EN­TRE­VIS­TA CON ANA BE­LÉN, QUE RE­CI­BE MA­ÑA­NA EL GOYA DE HO­NOR 2017

El Goya de Ho­nor re­com­pen­sa­rá ma­ña­na a una ac­triz y can­tan­te que fue mu­sa de la Tran­si­ción e icono de la Es­pa­ña pro­gre. En­tre ri­sas, ase­gu­ra que pen­só que es­te pre­mio era «una equi­vo­ca­ción»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA -

ació ha­ce 65 in­creí­bles años en el nú­me­ro 11 de la Ca­lle del Oso del ma­dri­le­ño ba­rrio de La­va­piés. Hi­ja de un co­ci­ne­ro del Pa­la­ce y de la por­te­ra de la fin­ca don­de vi­vía, Pi­lar Cues­ta se pre­sen­tó a in­fi­ni­dad de con­cur­sos ra­dio­fó­ni­cos in­fan­ti­les con el sue­ño de emu­lar a Rocío Dur­cal y Ma­ri­sol y el de dar­les a sus pa­dres una vi­da me­jor. A los 13 años, Ana Be­lén gra­bó sus pri­me­ras can­cio­nes y de­bu­tó en el ci­ne con Zam

po y yo. Con el tiem­po se con­ver­ti­ría en la mu­jer más desea­da de es­te país du­ran­te mu­chos años y la mi­tad de la pa­re­ja más mo­der­na en la épo­ca en que nos sa­cu­día­mos la cas­pa del fran­quis­mo. Ha can­ta­do a la ca­mi­sa blan­ca de nues­tra es­pe­ran­za y a la Puer­ta de Al­ca­lá. Ha si­do For­tu­na­ta y la hi­ja de Ber­nar­da Alba. Lle­va 45 años con Víctor Ma­nuel y tie­ne dos hi­jos (el pia­nis­ta David San José y la ac­triz Ma­ri­na San José) que le han da­do nie­tos. La pro­ta­go­nis­ta de La pa­sión tur­ca ha si­do can­di­da­ta al Goya en cin­co oca­sio­nes —una como di­rec­to­ra no­vel— pe­ro siem­pre se ha ido de va­cío. «Cuan­do me lla­ma­ron des­de la Aca­de­mia pen­sé que se habían equi­vo­ca­do o que no te­nían otra per­so­na a mano», con­fie­sa en­tre ri­sas. «Yo he tra­ba­ja­do no pa­ra ga­nar pre­mios, sino arras­tra­da por una pa-

sión que te­nía des­de ni­ña. Pa­ra en­ten­der el mun­do que me ro­dea. Es­te ofi­cio es así, me si­go en­con­tran­do con sor­pre­sas en el guion», apun­ta.

El ci­ne es­pa­ñol no ha sa­bi­do muy bien qué ha­cer con ella en los úl­ti­mos tiem­pos: do­ce años han pasado des­de Co­sas que ha­cen que la vi­da me­rez­ca

