«Los ni­ños abu­sa­dos lle­gan a creer que eso es lo nor­mal»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - LA ENTREVISTA - Por Bea­triz Pé­rez

EL PE­RIO­DIS­TA PUBLICA «LE LLA­MA­BAN PA­DRE», UNA NO­VE­LA CON TES­TI­MO­NIOS REALES DEL CA­SO DEL PE­DE­RAS­TA DA­VID DO­NET, UN PA­DRE DE ACO­GI­DA QUE ABU­SÓ DE 17 DE SUS HI­JOS DU­RAN­TE TO­DA SU IN­FAN­CIA

En ma­yo del 2015, Da­vid Do­net, un ve­cino de Cas­tell­dans (Llei­da), fue con­de­na­do a 51 años de cár­cel por abu­sar con­ti­nua­da­men­te de seis ni­ños du­ran­te 17 años. Eran me­no­res pro­ce­den­tes de fa­mi­lias deses­truc­tu­ra­das que él te­nía ba­jo su tu­te­la. Ni mé­di­cos, ni pro­fe­so­res, ni psi­có­lo­gos de­tec­ta­ron nun­ca na­da. El ca­so em­pu­jó al pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Car­les Por­ta (Llei­da, 1963) a es­cri­bir Le lla­ma­ban pa­dre, un re­la­to de no fic­ción pu­bli­ca­do por Edi­cio­nes Pe­nín­su­la que na­rra una de las más gra­ves his­to­rias de pe­de­ras­tia co­me­ti­das en Es­pa­ña en los úl­ti­mos años. Le lla­ma­ban pa­dre ga­nó el Pre­mio Go­dó de re­por­te­ris­mo y en­sa­yo pe­rio­dís­ti­co 2015. —¿Por qué es­te tí­tu­lo? —Por­que Da­vid Do­net era el pa­dre le­gal de los ni­ños de los que abu­sa­ba y, de he­cho, ellos le lla­ma­ban así. Do­net te­nía una ca­sa de aco­gi­da de ni­ños de­sam­pa­ra­dos, cu­yos pa­dres bio­ló­gi­cos ha­bían fa­lle­ci­do, eran al­cohó­li­cos, dro­ga­dic­tos o es­ta­ban en la cár­cel. La Ge­ne­ra­li­tat le ha­bía da­do la cus­to­dia a Do­net y es­tos ni­ños es­tu­vie­ron has­ta los 18 años ba­jo su tu­te­la, por eso le lla­ma­ban «pa­dre». —Es un ca­so si­mi­lar al de la pe­lí­cu­la «Spotlight», que re­la­ta có­mo decenas de cu­ras de Bos­ton abu­sa­ron du­ran­te años de ni­ños pro­ce­den­tes de en­tor­nos deses­truc­tu­ra­dos. —Sí, pe­ro en el ca­so de Do­net, era el pa­dre quien abu­sa­ba de los ni­ños. En Spotlight, los miem­bros de la iglesia. Spotlight es, an­te to­do, una pe­lí­cu­la so­bre el tra­ba­jo del buen pe­rio­dis­mo (en el fil­me un gru­po de pe­rio­dis­tas de The Bos­ton Glo­be des­ta­pa los abu­sos). A mí me ha lle­va­do dos años es­cri­bir es­te li­bro. —¿Có­mo sur­gió la idea de es­cri­bir­lo? —Apar­te de que ya te­nía una pe­que­ña tra­yec­to­ria de re­la­tos de no fic­ción, en es­te ca­so las cir­cuns­tan­cias me in­tro­du­je­ron den­tro de la his­to­ria, ya que el po­li­cía que in­ves­ti­ga­ba el ca­so es ami­go mío. Pe­ro es que, ade­más, el juez que lo ins­tru­yó ha­bía si­do be­ca­rio mío en el dia­rio Segre y, por si fue­ra po­co, la asis­ten­ta so­cial que te­nía el pe­de­ras­ta en la cár­cel tam­bién era mi ami­ga. —O sea, tu­vo un ac­ce­so fá­cil a todos los pro­ta­go­nis­tas. —Sí, pe­ro tam­po­co fue sen­ci­llo con­ven­cer­les de que ha­bla­ran