LOS ROS­TROS DE LA CON­CI­LIA­CIÓN

MA­DRES, PA­DRES, ABUE­LOS Y CAN­GU­ROS RE­PAR­TEN SU VI­DA EN TUR­NOS PA­RA QUE SE HA­GA REALI­DAD EL MI­LA­GRO DE COM­PA­GI­NAR FA­MI­LIA Y TRA­BA­JO

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Ta­nia Ta­boa­da, Rosa Es­té­vez

«No te­ne­mos a na­die de nues­tras fa­mi­lias en Lu­go, las guar­de­rías pri­va­das son muy ca­ras y las pú­bli­cas si­guen el pro­ce­so de los co­le­gios, con lo cual, de po­co nos sir­ve»»

Si es­tre­san­te es la pa­la­bra idó­nea pa­ra de­fi­nir el día a día de Ve­ró­ni­ca Ro­dil (Vi­lla­nue­va de Os­cos, 1984), ad­mi­ra­ble es el ad­je­ti­vo per­fec­to pa­ra des­cri­bir­la. Trein­ta y dos años, mamá de Noa, una pre­cio­sa ni­ña de seis años, y de Marco y Die­go, ge­me­los de 19 me­ses, in­ten­ta con­ci­liar vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar pe­se al es­fuer­zo que le su­po­ne. «Es­toy acos­tum­bra­da a es­te ti­po de vi­da; si aho­ra me fal­ta el es­trés, na­da se­ría igual y echa­ría al­go de me­nos», ex­pli­ca es­ta lu­cen­se que ma­ni­fies­ta no te­ner tiem­po pa­ra es­tar con su ma­ri­do ni pa­ra sa­lir a com­prar». Ve­ro es­tu­dió nu­tri­ción y die­té­ti­ca pe­ro des­de ha­ce cua­tro años tra­ba­ja como ven­de­do­ra en Mul­tióp­ti­cas Lu­go. Juan, su ma­ri­do, soldador de pro­fe­sión, se va de ca­sa a las seis de la ma­ña­na y re­gre­sa a las cin­co y me­dia de la tar­de. Es­ta jo­ven mamá sa­be muy bien la ho­ra de ini­cio de su jornada, a las sie­te y me­dia de la ma­ña­na; lo que no sa­be, es la ho­ra de fi­na­li­za­ción. Es­tá al fren­te de la ca­sa, de los tres hi­jos y a ma­yo­res cum­ple a ra­ja­ta­bla con el tra­ba­jo. Se le­van­ta y vis­te a sus tres hi­jos, le da el desa­yuno a Noa y el bi­be­rón a los ge­me­los. A las nue­ve, la ni­ña ma­yor en­tra en el co­le­gio y los tres la acom­pa­ñan. La van a re­co­ger a las dos me­nos cuar­to. Al de­jar a Noa en la es­cue­la re­gre­sa a ca­sa, duer­me a los pe­que­ños, desa­yu­na y aprovecha pa­ra ha­cer la co­mi­da, pre­pa­rar la ce­na y ha­cer las ta­reas del ho­gar. En la ac­tua­li­dad Ve­ro tie­ne jornada la­bo­ral re­du­ci­da y es por eso que en­tra a tra­ba­jar a las cin­co. Sa­le a las ocho y me­dia. «Nun­ca me he plan­tea­do de­jar el tra­ba­jo por­que pa­ra mi la óp­ti­ca es una vía de es­ca­pe. El tra­ba­jo es una des­car­ga aunque di­fi­cul­te la con­ci­lia­ción con la vi­da fa­mi­liar». En­tre las cua­tro y cin­co de la tar­de, una can­gu­ro es­tá al fren­te de los hi­jos y es­pe­ra con los tres en ca­sa a que ven­ga el pa­pá de fa­mi­lia. «No te­ne­mos a na­die de nues­tras fa­mi­lias en Lu­go, las guar­de­rías pri­va­das son muy ca­ras y las pú­bli­cas si­guen el pro­ce­so de los co­le­gios, con lo cual, de po­co nos sir­ve», ex­pli­ca.Cuan­do lle­ga de la óp­ti­ca, su tra­ba­jo con­ti­núa. «Juan les da la ce­na pe­ro yo los ten­go que dor­mir por­que so­lo se duer­men con­mi­go», di­ce es­ta jo­ven lu­cen­se, que des­de que es mamá de fa­mi­lia, so­lo con­tó con dos días de des­can­so. «Ha­ce dos fi­nes de semana nos fui­mos Juan y yo a un bal­nea­rio. De­ja­mos a los ni­ños con los abue­los y arran­ca­mos», di­ce Ve­ró­ni­ca, quien re­co­no­ce que pe­se a po­der dar­se un res­pi­ro no lo hi­zo al com­ple­to por­que te­nía una sen­sa­ción muy ex­tra­ña. «Al­go me fal­ta­ba. Te­nía una sen­sa­ción de va­cío», ex­pli­ca. Una sen­sa­ción nor­mal des­pués de lle­var una vi­da es­tre­san­te, con un tra­ba­jo in­ten­so de lu­nes a do­min­go y te­nien­do di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar.