la pe­na has­ta que Fer­nan­do True­ba la ha re­cu­pe­ra­do en La rei­na de Es­pa­ña. No se ha que­da­do en ca­sa y ha vol­ca­do sus ener­gías en el tea­tro y las gi­ras mu­si­ca­les. «Es­pe­ro que me si­gan lle­gan­do pro­yec­tos», con­fía una in­tér­pre­te que se enor­gu­lle­ce de que nun­ca le ha­yan ofre­ci­do pa­pe­les de «mu­jer ja­rrón». «He he­cho mu­chí­si­mo tea­tro», con­ti­núa an­tes de ad­mi­tir que de­jó de exis­tir pa­ra el ci­ne es­pa­ñol: «No me han ofre­ci­do ni una pe­lí­cu­la en do­ce años, es así». En su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to del Goya, se acor­da­rá de los di­rec­to­res y ac­to­res con los que ha tra­ba­ja­do, como Mi­guel Na­rros, «el pri­me­ro que me ha­bló como una mu­jer adul­ta y no como una ni­ñi­ta que can­ta­ba». —¿Le ha de­ja­do mal sa­bor de boca el boi­cot pro­mo­vi­do con­tra la pe­lí­cu­la de Fer­nan­do True­ba por las de­cla­ra­cio­nes de su di­rec­tor afir­man­do no sen­tir­se es­pa­ñol? —La gen­te de­be­ría de­cir lo que sien­te sin que hu­bie­se más pro­ble­mas. Fer­nan­do hi­zo aque­llas de­cla­ra­cio­nes en cla­ve iró­ni­ca y se sa­ca­ron de con­tex­to. Es al­go que me ha re­tro­traí­do a 1973, cuan­do Víctor y yo nos vi­mos en­vuel­tos en una po­lé­mi­ca gor­dí­si­ma des­pués de que un anó­ni­mo di­je­ra que ha­bía­mos pi­sa­do la ban­de­ra es­pa­ño­la en Mé­xi­co. La Po­li­cía vino a ca­sa y nos lle­va­ron a la di­rec­ción ge­ne­ral en la Puer­ta del Sol. Aho­ra, con las re­des so­cia­les, to­da­vía es más di­fí­cil de con­tro­lar las men­ti­ras. Sí, es como si no hu­bie­ran pasado 43 años. —La ul­tra­de­re­cha pu­so dos bom­bas en su ca­sa. —Una en el 76 y otra en el ochen­ta y tan­tos. De he­cho, co­gie­ron a los que las pu­sie­ron por otra his­to­ria co­la­te­ral. Su­pon­go que con­ta­rían que habían pues­to una bom­ba en ca­sa de Víctor Ma­nuel y Ana Be­lén... La pri­me­ra vez es­tá­ba­mos en Cu­ba can­tan­do. Por de­ba­jo de la puer­ta de la ha­bi­ta­ción del ho­tel, per­so­nal de Ibe­ria nos des­li­zó un pe­rió­di­co. En la por­ta­da ve­nía una fo­to de nues­tra ca­sa. Cuan­do pu­di­mos po­ner una con­fe­ren­cia a mis pa­dres nos tran­qui­li­za­ron. Eran tiem­pos vio­len­ti­tos. —¿Qué le pa­re­ce la co­rrien­te crí­ti­ca ac­tual con­tra la Tran­si­ción? —La Tran­si­ción fue im­per­fec­ta, pe-

En los úl­ti­mos 12 años no me han ofre­ci­do una pe­lí­cu­la

ro gra­cias a ella es­ta­mos hoy aquí. La ciu­da­da­nía pre­sio­nó pa­ra que se con­si­guie­ran tan­tas co­sas... La gen­te sa­lió a la ca­lle y se le­ga­li­zó el PCE, al­go tre­men­do en aque­lla épo­ca. Cuan­do hay que au­nar tan­tas vo­lun­ta­des y men­tes di­fe­ren­tes, cla­ro que tie­ne que sa­lir al­go imperfecto. Los pac­tos sig­ni­fi­can re­nun­ciar a unas co­sas pa­ra con­se­guir otras. No en­tien­do es­ta co­rrien­te crí­ti­ca. Y hay al­go que me ha do­li­do mu­cho: aho­ra que aca­ba­mos de ce­le­brar el aniver­sa­rio de los ase­si­na­tos de Ato­cha, don­de unas per­so­nas mu­rie­ron por es­to que te­ne­mos aho­ra, que ha­ya una per­so­na di­ri­gen­te de Iz­quier­da Uni­da, rama PCE, que di­ga que lo que se hi­zo en­ton­ces no sir­vió pa­ra na­da... Que qué era eso del eu­ro­co­mu­nis­mo... Me pa­re­ce que es no dar­te cuen­ta de dón­de vie­nes. Mu­cha gen­te dio la vi­da por la de­mo­cra­cia en aque­llos años. No pue­des car­gar­te eso de un plu­ma­zo con una fra­se. Sig­ni­fi­ca que no tie­nes me­mo­ria. —Ya que ha­bla del PCE, el PSOE lle­va el mis­mo ca­mino de au­to­des­truir­se por el apa­ra­to. —El apa­ra­to siem­pre es jo­di­do, ya lo de­cía­mos cuan­do es­tá­ba­mos en el PCE... Ocu­rre en to­dos los par­ti­dos, su­pon­go que tam­bién en Po­de­mos. En to­dos los par­ti­dos tie­ne que ha­ber gen­te que se en­car­ga de man­dar car­tas y po­ner se­llos, de la la­bor bu­ro­crá­ti­ca. El due­ño de la lla­ve. —¿Echa de me­nos co­me­ter ac­tos trans­gre­so­res, como cuan­do Víctor Ma­nuel y us­ted se ca­sa­ron en Gi­bral­tar en 1972?

