La mo­to más es­pe­ra­da en años

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - MOTOR - Por Ja­vier Ar­mes­to

EN MAR­ZO LOS CON­CE­SIO­NA­RIOS EM­PE­ZA­RÁN A SER­VIR LAS PRI­ME­RAS UNI­DA­DES DE LA NUE­VA AFRI­CA TWIN, HE­RE­DE­RA DE LOS TIEM­POS DO­RA­DOS DEL PA­RIS-DA­KAR. HON­DA NO HA QUE­RI­DO SOR­PRE­SAS Y HA SA­CA­DO UN PRO­DUC­TO QUE NO AD­MI­TE PE­ROS

Si la crí­ti­ca más im­por­tan­te que se pue­de ha­cer a la nue­va Afri­ca Twin es que no ofre­ce, ni en op­ción, con­trol de ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro, po­de­mos es­tar tran­qui­los. Hon­da ha fa­bri­ca­do uno de sus ca­rac­te­rís­ti­cos pro­duc­tos re­don­dos, al que es muy di­fí­cil, por no de­cir im­po­si­ble, sa­car­le al­gún pe­ro. De en­tra­da, la CRF1000L cum­ple las ex­pec­ta­ti­vas en cuan­to a la ima­gen que ofre­ce, po­de­ro­sa cuan­do se mi­ra de fren­te y con unas com­bi­na­cio­nes de co­lo­res atrac­ti­vas. Los aca­ba­dos son los que nos tie­ne acos­tum­bra­dos la mar­ca ja­po­ne­sa y los en­gan­ches pa­ra las ma­le­tas in­te­gra­dos en la ca­rro­ce­ría evi­tan los en­go­rro­sos y an­ti­es­té­ti­cos he­rra­jes.

La pri­me­ra sor­pre­sa lle­ga al mon­tar­se en ella, por­que lo es­tre­cho de su cin­tu­ra y la al­tu­ra co­me­di­da ha­cen que la sen­sa­ción sea es­tar so­bre una mo­to más pe­que­ña, no to­da una ma­xi­trail. Más que abra­zar el de­pó­si­to, las pier­nas se in­te­gran en él. Se sien­te có­mo­da y se­gu­ra, so­lo el asien­to pe­ca de al­go de du­re­za y nues­tras po­sa­de­ras lo no­ta­rán al ca­bo de va­rias de­ce- nas de ki­ló­me­tros. En mar­cha, lo pri­me­ro que dis­tin­gui­mos es la sua­vi­dad del cam­bio, que, uni­do a un em­bra­gue an­ti­rre­bo­te muy efec­ti­vo, con­vier­te la con­duc­ción en una ac­ti­vi­dad pla­cen­te­ra. Ni rui­dos al en­gra­nar mar­chas, ni la­ti­ga­zos de la rue­da tra­se­ra al sol­tar la ma­ne­ta, y el pun­to muer­to en­tra a la pri­me­ra y sin pro­tes­tar. Con cam­bios así, yo no ne­ce­si­ta­ría el au­to­má­ti­co DCT ni si­quie­ra pa­ra un uso ur­bano in­ten­si­vo.

De motor va so­bra­da, lo no­ta­mos por­que sin que­rer al­can­za­mos y so­bre­pa­sa­mos ve­lo­ci­da­des le­ga­les sin ne­ce­si­dad de en­rros­car el pu­ño. El so­ni­do es dis­cre­to, con unos bo­ni­tos pe­tar­deos en las re­ten­cio­nes. Es de esas mo­tos que da igual en que mar­cha va­yas, ter­ce­ra, cuarta o quin­ta, es sol­ven­te en to­das ellas y a cual­quier ve­lo­ci­dad. El ge­ne­ro­so par de 9,8 Nm. a 6.000 re­vo­lu­cio­nes ga­ran­ti­za unas bue­nas cua­li­da­des ru­te­ras.

De los fre­nos, bas­ta de­cir que una le­ve in­si­nua­ción con el de­lan­te­ro es su­fi­cien­te pa­ra que ac­túe de for­ma no­ta­ble, y el ABS, al igual que en con­trol de trac­ción, en ab­so­lu­to son in­tru­si­vos. Un tra­ba­jo bien he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.