con li­ber­tad. El pe­de­ras­ta re­co­no­ció des­de el pri­mer ins­tan­te que ha­bía co­me­ti­do el peor cri­men del mundo, pe­ro a la vez te­nía mie­do de có­mo lo re­ci­bi­rían en la cár­cel. Yo le pro­pu­se un pac­to que acep­tó, le di­je: «Yo no te juz­ga­ré, ni te jus­ti­fi­ca­ré. Pe­ro tú no me mien­tas». Creo que lo ha cum­pli­do. —¿Có­mo es Da­vid Do­net? —Un tío en­can­ta­dor. Una per­so­na que cae bien, muy tra­ba­ja­dor, muy in­te­li­gen­te. Creo que por eso pu­do du­ran­te 17 años con­ven­cer a to­do el mundo de que era un gran pa­dre de aco­gi­da, mien­tras es­ta­ba abu­san­do de los ni­ños que te­nía ba­jo su tu­te­la. A es­tos ni­ños los vie­ron mu­chas per­so­nas de di­fe­ren­tes ám­bi­tos: edu­ca­do­res, psi­có­lo­gos, mé­di­cos, pro­fe­so­res… Nun­ca na­die de­tec­tó na­da. El ni­ño que sa­le en el li­bro, Santi (nom­bre fic­ti­cio), es­tu­vo con él de los 11 a los 25 años, has­ta que de­tu­vie­ron a Do­net. Todos esos años fue abu­sa­do por su pa­dre, pe­ro ja­más di­jo na­da. Otra cues­tión im­por­tan­te es que los ni­ños en­tre ellos tam­po­co lo co­men­ta­ban, pe­se a que vi­vían en la mis­ma ca­sa. —Es­ta­ban ma­ni­pu­la­dos. —La ma­ni­pu­la­ción exis­te, evi­den­te­men­te, por­que si ha­ces lo que el tu­tor quie­re, re­ci­bes pri­vi­le­gios. Pe­ro hay más fac­to­res. El he­cho de que Do­net les in­tro­du­cía la re­la­ción se­xual como un jue­go, como al­go nor­mal. El mie­do a per­der lo que uno tie­ne —al­gu­na vez es­te se­ñor les di­jo: «Si di­ces al­go, vol­ve­rás a tu ca­sa»—. La ver­güen­za. Pe­ro, ade­más, es­tos ni­ños ¿a quién le pue­den con­tar al­go así? ¿A sus pa­dres, con los que no ha­blan o a quie­nes se en­cuen­tran bo­rra­chos cuan­do van a ca­sa? En el ca­so de Santi, su ma­dre era pros­ti­tu­ta. ¿Có­mo le di­ces a tu ma­dre, dro­ga­dic­ta y ro­dea­da de 40 hom­bres dis­tin­tos, que es­tás sien­do abu­sa­do? Ellos nor­ma­li­za­ron esa si­tua­ción y cre­ye­ron que al­go así era nor­mal en el seno de una fa­mi­lia. Eso es lo te­rri­ble. —¿Có­mo se sien­te Da­vid Do­net tras ha­ber re­co­no­ci­do el de­li­to? —Arre­pen­ti­do, por­que se ha da­do cuen­ta de que ha he­cho una co­sa que es­tá muy mal. Tam­bién muy so­lo, pues no tie­ne re­la­ción con prác­ti­ca­men­te na­die. Pe­ro él no ve que ha­ya co­me­ti­do un de­li­to tan gra­ve como pa­ra que lo ha­yan con­de­na­do a 51 años de cár­cel. Él con­si­de­ra que el con­cep­to «abu­sos» es­tá mal en­ten­di­do, pues di­ce que siem­pre tu­vo re­la­cio­nes con el con­sen­ti­mien­to de los ni­ños. Les trans­mi­tió un con­cep­to de las re­la­cio­nes se­xua­les ab­so­lu­ta­men­te equi­vo­ca­do y des­de una po­si­ción de abu­so, do­mi­na­ción, su­mi­sión. —Te­nía una fi­ja­ción por gra­bar­lo to­do. —Sí, lo gra­ba to­do, des­de el pri­mer día. Des­de