TEX­TO: OSKAR BELATEGUI

—Nuestro ma­tri­mo­nio no tie­ne va­li­dez aquí, pe­ro no fue por trans­gre­dir. No­so­tros que­ría­mos ca­sar­nos por lo ci­vil. En aquel mo­men­to era tre­men­do, te man­da­ban un cu­ra a tu ca­sa pa­ra con­ven­cer­te, des­pués te­nías que de­cla­rar­te após­ta­ta... De­ci­di­mos ca­sar­nos fue­ra y al­gún ami­go nos su­gi­rió Gi­bral­tar, don­de solo ha­bía que lle­var tres pa­pe­les. Era la épo­ca del «Gi­bral­tar es­pa­ñol» y se ar­mó una bue­na. Lle­ga­ron a de­cir que vi­vía­mos aman­ce­ba­dos. —¿Y hoy qué podría ha­cer pa­ra trans­gre­dir? —¿Hoy? Sim­ple­men­te sa­lir fu­man­do en una en­tre­vis­ta en te­le­vi­sión. El ba­re­mo de la trans­gre­sión ha va­ria­do mu­chí­si­mo. Nos he­mos ablan­da­do, an­tes éra­mos más abier­tos. Ha­bía­mos vi­vi­do con tan­ta du­re­za que, a pe­sar de to­do, desa­rro­lla­mos una ca­pa­ci­dad de li­ber­tad, de bus­car mo­men­tos muy li­bres. Aho­ra nos la co­ge­mos con pa­pel de fu­mar, por ejem­plo en el len­gua­je. ¿Y es­to a quién sir­ve? Nos da mie­do sa­lir a la ca­lle con la ley Mor­da­za por­que igual nos pe­gan. ¡Co­ño, si he­mos sa­li­do siem­pre a que nos die­ran! Nos he­mos he­cho te­me­ro­sos pa­ra no he­rir a na­die. — ¿Se arre­pien­te de aque­lla cam­pa­ña de la ce­ja en apo­yo de Za­pa­te­ro? —Hoy no lo ha­ría. En aquel mo­men­to, tal como es­ta­ban las co­sas, sí, no me arre­pien­to. La can­ti­dad de co­sas que se po­dían ha­ber he­cho... Y no solo pa­ra la cul­tu­ra. Yo pe­dí el vo­to pa­ra Za­pa­te­ro no por­que hu­bie­se fa­vo­re­ci­do a la cul­tu­ra, sino por­que ha­bía adop­ta­do tal ba­te­ría de me­di­das so­cia­les in­dis­pen­sa­bles que sen­tí que de­bía apo­yar­lo. ¡Si ca­da día le ha­cían una ma­ni­fes­ta­ción los obis­pos! Lue­go aque­llo se tor­ció cuan­do no se qui­so afron­tar que ha­bía una cri­sis. Vi­nie­ron las me­dias ver­da­des y sa­lió per­dien­do la gen­te con me­nos re­cur­sos, como siem­pre. No sé, a lo me­jor no ha­bía otra sa­li­da. No qui­sie­ra ser político.

Nos ca­sa­mos en Gi­bral­tar pa­ra ha­cer­lo por lo ci­vil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.