­tro de Jus­ti­cia siem­pre di­ce que el CGPJ no es el que im­par­te Jus­ti­cia, sino que sim­ple­men­te es el ór­gano de go­bierno de los jue­ces. —Eso es un tó­pi­co. Ya es­toy har­to de oir­lo. Ob­via­men­te ni el mi­nis­tro ni el Con­se­jo ni na­die me va a de­cir a mí có­mo ten­go que im­par­tir jus­ti­cia, fal­ta­ría más. —Ha­bla del ca­so Ma­ri Luz. ¿Fue un fra­ca­so ju­di­cial? —Como juez y como ciu­da­dano aca­to las re­so­lu­cio­nes de los tri­bu­na­les y creo y quie­ro creer que se dic­tan en con­cien­cia y apli­can­do la ley. Pe­ro

«Lo que pien­sen los 5.000 jue­ces de Es­pa­ña no lo sa­be na­die, por­que estamos go­ber­na­dos por un ór­gano que no nos re­pre­sen­ta»

mi opi­nión, aunque es­to irri­te a la ma­yo­ría de la opi­nión pú­bli­ca, es que el juez no tu­vo la cul­pa de lo que ocu­rrió. Se ne­ce­si­ta­ba un chi­vo ex­pia­to­rio y lo bus­ca­ron a él y a la se­cre­ta­ria. Otro ca­so fue el Fai­sán. Si se re­sol­vió con arre­glo al cri­te­rio ju­rí­di­co, per­fec­to; pe­ro si se hi­zo

PRO­TES­TA OFI­CIAL A LA ONU. La Pla­ta­for­ma Cí­vi­ca por la In­de­pen­den­cia Ju­di­cial (PCIJ) ad­vir­tió a la ONU so­bre la «ne­ce­si­dad de una re­for­ma ur­gen­te» en los pro­ce­di­mien­tos de nom­bra­mien­tos del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.