«OS NE­TOS DAN MOI­TA VI­DA»

Una gran par­te del pe­so de la con­ci­lia­ción re­cae so­bre los abue­los. Lo sa­ben muy bien Carmen y Ma­ri, que se re­par­ten la ta­rea de cui­dar de sus nie­tos. Iria y Lu­cas co­rren y se es­tre­llan, li­te­ral­men­te, con­tra los cuer­pos de sus abue­las. Ellas los es­pe­ran, como ca­da mar­tes por la tar­de, en la puer­ta de la es­cue­la don­de Dei­dre en­se­ña in­glés a ba­se de can­cio­nes y jue­gos. Iria y Lu­cas es­tán con­ten­tos. Hoy, por fin, ha­ce sol, y aunque el frío se cla­va en los hue­sos, las abue­las les han pro­me­ti­do que irán al par­que. Y las abue­las nun­ca fa­llan. «Eu non lle pro­me­to o que sei que non po­de ser», di­ce Ma­ri. Des­de ha­ce cin­co años, ella y Carmen de­di­can sus tar­des a cui­dar de sus nie­tos «con mi­mos, pe­ro sen con­sen­ti­los, por­que iso a eles non lles fai nin­gún ben». Esa ma­ter­ni­dad so­bre­ve­ni­da les ha obli­ga­do a re­nun­ciar a al­gu­nos de los pri­vi­le­gios que se ha­bían ga­na­do por edad. Des­pués de co­mer, «na­da de ir ás re­bai­xas, nin á pe­rru­que­ría», ni a to­mar ca­fé con las ami­gas. A ellas les to­ca lle­var a los ni­ños a ac­ti­vi­da­des, dar­les la me­rien­da y, cuan­do llue­ve, in­ven­tar­se mil ma­ne­ras pa­ra que se di­vier­tan a cu­bier­to. Las dos con­fie­san te­ner la ca­sa lle­na de ju­gue­tes y, en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos, en­vuel­ta en ese caos que ro­dea a los ni­ños cuan­do es­tán en su mundo de fan­ta­sía. Tam­bién con­fie­san que los cha­va­les de cin­co años pue­den re­sul­tar ago­ta­do­res, «can­si­nos». Aún así, am­bas son­ríen de ore­ja a ore­ja cuan­do ha­blan de sus nie­tos. Carmen atu­sa el mu­ñe­co que Iria ha de­ja­do atrás pa­ra ir a ti­rar­se del to­bo­gán, y Ma­ri pre­su­me de la mar­ga­ri­ta que Lu­cas le aca­ba de re­ga­lar. «A ver­da­de é que os ne­tos dan moi­ta vi­da». Las ayu­dan a man­te­ner­se jó­ve­nes y aler­ta. Y les de­mues­tran, ca­da vez que tie­nen sus bra­zos ha­cia ellas, que si­guen sien­do ne­ce­sa­rias. «Na no­sa épo­ca, pa­ra criar aos fi­llos non ha­bía máis re­me­dio que que­dar na ca­sa. Da­que­la non exis­tían nin guar­de­rías, nin na­da». Pe­ro el mundo ha cam­bia­do, y aho­ra «as nais non po­den per­der de ir tra­ba­llar». Así que ahí es­tán es­tas su­per­abue­las, dis­pues­tas a apor­tar su gra­ni­to de are­na. A le­van­tar­se tem­prano en ve­rano pa­ra evi­tar­le a los ni­ños los ma­dru­go­nes in­ne­ce­sa­rios; o a pa­sar­se la tar­de en la pla­ya, aunque re­gre­sen a ca­sa ago­ta­das. Y lo ha­cen to­do como au­tén­ti­cas ma­la­ba­ris­tas, ca­mi­nan­do so­bre el fino alam­bre que se­pa­ra su con­di­ción de cóm­pli­ces de los pe­que­ños de la de alia­das de sus pa­dres. No es un equi­li­brio fá­cil. «O máis im­por­tan­te é res­pec­tar to­do o po­si­ble, evi­tar en­tro­me­ter­se», di­cen. Pa­la­bra de abue­las.

MÓ­NI­CA FERREIRÓS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.