La mo­da de los vi­nos ori­gi­na­les

Ya hay mu­chas bo­de­gas que no se con­for­man con ela­bo­rar aña­das de ca­li­dad, quie­ren di­ver­tir a sus clien­tes y bri­llar des­de las es­tan­te­rías de las tien­das «gour­met» o de los lo­ca­les en los que las eti­que­tas di­ver­ti­das o crea­ti­vas su­man mu­cho

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO BEA ABELAIRAS FO­TOS MAR­COS MÍ­GUEZ/ÁNGEL MAN­SO

Las mar­cas tra­tan de cap­tar pú­bli­co más jo­ven con cal­dos de ca­li­dad en sin­gu­la­res en­vol­to­rios

En

A Co­ru­ña hay un es­pa­cio es­pe­cia­li­za­do en ten­den­cias, en el co­ra­zón de la ca­lle de los vi­nos, que el pa­sa­do mes de ju­lio co­lo­có en la puer­ta dos gran­des ba­rri­cas con las eti­que­tas de vi­nos bau­ti­za­dos co­mo El gor­do del cir­co, Ma­cho­man o The oran­ge re­pu­blic. «Las pu­si­mos a las on­ce y unos mi­nu­tos más tar­de ya se es­ta­ban ha­cien­do sel­fies de­lan­te», cuenta Ju­lio Blan­co, uno de los pro­pie­ta­rios de un lo­cal en el que se ofre­cen com­ple­men­tos, mo­da o gas­tro­no­mía que no se re­pi­te en otros es­ca­pa­ra­tes. «Bus­ca­mos pro­duc­tos de ca­li­dad y con los vi­nos pro­ba­mos mu­cho, por­que no es so­lo la ima­gen, tie­nen que es­tar a la al­tu­ra», pre­ci­sa an­tes de con­tar có­mo des­cu­brió el pro­yec­to de una bo­de­ga bien crea­ti­va: Ca­sa Ro­jo.

En una de las fe­rias, Fe­na­vin, se que­da­ron pren­da­dos de la ima­gen de un se­llo que cuenta con nue­ve vi­nos de otras tan­tas de­no­mi­na­cio­nes di­fe­ren­tes: La­drón se lla­ma el del Bier­zo; Ma­qui­nón el de Prio­rat; The in­vi­si­ble man el Rio­ja; el Rue­da es El gor­do del cir­co; el Ri­be­ra del Duero lle­va por nom­bre Ale­xan­der vs the ham factory; el Ju­mi­lla, Ma­cho­man y al ca­va lo han bau­ti­za­do co­mo la ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia: Mol­to ne­gré. Cuen­tan con dos ga­lle­gos: un Rías Bai­xas, La ma­ri­mo­re­na; y un Val­deo­rras con re­so­nan­cias roc­ke­ras The oran­ge re­pu­blic. To­dos en­tran por los ojos, por­que las eti­que­tas es­tán tan pen­sa­das co­mo los nom­bres. «Es que ade­más cam­bian con ca­da aña­da, por ejem­plo el Val­deo­rras es una ca­la­ve­ra que ca­da año se pre­sen­ta de for­ma di­ren­te, con un fle­qui­llo, con una cres­ta...», ex­pli­ca Ju­lio Blan­co, que in­cor­po­ró los vi­nos a su pro­yec­to des­pués de ca­tar­los. «Jun­to a mi ex­per­to en vi­nos, Ja­vier Paa­dín, pro­ba­mos Ma­cho­man, un mo­nas­trel de Ju­mi­lla que nos en­can­tó y des­pués se­gui­mos con el Rías Bai­xas que es­tá igual de cui­da­do», re­la­ta so­bre un ha­llaz­go que es­tá sien­do muy pro­duc­ti­vo. «Cuan­do te pi­den un Rue­da y les pue­des sor­pren­der con la bo­te­lla de El gor­do del cir­co, que es tá muy bien, to­dos ga­na­mos, ya que ade­más del vino cui­dan mu­cho el már­ke­ting, su ima­gen en las re­des so­cia­les y to­dos los pro­duc­tos que pue­den acom­pa­ñar, ya que cuen­tan con pi­nes, cha­pas, has­ta ta­tua­jes de hen­na, jun­to a las ba­rri­cas o las mag­nun que te­ne­mos en el

Al­ma­cén», ex­pli­ca el res­pon­sa­ble de es­te lo­cal, que pre­ci­sa que es­ta bo­de­ga eva­lúa los es­pa­cios a los que en­vía sus vi­nos, por eso fue­ra de lo­ca­les con sen­si­bi­li­dad crea­ti­va so­lo se pue­den en­con­trar en la tien­da gour­met de El Cor­te In­glés.

Que­da cla­ro que los que prue­ban es­tas bo­te­llas re­pi­ten, y ca­da vez hay más ex­pe­rien­cias di­fe­ren­tes, co­mo la de Co­man­do G, que ape­la a la nos­tal­gia de los 80 con vi­nos co­mo La bru­ja ave­ría, que aú­na un pro­yec­to eno­ló­gi­co cui­da­do (un tin­to 100 % gar­na­cha de pro­duc­ción) y un pre­cio li­mi­ta­do (30.000 bo­te­llas de 12 a 15 eu­ros).

