¿Es pa­ra tan­to “Body­guard” real­men­te?

Hay un chi­co de ojos azu­les y una in­te­li­gen­tí­si­ma tra­ma a re­mol­que que han ro­to to­dos los au­dí­me­tros del Reino Uni­do. El «hy­pe» es­tá jus­ti­fi­ca­do: la se­rie de Jed Mer­cu­rio ha si­do el me­jor es­treno de la BBC en la úl­ti­ma dé­ca­da. El 24, en Net­flix

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - SERIES . EL FENÓMENO - TEX­TO: MA­RÍA VI­ÑAS

Unos 11 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res: has­ta seis años hay que re­bo­bi­nar pa­ra en­con­trar un da­to mí­ni­ma­men­te pa­re­ci­do en los au­dí­me­tros del Reino Uni­do, cu­na de Body­guard; ca­si diez pa­ra ha­cer­lo en los re­gis­tros de su ca­de­na, la BBC. Lo más vis­to en los ho­ga­res in­gle­ses es­te año, su­pe­ra­do úni­ca­men­te por el Mun­dial de Fút­bol de Ru­sia, de­bu­ta­rá en Es­pa­ña, vía Net­flix, el pró­xi­mo miér­co­les 24 de oc­tu­bre. Lo ha­rá con to­das las de ga­nar, po­ten­cial su­fi­cien­te el su­yo pa­ra ani­qui­lar to­dos los ré­cords: por­que sí, he­mos vis­to el nue­vo dra­ma tra­za­do por Jed Mer­cu­rio —ya apun­ta­ba bue­ní­si­mas ma­ne­ras en Li­ne of Duty— y sí, es pa­ra tan­to. Pa­ra no le­van­tar­se del so­fá en to­do el fin de se­ma­na, pa­ra par­pa­dear ve­ces con­ta­das, pa­ra cons­ta­tar, com­pla­ci­dos, que to­da­vía no es­tá to­do con­ta­do. No hay aquí de­cep­ción al­gu­na que que­pa.

Son ca­si las nue­ve, no­che ce­rra­da. Un tren se acer­ca a la es­ta­ción de Eus­ton, en Can­dem, al nor­te de Lon­dres. En uno de sus va­go­nes, un hom­bre jo­ven arro­pa a sus dos hi­jos; to­da­vía no han lle­ga­do a su des­tino. Los pe­que­ños, en asien­tos de cua­tro en­fren­ta­dos, se acu­rru­can y si­guen dur­mien­do mien­tras su pa­dre mi­ra por la ven­ta­ni­lla: en el an­dén, un hom­bre ha­ce mo­vi­mien­tos ex­tra­ños que lla­man su aten­ción. Sube al com­par­ti­men­to, en­tra en el ba­ño. Al ca­bo de un ra­to, la re­vi­so­ra lla­ma a la puer­ta, pe­ro na­die con­tes­ta. El sos­pe­cho­so es­tá atrin­che­ra­do. Y así, en exac­ta­men­te cin­co mi­nu­tos de re­loj, ya es­tá el cro­nó­me­tro en mar­cha, la quin­ta me­ti­da; el pa­sa­je­ro cu­rio­so, to­man­do car­tas en el asun­to; el es­pec­ta­dor, con la adre­na­li­na com­ple­ta­men­te des­bor­da­da. Se­gu­ra­men­te les sue­ne su ca­ra. Ri­chard Mad­den, aquí Da­vid Budd, ex­com­ba­tien­te re­ci­cla­do en ex­per­to en pro­te­ger a per­so­nas fue un día Robb Stark, as­pi­ran­te al Trono de Hie­rro. Tras es­te pi­lo­to —pu­ra an­gus­tia en ve­na— pa­sa a ser, ade­más, es­col­ta de la mi­nis­tra de In­te­rior del Reino Uni­do.