la co­ti­dia­ni­dad, has­ta la du­cha, dur­mien­do, man­te­nien­do re­la­cio­nes. Cuan­do se mu­da a Cas­tell­dans, mon­ta una ha­bi­ta­ción pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes con los ni­ños y ahí co­lo­ca una cá­ma­ra ocul­ta. Él di­ce que lo ha­cía pa­ra te­ner un re­cuer­do de to­do eso por­que es­ta­ba con­ven­ci­do de que se aca­ba­ría al­gún día. Los es­pe­cia­lis­tas te di­cen que las imá­ge­nes son los te­so­ros de los pe­dó­fi­los y pe­de­ras­tas (los pe­dó­fi­los, a di­fe­ren­cia de los pe­de­ras­tas, no mantienen re­la­cio­nes se­xua­les con ni­ños, aunque se sien­ten atraí­dos por ellos). —Lo es­ca­bro­so de la his­to­ria con­ti­núa, pues Do­net se enamo­ra de uno de esos ni­ños. —Sí, de Santi, el que sa­le en el li­bro. Santi di­ce que él no se enamo­ró de su pa­dre, aunque le que­ría, pe­ro si­guió ac­ce­dien­do a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les por­que las ha­bía nor­ma­li­za­do y por­que re­ci­bía to­do ti­po de pri­vi­le­gios. Cuan­do cum­plió los 18 años, Da­vid le ven­dió un co­che que le co­bró a cam­bio de fa­vo­res se­xua­les. —¿Y las víc­ti­mas có­mo ven a Do­net? —Santi tie­ne una con­tra­dic­ción muy gran­de. Por una par­te, tie­ne a su tu­tor, a la per­so­na que lo ha for­ma­do –así lo re­co­no­ce él— en la cár­cel. Se ha que­da­do sin re­fe­ren­te. Pe­ro por otra par­te es­tá ra­bio­so y des­con­cer­ta­do por­que des­cu­brió que la en­se­ñan­za re­ci­bi­da de su pa­dre era erró­nea. Se dio cuen­ta cuan­do Mos­sos d’Es­qua­dra y psi­có­lo­gos le di­je­ron que eso no es­ta­ba bien. Has­ta ese mo­men­to lo te­nía nor­ma­li­za­do. —¿Có­mo se des­cu­brió to­do? —Una ma­dre cu­yo hi­jo iba a una es­cue­la de Bor­ges Blan­ques, con los hi­jos de Da­vid Do­net, en­tró en el Fa­ce­book del ni­ño y vio que es­ta­ba te­nien­do una con­ver­sa­ción con un se­ñor ma­yor, Da­vid Do­net, en la que ha­bla­ban de ha­cer­se fo­tos eró­ti­cas o in­si­nuan­tes. La mu­jer fue a los Mos­sos d’Es­qua­dra a de­nun­ciar y uno de ellos em­pe­zó a ti­rar del hi­lo. La po­li­cía sos­pe­cha­ba que Do­net, que te­nía una ca­sa de aco­gi­da, es­ta­ba fotografiando a ni­ños des­nu­dos, es de­cir, que era un pe­dó­fi­lo. La sor­pre­sa de los Mos­sos al en­trar en la ca­sa fue en­con­trar decenas de ví­deos en los que se ven re­la­cio­nes se­xua­les com­ple­tas de ese pa­dre con sus hi­jos. — Re­cien­te­men­te sal­ta­ron a los me­dios los abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos en di­fe­ren­tes co­le­gios de los

«Da­vid Do­net (el pe­de­ras­ta)

es un tío en­can­ta­dor, una per­so­na que cae bien, muy

in­te­li­gen­te» «Lo que más me im­pre­sio­nó es que en las fo­to­gra­fías y ví­deos se­xua­les los ni­ños sa­len rien­do»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.