«Cuan­to más per­di­do es­toy más a gus­to me sien­to»

CIN­CO PIE­ZAS QUE CHEJOV ES­CRI­BIÓ BA­JO PSEU­DÓ­NI­MO EN SU JU­VEN­TUD ARTICULAN «ATCHÚUSSS!!!», UNA COMEDIA EN LA QUE ER­NES­TO AL­TE­RIO COM­PAR­TE ES­CE­NA CON SU HER­MA­NA MA­LE­NA, FERNANDO TE­JE­RO, ADRIA­NA OZORES Y ENRIC BE­NA­VENT

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - [ AGENDA ] -

POR MÁS QUE UNO QUIE­RA CON­TRO­LAR­LO TO­DO, LA VI­DA, IGUAL QUE UN ESTORNUDO, ES IM­PRE­VI­SI­BLE»

CAR­LOS CRESPO | Tras su exi­to­sa tem­po­ra­da en La La­ti­na la gi­ra de Atchúusss!!! ha­ce es­ca­la en Ga­li­cia con el re­lum­brón de to­das las es­tre­llas de su car­tel, el re­cla­mo de un jo­ven e iró­ni­co Chejov en su es­qui­va firma y el aval de Car­les Al­fa­ro —cua­tro pre­mios Max— en la di­rec­ción. Er­nes­to Al­te­rio se con­fie­sa fas­ci­na­do por el re­to de te­ner que in­ter­pre­tar en es­ta obra a cua­tro per­so­na­jes ade­más de po­ner­le, al piano, mú­si­ca en di­rec­to.

—¿Có­mo es­tá sien­do la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar por pri­me­ra vez con su her­ma­na?

—Al prin­ci­pio me da­ba res­pe­to. Pen­sa­ba, jo­der, con lo bien que nos lle­va­mos, a ver si va­mos a te­ner al­gu­na as­pe­re­za. Pe­ro no. Al con­tra­rio, des­cu­brir a Ma­le­na co­mo com­pa­ñe­ra de es­ce­na ha he­cho co­mo que se am­plíe nues­tra re­la­ción.

—Esa re­la­ción in­clu­so obli­gó a su­pri­mir al­gu­na es­ce­na de la obra ori­gi­nal.

—En el tex­to ha­bía un mo­men­to en el que yo te­nía que se­du­cir a mi her­ma­na. Y tan­to ella co­mo yo di­ji­mos que si se po­día su­pri­mir, me­jor. Des­de fue­ra qui­zá no se en­tien­da pe­ro es que no sé... es que es mi her­ma­na.

—Adria­na Ozores ha di­cho de es­ta obra que es un par­que de atrac­cio­nes, ¿a qué cree que se re­fie­re?

—Es una obra que es­tá cons­trui­da en ba­se a cin­co his­to­rias bre­ves y en la que ca­da uno in­ter­pre­ta­mos a cua­tro per­so­na­jes. Pa­sa­mos por un mon­tón de si­tios y en in­ter­va­los muy cor­tos. Cier­ta­men­te, tan­to pa­ra no­so­tros co­mo pa­ra el público hay mo­men­tos co­mo muy ver­ti­gi­no­sos.

—Sin em­bar­go, Chejov ca­li­fi­có es­tas pie­zas co­mo me­no­res...

—No creo que sean me­no­res pa­ra na­da. Son pie­zas que se tra­ba­jan en to­das las es­cue­las de in­ter­pre­ta­ción. Son cor­tas pe­ro tie­nen to­da la en­jun­dia y la sa­bi­du­ría de Chejov y co­nec­tan con el es­pec­ta­dor de una ma­ne­ra in­creí­ble.

—«¿A qué tra­ge­dias pue­de arras­trar un estornudo?», se pre­gun­tan.

—¡Uy! La vi­da te pue­de cam- biar en un se­gun­do y por más que uno quie­ra con­tro­lar­lo to­do, igual que un estornudo, es im­pre­vi­si­ble.

—Y a us­ted, ¿le asus­ta lo in­con­tro­la­ble e im­pre­vi­si­ble?

—No, sien­to la vi­da co­mo un cam­bio per­ma­nen­te y tra­to de po­ner­me en sin­to­nía con eso. A mí me gus­ta ex­plo­rar nue­vos te­rri­to­rios y, la ver­dad, cuan­to más per­di­do es­toy, más a gus­to me sien­to.

—¿Por eso se aven­tu­ró in­clu­so con la dan­za?

—Ha­cer aquel es­pec­tácu­lo con Chevy Mu­ra­day me ha da­do mu­chas sa­tis­fac­cio­nes y ha si­do muy en­ri­que­ce­dor. Se­gu­ra­men­te se­gui­ré ha­cien­do co­sas en la dan­za. Me gus­ta.

—¿De qué nos sal­va el hu­mor?

—Es una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra vi­vir hoy en el mun­do. Es al­go que re­la­ti­vi­za, que re­la­ja y que nos ha­ce ver que en el fon­do so­mos to­dos pa­re­ci­dos.

—En al­gu­na oca­sión ha di­cho que si su pa­dre no fue­se ac­tor qui­zá us­ted no se de­di­ca­ría a es­to. ¿A qué se de­di­ca­ría?

—Si sal­go del te­rreno del ar­te me ha­bría gus­ta­do ser cien­tí­fi­co. Pe­ro aho­ra mis­mo no en­ten­de­ría otra co­sa que no fue­se ac­tuar. Fue al­go que or­de­nó mi vi­da y si­gue sien­do el mo­tor de mi exis­ten­cia.

—¿Se ve, co­mo su pa­dre, en es­ce­na has­ta sus úl­ti­mos días?

—Mi pa­dre es un ser sor­pren­den­te. Es ca­si co­mo mi­la­gro­so ver­lo. Oja­lá pu­die­se yo lle­gar has­ta don­de ha lle­ga­do él y es­tar ac­ti­vo de esa ma­ne­ra. Pe­ro por aho­ra me ocu­po de lo que ten­go que ha­cer den­tro de me­dia ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.