EL MIS­TE­RIO QUE OCUL­TA BANSKY

ES UNA DE LAS PRIN­CI­PA­LES FI­GU­RAS DE LA ES­CE­NA AR­TÍS­TI­CA IN­TER­NA­CIO­NAL PE­RO NA­DIE HA VIS­TO SU ROS­TRO. EL GRA­FI­TE­RO POR CU­YAS OBRAS SE PE­LEAN TAN­TO CO­LEC­CIO­NIS­TAS COMO FA­MO­SOS NO SO­LO HA SA­BI­DO MAN­TE­NER OCUL­TA SU IDEN­TI­DAD, SINO QUE HA PA­SA­DO DE PIN­TAR EN

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Xesús Fra­ga

El gra­fi­te­ro más co­ti­za­do ha lo­gra­do man­te­ner ocul­ta su iden­ti­dad mien­tras si­gue gri­tan­do con­tra las in­jus­ti­cias en pa­re­des de to­do el mundo

Uno de los ar­tis­tas más fa­mo­sos tam­bién es el más des­co­no­ci­do. Des­de que ha­ce ca­si vein­te años Banksy co­men­zó a to­mar la ca­lle con su gra­fi­ti, el bri­tá­ni­co no so­lo se ha man­te­ni­do fiel a su per­so­nal es­ti­lo a la vez que lo ha desa­rro­lla­do y am­plia­do, sino que en to­do es­te tiem­po ha con­se­gui­do man­te­ner en se­cre­to su iden­ti­dad, pe­se a atraer un con­si­de­ra­ble in­te­rés me­diá­ti­co y eje­cu­tar sus obras de for­ma ile­gal, arries­gán­do­se a una de­ten­ción. Sus re­co­no­ci­bles es­tar­ci­dos, tan crí­ti­cos como iró­ni­cos, se han di­se­mi­na­do por to­do el mundo, con­vir­tien­do a Banksy en una fi­gu­ra glo­bal y pas­to de co­lec­cio­nis­tas. Des­de que en el 2006 Ch­ris­ti­na Agui­le­ra se hi­zo con un gra­ba­do de la rei­na Vic­to­ria en una si­tua­ción muy po­co so­be­ra­na, la fie­bre por ha­cer­se con un Banksy ha dis­pa­ra­do la co­ti­za­ción de su tra­ba­jo. En sus ini­cios, cuan­do apa­re­cía una obra su­ya en un mu­ro, ape­nas du­ra­ba unas ho­ras an­tes de que fue­se pin­ta­da por en­ci­ma, bien por los ser­vi­cios de lim­pie­za, bien por otros ar­tis­tas ca­lle­je­ros ri­va­les: un des­tino efí­me­ro con el que todos en el gra­fi­ti han apren­di­do a con­vi­vir. Aho­ra, en cues­tión de ho­ras al­guien lo ha­brá arran­ca­do, pa­ra lue­go re­apa­re­cer en una subas­ta con pre­cios de seis ci­fras. El pro­pio Banksy es cons­cien­te de ello y ha es­tam­pa­do pie­zas en en­ti­da­des con di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas pa­ra que pue­dan be­ne­fi­ciar­se de su venta si así lo desean. Otro ras­go que lo con­vier­te en un mo­derno Ro­bin Hood del ar­te en la ca­lle.

LOS INI­CIOS

Ade­más de con­ser­var el ano­ni­ma­to, Banksy tam­bién ha evi­ta­do la ten­ta­ción de di­luir el es­pí­ri­tu ori­gi­nal con el que se ini­ció en el gra­fi­ti. Su pri­mer con­tac­to fue a fi­na­les de la dé­ca­da de los ochen­ta en Bris­tol, cuan­do el gra­fi­te­ro lo­cal 3-D —que po­co des­pués for­ma­ría el in­flu­yen­te gru­po mu­si­cal Mas­si­ve At­tack— ins­pi­ró a to­da una ge­ne­ra­ción pa­ra co­ger ro­tu­la­do­res y

ae­ro­so­les. Des­de en­ton­ces, de Banksy so­lo se sa­be con se­gu­ri­dad que pro­ce­de de Bris­tol, que ha vi­vi­do du­ran­te tem­po­ra­das en Lon­dres y que via­ja con fre­cuen­cia pa­ra pin­tar en lu­ga­res tan di­ver­sos como Nue­va York o los mu­ros que Is­rael le­van­tó en Pa­les­ti­na. Uno de esos via­jes lo tra­jo en el 2003 a Bar­ce­lo­na, en cu­yo zoo se me­tió por la no­che sin dar­se cuen­ta de que lin­da­ba con el Par­la­men­to ca­ta­lán, como re­la­ta en su li­bro Wall and Pie­ce. Tras es­pe­rar va­rias ho­ras es­con­di­do de las pa­tru­llas po­li­cia­les, fi­nal­men­te ac­ce­dió al re­cin­to. Le ha­bía pe­di­do a un ni­ño que le tra­du­je­se al

es­pa­ñol la fra­se «aho­ra os reís, pe­ro al­gún día man­da­re­mos no­so­tros» pa­ra pin­tar­la en gran­de en el ha­bi­tácu­lo de un ani­mal, pe­ro ha­bía per­di­do el pa­pel, así que im­pro­vi­só: di­bu­jó las ra­yas que de cin­co en cin­co ser­vían a los en­car­ce­la­dos pa­ra lle­var la cuen­ta de su condena; al día si­guien­te se acer­có pa­ra fo­to­gra­fiar­lo pe­ro los res­pon­sa­bles del zoo lo ha­bían cu­bier­to con una lo­na y lo es­ta­ban bo­rran­do.

Los ani­ma­les ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do en el ar­te de Banksy, es­pe­cial­men­te las ra­tas y los si­mios, a los que re­tra­ta ge­ne­ral­men­te como un trampantojo del mu­ro: por ejem­plo, bo­tan­do un ba­lón allí don­de un car­tel ad­vier­ta que es­tá «prohi­bi­do ju­gar a la pe­lo­ta». Es­ta do­ble sub­ver­sión, la del em­pla­za­mien­to ele­gi­do pa­ra su obra y la del sig­ni­fi­ca­do de una fi­gu­ra con­ven­cio­nal, im­preg­na to­da su obra. Una ven­ta­na por la que se des­cuel­ga un aman­te sor­pren­di­do in fra­gan­ti, el bu­zo que sa­ca el ta­pón de un es­tan­que, el be­so de una pa­re­ja de po­li­cía de uni­for­me, la don­ce­lla de lim­pie­za que es­con­de la su­cie­dad de­trás de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.