Pa­sión ga­lle­ga por el rey de la sal­sa ro­mán­ti­ca

SI NA­DIE LO CAM­BIA, EL DE MARC ANT­HONY TIE­NE TO­DOS LOS VI­SOS DE SER EL CON­CIER­TO DEL AÑO. NIN­GÚN AR­TIS­TA HA PRO­VO­CA­DO TAN­TA EX­PEC­TA­CIÓN EN GA­LI­CIA EN LO QUE VA DE 2016. EN UN ABRIR Y CE­RRAR DE OJOS SE ESFUMARON LAS EN­TRA­DAS (QUE­DAN UNAS PO­CAS DE UN CU­PO Q

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA -

JA­VIER BE­CE­RRA | Fue to­do un ci­clón. En ape­nas 48 ho­ras Marc Ant­hony des­pa­chó 8.000 en­tra­das pa­ra su con­cier­to de A Co­ru­ña. La de­man­da de ti­ques pa­ra su con­cier­to fue tal que el pri­mer día se ca­yó el por­tal de ven­ta por In­ter­net. Se ge­ne­ró un caos en­tre sus fans, te­me­ro­sos de que­dar­se sin lo­ca­li­da­des. To­do sin ape­nas pu­bli­ci­dad y con unas lo­ca­li­da­des no pre­ci­sa­men­te eco­nó­mi­cas. Sim­ple­men­te el bo­ca a bo­ca y el clic en clic. Tal y co­mo ha­bía ocu­rri­do en San­tia­go con Romeo Santos, otra es­tre­lla la­ti­na to­ca en el hom­bro de la au­dien­cia y son­ríe.

¿Qué hay de­trás de es­te ar­tis­ta pa­ra pro­vo­car es­te ti­po de reac­cio­nes? «Es un ex­ce­len­te can­tan­te y un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble», sos­tie­ne la periodista mu­si­cal Patricia Go­des. «Es el rey de la sal­sa ro­mán­ti­ca», apun­ta Luis Tro­quel, crí­ti­co mu­si­cal y de­vo­to de Ant­hony. «Es­to es co­mo lo que era Juan Luis Gue­rra», sentencia el pro­mo­tor y pe- rio­dis­ta No­ni­to Pe­rei­ra.

Nos en­con­tra­mos an­te una fi­gu­ra de pri­mer or­den. «Ha­ce ya tiem­po que no es una fi­gu­ra la­ti­na, cir­cuns­cri­ta al pú­bli­co la­tino —re­fle­xio­na Tro­quel—. En la ac­tua­li­dad Marc Ant­hony es­tá en la di­vi­sión de los as­tros ti­po Sha­ki­ra o Cha­yan­ne». Eso en Es­pa­ña, cla­ro. En Amé­ri­ca ya ha­ce tiem­po que ca­mi­na co­mo un prín­ci­pe pop. En los no­ven­ta ya ha­bía lle­na­do el Ma­di­son Squa­re Gar­den y The New York Ti­mes le ha­bía co­lo­ca­do la co­ro­na de mo­nar­ca de la sal­sa. To­do ello apo­ya­do en una obra con cum­bres co­mo Con­tra la co­rrien­te (1997), mien­tras en pa­ra­le­lo tam­bién le da­ba al ci­ne, con una am­plia fil­mo­gra­fía.

Pe­ro más allá de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les, los ti­tu­la­res y los ré­cords, don­de to­do el mun­do pa­re­ce en­con­trar la cla­ve es en su gar­gan­ta. «Can­ta exa­ge­ra­da­men­te bien», di­ce Luis Tro­quel. «Tie­ne ese mo­do de can­tar de Ste­ve Won­der o Mi­chael Jack­son, de ju­gar con el tono y la me­lo­día. Per­te­ne­ce a esa es­cue­la», apun­ta Go­des. Pe­ro, ade­más, es­tá su ac­ti­tud. «Tie­ne una pre­sen­cia es­cé­ni­ca ge­nial, un gi­gan­te de la mú­si­ca po­pu­lar», apun­ta Tro­quel.

Va­rias ge­ne­ra­cio­nes

Ant­hony en­car­na a la es­tre­lla glo­bal con­tem­po­rá­nea. Ade­más del pú­bli­co co­se­cha­do en los no­ven­ta, se ha ido re­no­van­do en ca­da dé­ca­da su­man­do sin res­tar. «En Es­pa­ña sus can­cio­nes se hi­cie­ron fa­mo­sas por­que eran de las que se can­ta­ban en el pri­mer OT », re­cuer­da Tro­quel.

En los úl­ti­mos años ha to­ca­do te­cho con Vi­vir la vi­da, un des­vío es­ti­lís­ti­co con­ver­ti­do en himno. Tam­bién ha re­sul­ta­do tre­men­da­men­te exi­to­sa su co­la­bo­ra­ción con Gen­te de Zo­na en la ce­le­bé­rri­ma La Go­za­de­ra, que lo en­la­zó con la cha­va­la­da. «Mis nie­tas es­tán co­mo lo­cas con el con­cier­to», ex­pli­ca No­ni­to. La si­tua­ción ha­bla por sí so­la.

TIE­NE UNA PRE­SEN­CIA ES­CÉ­NI­CA GE­NIAL, ES UN GI­GAN­TE DE LA MÚ­SI­CA PO­PU­LAR»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.