El pan que co­men los Re­yes

La pa­na­de­ría Jesús de Ro­dei­ro cue­ce pie­zas ar­te­sa­nas y em­pa­na­das que son bo­ca­do de re­yes. No es una me­tá­fo­ra. El obra­dor lle­va 14 años ha­cien­do en­víos se­ma­na­les a la Ca­sa Real. ¿Su se­cre­to? Las ha­ri­nas de ca­li­dad, el horno de le­ña y el tra­ba­jo pa­cien­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO RO­CÍO GAR­CÍA FO­TOS MI­GUEL SOU­TO

Un obra­dor de Ro­dei­ro lle­va 14 años ela­bo­ran­do panes que se en­vían se­ma­nal­men­te a la Ca­sa Real

La pa­na­de­ría Jesús de Ro­dei­ro no es una pa­na­de­ría cual­quie­ra. No tie­ne otro horno que no sea el de le­ña ni otra ha­ri­na que no sea de ley. Por eso es ha­bi­tual en­con­trar­se al mos­tra­dor a clien­tes de fue­ra. Un pan que se man­tie­ne fres­co una se­ma­na bien me­re­ce una pa­ra­da cuan­do se pa­sa cer­ca. A ve­ces en la pa­na­de­ría se api­lan ca­jas con una eti­que­ta que di­ce: «Pa­la­cio de la Zar­zue­la». Al clien­te le pi­ca la cu­rio­si­dad y ha­ce el chis­te per­ti­nen­te. ¿Co­men los re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia pan de Ro­dei­ro? Pues sí. En Ma­drid ha­brá pa­na­de­rías de so­bra, pe­ro se ve que no hay pan ar­te­sano co­mo el que cue­cen Ana María Le­do y su tro­pa pa­na­de­ra. Se­gún ase­gu­ra, su pan no tie­ne nin­gún se­cre­to. «No lle­va más que ha­ri­na de

tri­go del país, agua, sal y ma­sa madre», cuen­ta. La re­ce­ta uni­ver­sal. Lo que pa­sa es que es­te ade­más tie­ne bue­na ma­te­ria pri­ma y se pre­pa­ra con la pa­cien­cia de otros tiem­pos. Na­da de hor­nos eléc­tri­cos ni de tri­qui­ñue­las pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so. «Es­te es pan ar­te­sano de ver­dad. No es una co­sa que se ha­ga co­rrien­do. Fa­bri­car­lo lle­va sie­te ho­ras des­de que se em­pie­za a ama­sar», ex­pli­ca Ana María. «Las ha­ri­nas de ca­li­dad y el horno de le­ña, que ya no se usa ca­si en nin­gún si­tio, son fun­da­men­ta­les», con­fie­sa la pa­na­de­ra.

EN­VÍO SE­MA­NAL A LA ZAR­ZUE­LA

Se­rá por eso que el pan de la pa­na­de­ría Jesús co­gió tal fa­ma que un buen día aca­bó en la me­sa del Pa­la­cio de la Zar­zue­la. Y no pa­só des­aper­ci­bi­do. La Ca­sa Real pi­dió in­di­ca­cio­nes so­bre la pro­ce­den­cia.

Ha­ce de aque­llo 14 años. Des­de en­ton­ces, no hay se­ma­na que el obra­dor no ha­ga un en­vío a pa­la­cio. Nor­mal­men­te, al Pa­la­cio de la Zar­zue­la, pe­ro a ve­ces al de Ma­ri­vent, en las tem­po­ra­das en las que la fa­mi­lia real se tras­la­da a su re­si­den­cia de Ma­llor­ca.

Ca­da mar­tes sa­le por Seur el pe­di­do des­de Ro­dei­ro. El ha­bi­tual sue­len ser en­tre 5 y 7 pie­zas ar­te­sa­nas de pan de ki­lo y me­dio. Pe­ro mu­chas ve­ces tam­bién se pi­den em­pa­na­das de pan­ce­ta con cho­ri­zo y, de vez en cuan­do, al­gún ros­cón o tar­ta de al­men­dra.

Lle­ga­dos a es­te pun­to uno se pre­gun­ta si a los re­yes no les se­ría más fá­cil en­con­trar al­gún su­ce­dá­neo en la ca­pi­tal en lu­gar de co­mer el pan re­se­so. Cra­so error. Quien pien­se tal co­sa es que no ha pro­ba­do el pan au­tén­ti­co. «Es­te pan no es co­mo los in­dus­tria­les. En­vuel­to en un pa­ño se con­ser­va fres­co una se­ma­na», ase­gu­ra Ana.

So­lo que­da por sa­ber el ori­gen de es­te pan le­gen­da­rio. La pa­na­de­ría la abrió ha­ce ca­si me­dio si­glo el pa­dre de Ana María, Ma­nuel Le­do, can­sa­do de tra­ba­jar co­mo co­mer­cial en Ve­ne­zue­la y en su tie­rra. No te­nía ni idea de pa­na­de­ría, pe­ro sí bue­na mano pa­ra ro­dear­se bien. Su pa­na­de­ría fue bau­ti­za­da po­pu­lar­men­te co­mo «a de Cha­ca­llas» y en ella em­pe­za­ron a tra­ba­jar su mu­jer, Eva Gar­cía, y Car­men «Li­lle­ra», una ve­ci­na oriun­da de Cea que te­nía un ru­di­men­ta­rio ne­go­cio de ven­ta de pan ar­te­sano al es­ti­lo del de su pue­blo. Co­cía pie­zas con­ta­das en el horno de su ca­sa y las re­par­tía a do­mi­ci­lio a lo­mos de una ye­gua. Cuan­do Ana María y su ma­ri­do Jesús — el que da nom­bre a la pa­na­de­ría— co­gie­ron el re­le­vo él apos­tó por la tra­di­ción y em­pe­zó a fa­bri­car pie­zas ar­te­sa­nas co­mo las que Car­men co­cía en ca­sa a pe­que­ña es­ca­la. Dio en el cla­vo. Tan­to que su pan ha lle­ga­do a ser bo­ca­do de re­yes.

“Es­te pan no es co­mo los in­dus­tria­les. En­vuel­to en un pa­ño se con­ser­va fres­co una se­ma­na»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.