LOS MÁS ORI­GI­NA­LES

Eri­ca Bar­bo­sa es la res­pon­sa­ble de la tien­da gour­met de El Cor­te In­glés, don­de las crea­cio­nes de Co­man­do G des­ta­can, al igual que otras bo­te­llas con eti­que­tas tan sin­gu­la­res co­mo las de La Zo­rra, que cuenta con una va­rie­dad, la ru­fe­te, que sor­pren­de, tan­to co­mo su de­no­mi­na­ción, Sie­rra de Sa­la­man­ca. La ex­per­ta ase­gu­ra que apor­ta mu­cho, gus­ta en las es­tan­te­rías y es una no­ve­dad bien agra­da­ble en bo­ca. Tam­po­co da dis­gus­tos a la ho­ra de pa­gar. «Cla­ro que el már­ke­ting siem­pre ayu­da y te­ne­mos mu­chos clien­tes que se que­dan pren­da­dos de es­te ti­po de pro­yec­tos o sim­ple­men­te de la eti­que­ta, al­go que me pa­re­ce muy bien siem­pre que el vino ten­ga ca­li­dad», ex­pli­ca la res­pon­sa­ble de un es­pa­cio en el que con­flu­yen otros con­su­mi­do­res que no es­tán tan a fa­vor de tan­ta mo­der­ni­dad. «Los con­su­mi­do­res de vino ha­bi­tual sue­len evi­tar es­tos es­ti­los, ya que pre­fie­ren al­go más clá­si­co o mi­ni­ma­lis­ta. Su­pon­go que les da la sen­sa­ción de

En O Ri­bei­ro una de las apues­tas es vin­cu­lar el vino con la cul­tu­ra a tra­vés de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas”

po­ca se­rie­dad, de un pro­duc­to es­tra­fa­la­rio —re­co­no­ce—. Hay dos ti­pos de eti­que­tas di­ver­ti­das: la po­si­ti­va y la ne­ga­ti­va. A na­die le agra­da te­ner en la me­sa con in­vi­ta­dos una bo­te­lla con un nom­bre des­agra­da­ble y po­co ele­gan­te, aun­que el vino sea fan­tás­ti­co. Sin em­bar­go, si la eti­que­ta es di­ver­ti­da y con un to­que de hu­mor sua­ve su­ma mu­cho y el clien­te siem­pre la vuel­ve a pe­dir, por­que pa­ra em­pe­zar re­cuer­da el nom­bre sin pro­ble­mas».

IN­CLU­SO LOS CLÁ­SI­COS

La ca­za de nue­vos pa­la­da­res es al­go que tam­bién bus­can en de­no­mi­na­cio­nes tan con­so­li­da­das co­mo la de O Ri­bei­ro. La ge­ren­te de es­te con­se­jo re­gu­la­dor es la su­mi­ller y so­ció­lo­ga Cris­ti­na Al­ca­lá y ha­ce tiem­po que aler­ta de que el des­cen­so del con­su­mo del vino es un pro­ble­ma pa­ra el sec­tor. To­do lo que sea crear ima­gen le pa­re­ce po­si­ti­vo, siem­pre que la ca­li­dad acom­pa­ñe: «Hay tan­tas es­tra­te­gias vá­li­das co­mo es­ti­los de vi­nos o ti­pos de con­su­mi­do­res a los ca­da em­pre­sa quie­ra di­ri­gir­se. Hay mu­chos mer­ca­dos, en plu­ral, re­cep­ti­vos pa­ra el con­su­mo del vino. Al­gu­nas bo­de­gas ga­lle­gas han apos­ta­do por lle­gar di­rec­ta­men­te al con­su­mi­dor con cam­pa­ñas más de­sen­fa­da­das, di­rec­tas y sin los pre­jui­cios que ha­ce años exis­tían a la ho­ra de co­mu­ni­car el vino. No son mu­chas por aho­ra, pe­ro lo cier­to es que ca­da vez hay más em­pre­sa­rios-bo­de­gue­ros que tie­nen de­fi­ni­do su ca­mino a me­dio-lar­go pla­zo, que es la cla­ve del éxi­to. Co­mo lo es tam­bién la ca­li­dad, que nun­ca se de­be aban­do­nar por­que es el fac­tor más im­por­tan­te. Un cier­to ries­go me­di­do sue­le dar bue­nos re­sul­ta­dos».

En O Ri­bei­ro, que aca­ba de co­lo­car­se en­tre los vi­nos fa­vo­ri­tos de los con­su­mi­do­res en Es­pa­ña, tie­nen una es­tra­te­gia bien de­fi­ni­da: «Una de nues­tras apues­tas es vin­cu­lar el vino con el ele­men­to cul­tu­ral ga­lle­go a tra­vés de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas: Ri­bei­ro Son de Vi­ño, Ca­ta a Arte o Eno­cións con al­gu­nos ejem­plos que fun­cio­nan muy bien. Ac­cio­nes que van di­ri­gi­das a un pú­bli­co es­pe­cí­fi­co y que per­du­ran en el tiem­po. Ser cons­tan­te en la es­tra­te­gia de la pro­mo­ción es fun­da­men­tal por­que lo más di­fí­cil es man­te­ner la mar­ca de ca­li­dad en la per­cep­ción y sa­tis­fac­ción del con­su­mi­dor», pre­ci­sa una ex­per­ta que apun­ta que el mun­do del vino es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to: «Lo que aho­ra es vá­li­do no lo era ha­ce una dé­ca­da, hay que adap­tar­se a los mer­ca­dos y ten­den­cias sin per­der la esen­cia que re­fle­ja la per­so­na­li­dad de la bo­de­ga. Lle­gar al con­su­mi­dor ac­tual es bas­tan­te más fá­cil que fi­de­li­zar­lo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.