¿Y ellos qué leen?

Li­sa Sim­pson tie­ne ma­de­ra de men­to­ra li­te­ra­ria. ¿Han vis­to lo que lee? Ca­si tan­to co­mo Rory Gil­mo­re, que en­ca­be­za una te­le­fie­bre lec­to­ra que su­fren tam­bién Don Dra­per; Saw­yer, de «Per­di­dos», «An­ne with an E» o Ca­rrie Brads­haw. Hay li­bros que han mul­ti­plic

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - TELEVISIÓN • LECTURAS FUERA DE SERIE - TEX­TO: ANA ABELENDA

or si aún que­dan quie­nes se­pa­ran a muer­te a lec­to­res y te­le­vi­den­tes, va­mos a pa­sar pá­gi­na sin sol­tar el man­do. La te­le, más que en­tre­te­ner­nos, es­tá por la la­bor de dar­nos mu­cho que ha­cer. ¿Cuán­tos li­bros sien­ten que les que­dan por vi­vir? Mi­ren con aten­ción la pan­ta­lla, aten­tos a los tí­tu­los y no de cré­di­to. Ozark nos ha en­gan­cha­do en Net­flix con una tra­ma de blan­queo fa­mi­liar, re­cu­pe­ran­do de pa­so las Cró­ni­cas mar­cia­nas de Ray Brad­bury. Él es el au­tor de ca­be­ce­ra de Wyatt, uno de los per­so­na­jes de es­ta al­ter­na­ti­va a Nar­cos que ha lan­za­do al ai­re en los chats de In­ter­net pre­gun­tas co­mo: ¿Qué es­tá le­yen­do Wyatt en el la­go, en el ter­cer capítulo de la pri­me­ra tem­po­ra­da?

Leer es un pla­cer pa­ra Las chi­cas Gil­mo­re, con más de 300 tí­tu­los en la mo­chi­la. Hay un test que mi­de la ca­pa­ci­dad pa­ra su­pe­rar el re­to de lec­tu­ra Gil­mo­re... ins­ti­tui­do en ho­nor del mons­truo co­me­le­tras que es Rory. Isa- bel Allen­de, J.K. Row­ling, John Green ¡y has­ta Ruiz Za­fón! se co­dean en la ca­be­za de la pe­que­ña Gil­mo­re con Tols­toi, Vir­gi­nia Woolf... y el Quijote. Tam­bién aso­man en sus sie­te tem­po­ra­das Ali­cia, Huc­kle­berry Finn o la ce­les­ti­na Emma, de Ja­ne Aus­ten. Jess Ma­riano es otro de los que con­vier­ten Stars Ho­llow en lu­gar de cul­to li­te­ra­rio; He­ming­way, Mel­vi­lle, Ke­rouac, Bu­kowsky y, de nue­vo, Aus­ten es­tán en­tre los fa­vo­ri­tos de es­te chi­co que sa­be bien a qué sa­be el Pon­che de áci­do li­sér­gi­co de Wol­fe. Y que la ten­ta­ción vi­ve a ve­ces en los rin­co­nes en som­bra de las es­tan­te­rías.

«So­ñé que so­lo de­bía to­car un li­bro pa­ra co­no­cer su con­te­ni­do», di­ce en un sus­pi­ro Ana de las Te­jas Ver­des, que se ha con­ver­ti­do en An­ne with an E, una Ana fe­mi­nis­ta que ci­ta a Ja­ne Aus­ten o a su to­ca­ya Ey­re a la vez que ol­vi­da el pas­tel en el horno o se lle­na el som­bre­ro de flo­res sil­ves­tres. Di­fí­cil pa­rar de ver y de leer.

La au­to­ra de Or­gu­llo y pre­jui­cio y Ana de las Te­jas Ver­des son, a su vez, dos de los re­fe­ren­tes de Li­sa Sim­pson, que vuela con má­gi­ca fa­ci­li­dad de las pá­gi­nas de Harry Pot­ter a la gran no­ve­la ru­sa del XIX, del Uli­ses de Joy­ce o de Tin­tin a La cam­pa­na de cris­tal que de­jó Syl­via Plath so­nan­do a ro­to den­tro de no­so­tras.

Al in­fierno de la men­ti­ra, al de un pa­sa­do dia­bó­li­co y al de Dan­te nos con­du­jo Don Dra­per en una de las se­ries más ce­le­bra­das de HBO so­bre ese bo­ni­to es­ti­lo de vi­da con pis­ci­na com­par­ti­da que a la pri­me­ra de cam­bio es pa­pel mo­ja­do. Las lec­tu­ras del atrac­ti­vo y vo­raz Dra­per die­ron pa­ra una lis­ta de lec­tu­ras Mad Men. Don nos de­vol­vió El rui­do y la fu­ria de Faulk­ner y reavi­vó la cu­rio­si­dad a es­te la­do de la pan­ta­lla por El es­pía que sur­gió del frío, de Le Ca­rré. Mien­tras, la in­fe­liz y her­mo­sa Betty se afa­na­ba en blan­quear los tra­pos su­cios de la la­va­do­ra de su ca­be­za le­yen­do a Sig­mund Freud.

Si va­mos al es­print en­tre Lef­to­vers, The Night of, Feud, Ozark o Girls ha­brá que ha­cér­se­lo mi­rar... ¡Pe­ro no es­ta­mos Per­di­dos! Es­ta se­rie con­si­guió que El ter­cer po­li­cía, de Flann O’Brien, ven­die­se 10.000 ejem­pla­res en los dos días si­guien­tes a su apa- ri­ción en el ter­cer capítulo de la se­gun­da tem­po­ra­da. Walker Percy tie­ne su pun­to co­mo per­so­nal reader. De ra­to­nes y hom­bres, La in­ven­ción de Mo­rel y El ma­nan­tial de Ayn Rand han pa­sa­do por sus ma­nos.

Down­ton Ab­bey nos re­ga­ló una jo­ya, hoy no muy co­no­ci­da y re­cién edi­ta­da por Lu­men, Elizabeth y su jar­dín ale­mán. Tie­ne su aquel que Mo­les­ley se la pa­se a An­na, en­cen­dien­do en el XIX la lla­ma olím­pi­ca de la pro­ca­ci­dad fe­mi­nis­ta. Que Caitlin Mo­ran se cue­le en ca­sa de las Crow­ley es otra his­to­ria, un re­fres­can­te des­liz en­tre to­ma y to­ma en el set de ro­da­je.

Pe­ro la prue­ba irre­fu­ta­ble del po­der lec­tor de una te­le­se­rie la ofre­ce qui­zá Se­xo en Nue­va York. Esas car­tas de amor de hom­bres ilus­tres que Ca­rrie Brads­haw leía or­gu­llo­sa ja­más exis­tió... Cen­te­na­res de fans se lan­za­ron a las li­bre­rías cual geeks tras el úl­ti­mo iPho­ne. Pe­ro na­da. No hay li­bro. Les die­ron ca­la­ba­zas. Pe­li­gro­sa fic­ción.

«¿Por qué llo­ras si to­do es de men­ti­ra? Por­que lo que yo sien­to es de ver­dad». ( La ver­dad de la men­ti­ra, Án­gel Gon­zá­lez). Mu­cho que ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.