Sin dar mu­chas más pis­tas, es­to es Body­guard, un fre­né­ti­co th­ri­ller des­ga­ja­do en seis epi­so­dios, eléc­tri­co, sí, y en­tre­te­ni­do, pe­ro ade­más in­te­li­gen­te y muy exi­gen­te, lo que es de agra­de­cer. Cur­ti­dos co­mo es­ta­mos en in­tri­gas del es­ti­lo —re­ma­ta­da­men­te abu­rri­dos de pre­de­ci­bles gi­ros de guión—, sus vo­lan­ta­zos ines­pe­ra­dos fun­cio­nan co­mo un so­plo fres­co; re­si­de su mé­ri­to en sa­ber des­con­cer­tar­nos, des­orien­ta­ción de la bue­na, de la que de­ja la bo­ca bien se­ca, y en la bri­llan­tez de lo com­ple­jo que por fin se im­po­ne so­bre lo fa­ci­lón, tan in­sí­pi­do. Mi­ran­do es­ta pro­duc­ción in­gle­sa uno se des­cu­bre sor­pren­dién­do­se de su aún in­tac­ta ca­pa­ci­dad de asom­bro. Quién sa­be aquí quién es el ma­lo. Es Mer­cu­rio un maes­tro del li­bre­to, a lo que se su­man unos im­pe­ca­bles diá­lo­gos —muy lú­ci­dos y aus­te­ros— y la sol­ven­te la­bor in­ter­pre­ta­ti­va de Mad­den —es­tric­to y avis­pa­do go­ri­la, pe­ro ca­la­mi­dad hu­ma­na de es­pí­ri­tu las­ti­ma­do— y Kee­ley Ha­wes, en la piel de Ju­lia Mon­ta­gue, em­po­de­ra­da ti­tu­lar de la car­te­ra de In­te­rior bri­tá­ni­ca. El pro­duc­to se com­ple­ta, muy al hi­lo de ello, con un in­tere­san­te (y ne­ce­sa­rio, ya de pa­so) pe­so de las mu­je­res en es­ta cró­ni­ca tan pa­ra­le­la a la ac­tua­li­dad que tan vi­gi­lan­tes nos man­tie­ne. El te­rreno es co­no­ci­do, asis­ti­mos dia­ria­men­te a él: te­rro­ris­mo, co­rrup­ción del po­der, atrac­ción se­xual. Pe­ro no va­mos a ser ab­so­lu­ta­men­te com­pla­cien­tes. Si hu­bie­se que po­ner­le pe­gas, di­re­mos que Body­guard con­tie­ne al­gu­nos res­ba­lo­nes de los de ha­cer la vis­ta gor­da y que, ade­más, per­pe­túa el es­te­reo­ti­po, los es­te­reo­ti­pos, sien­do se­ve­ros. Quie­nes no la ha­yan vis­to pue­den ima­gi­nar al me­nos uno, al que ya apun­ta, por an­te­ce­den­tes, su pro­pio tí­tu­lo. Los que lle­guen has­ta el fi­nal —con la ca­be­za vo­la­da, ¿quién iba a ima­gi­nár­se­lo?— iden­ti­fi­ca­rán co­mo mí­ni­mo in­clu­so dos. Pe­ro cuen­ta con los gol­pes de efec­to su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ol­vi­dar to­do lo an­te­rior: la emo­ción de la pri­me­ra es­ce­na que du­ra 21 mi­nu­tos, la ten­sión eró­ti­ca, la di­ver­sión y la ve­lo­ci­dad, una mal­di­ta mon­ta­ña ru­sa. Y, so­bre to­do, no sa­ber en nin­gún mo­men­to quién es­tá uti­li­zan­do a quién. El es­co­cés Ri­chard Mad­den, al que co­no­ci­mos co­mo Robb Stark, se po­ne en la piel de Da­vid Budd, es­col­ta de la mi­nis­tra de In­te­rior bri­tá­ni­ca, in­ter­pre­ta­da por Kee­ley Ha­wes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.