Las tar­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Noticias EL Gurmet - JO­SÉ M. VILABELLA

G ali­cia es un país de tar­tas de­li­cio­sas. Lo sé por ex­pe­rien­cia por­que mi primer ofi­cio fue el de pas­te­le­ro; co­men­cé a tra­ba­jar en Con­fi­te­ría Ma­da­rro, en Lu­go, cuan­do te­nía nue­ve años y allí apren­dí a ela­bo­rar las ex­qui­si­tas ca­ñas y otras de­li­cias mun­dial­men­te fa­mo­sas. Cuan­do do­mi­nas el ofi­cio de los pe­que­ños pas­te­les pa­sas al ne­go­cia­do de tar­tas y al ca­bo de unos años eres un maes­tro tar­te­ro. Las tar­tas ga­lle­gas son ex­tre­ma­da­men­te dul­ces. Las más fa­mo­sas son las de San­tia­go y Mon­do­ñe­do. En Mon­do­ñe­do, ciu­dad obis­pal por an­to­no­ma­sia, ha­ce años un caballero de lar­gas pa­ti­llas se proclamó a sí mis­mo, co­mo hi­zo Na­po­león en su día, co­mo el Rey de las tar­tas. Aho­ra me ima­gino que se­rá su hijo el que ejer­za el car­go. Las tar­tas ga­lle­gas siem­pre lle­van men­sa­je, en oca­sio­nes de­ma­sia­do lar­gos. Se cobra por pa­la­bras co­mo los te­le­gra­mas. «Te quie­ro amor­ci­to» es un men­sa­je bre­ve y un po­co ta­ca­ño. Lo dis­tin­gui­do es es­cri­bir lar­gas mi­si­vas, so­ne­tos, le­tras de can­cio­nes. Exis­ten tam­bién las an­ti tar­tas o tar­tas con re­pro­ches in­clui­dos: «¡Eres un mier­da!», «¡Te odio ca­pu­llo!», «¡Cha­rrán, que eres un cha­rrán!», «¡Y tú, mi­se­ra­ble, ¿te con­si­de­ras un caballero?». Y tar­tas co­mer­cia­les que di­cen: «Al re­ci­bo de la pre­sen­te es­pe­ro que usía se encuentre bien de sa­lud». Tar­tas de recomendación: «El por­ta­dor de la pre­sen­te tar­ta es Sil­vino Tortosa, pe­ri­to mer­can­til y es­tu­pen­do pen­do­lis­ta».

En mi ex­pe­rien­cia co­mo ela­bo­ra­dor de tar­tas y pas­te­les tu­ve que po­ner to­do ti­po de tex­tos. Cuan­do me fui de la pas­te­le­ría, a los quin­ce años re­cién cum­pli­dos, te­nía la sa­bi­du­ría de un an­ciano mon­je tra­pen­se y el co­ra­zón par­ti­do. Aque­lla ex­pe­rien­cia, a pe­sar de que han pa­sa­do ca­si se­ten­ta años, la lle­vo en el co­ra­zón co­mo una pe­sa­da mo­chi­la. En las tar­tas, en esos men­sa­jes agri­dul­ces, se es­con­de el do­lor, la de­cep­ción, el aban­dono, la de­ses­pe­ra­ción, la es­pe­ran­za. Al­gu­nas tar­tas, so­bre to­do las de me­ren­gue, se ha­cen pa­ra ser ti­ra­das a la ca­ra de los in­tere­sa­dos. Lle­van tex­tos bre­ves que no son leí­dos por el re­cep­tor: «¡Ca­na­lla!», «¡Ton­toelcu­lo!’» Hay tar­tas con pe­ti­ción in­clui­da: «¿Pe­ro nun­ca vas a re­gre­sar, amor mío?». Tar­tas que in­for­man del es­ta­do ca­tas­tró­fi­co de la fa­mi­lia: «Pa­pá se mu­rió, la Ob­du­lia ha­ce la ca­rre­ra y a la tía Ger­tru­dis le to­có la loto». Hay to­do ti­po de tar­tas. Las gen­tes a las que nun­ca les pa­sa na­da, los bu­ró­cra­tas que lle­van vi­da de bu­ró­cra­ta, man­dan tar­tas vul­ga­res que di­cen co­sas co­rrien­tes: «Fe­li­ci­da­des», «Te quie­ro Mar­ga­ri­ta».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.