PE­DRO­CHE Y MU­ÑOZ

Un ma­tri­mo­nio agri­dul­ce.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS -

¿Qué pa­sa cuan­do no hay di­ne­ro de por medio en una en­tre­vis­ta? Que hay per­so­na­jes que se li­mi­tan a ‘ha­blar de su li­bro’ –de su cor­to en el ca­so que nos ocu­pa–. Cuan­do in­ten­tas en­con­trar el res­qui­cio y ci­tas, de re­fi­lón, a su pa­re­ja, la res­pues­ta, an­tes de que se for­mu­le del to­do la pre­gun­ta es: «No». Esas son las dos le­tras que nos de­di­có el chef Da­vid Mu­ñoz –por­que, aun­que a él le gus­te es­cri­bir Da­biz, por­que «es más ma­dri­le­ño y yo me sien­to muy ma­dri­le­ño», nos pa­re­ce de­ma­sia­do es­nob–.

DE­PEN­DE DE DÓN­DE

El co­ci­ne­ro y, mal que le pe­se, per­so­na­je pú­bli­co, pre­sen­tó su pri­mer tra­ba­jo tras las cá­ma­ras. Jun­to a Pau­la Or­tiz –La no­via–, ha di­ri­gi­do el cor­to 400 son­ri­sas de la mano de Al­deas in­fan­ti­les y Or­bit. Una ini­cia­ti­va, de apro­xi­ma­da­men­te un mi­nu­to, pre­cio­sa y que alu­de al nú­me­ro de ve­ces que un ni­ño de­be de son­reír al día. Pe­ro vol­va­mos al se­ñor Mu­ñoz, el agrio de una pa­re­ja en la que el dul­ce de es­te ma­ri­da­je per­fec­to lo po­ne Cris­ti­na Pe­dro­che. Sí, ese se­ñor que en­tra en pá­ni­co al oír el nom­bre de su es­po­sa, pe­ro jun­to a la que nos en­se­ña imá­ge­nes de amor en las re­des –ver recuadro– e, in­clu­so, protagoniza al­gu­na que otra ex­clu­si­va –véa­se la de la bo­da en za­pa­ti­llas y va­que­ros con el bu­rro de la ro­pa como tes­ti­go nup­cial–. Y que, el día an­te­rior sen­ta­do, en última fi­la, asis­tía a la pre­sen­ta­ción de la nue­va tem­po­ra­da de Pe­kín Ex­press, reality de aven­tu­ras que, por se­gun­da edi­ción con­se­cu­ti­va, pre­sen­ta Cris­ti­na. A ella no le im­por­ta ha­blar de Da­vid. Le da nor­ma­li­dad a las co­sas. «Sin du­da que ga­na­ría­mos Pe­kín Ex­press si par­ti­ci­pá­se­mos jun­tos, por­que so­mos los dos muy com­pe­ti­ti­vos y nos en­ten­de­mos muy bien. Eso sí, se­gu­ro que dis­cu­ti­ría­mos. Ya se lo he di­cho, que nun­ca dis­cu­ti­mos, pe­ro si fué­se­mos allí, se­gu­ro que sí». ¿Quie­ren más? «Igual que yo le apo­yé cuan­do es­tre­nó (su pro­gra­ma de te­le­vi­sión, El Xef) y fui a la pre­sen­ta­ción. Hoy que no tra­ba­ja, le ha­cía ilu­sión ve­nir, y a mí más que vi­nie­ra. Por­que, de re­pen­te, me ha­céis una pre­gun­ta que no me pa­re­ce y le mi­ro a él (ri­sas)», nos ex­pli­ca­ba. Y aña­día que cla­ro que ha llo­ra­do du­ran­te es­tos 35 días en el Sur de la In­dia, en La ru­ta de los ele­fan­tes, por­que le echa­ba de me­nos: «Igual que he echa­do de me­nos a mi ma­dre, pe­ro eso ven­de me­nos y no sa­le». La mis­ma na­tu­ra­li­dad con la que ha­bla de su ma­ri­do le ha va­li­do, en ocasiones, pa­ra ser el cen­tro de po­lé­mi­cas no bus­ca­das. En las úl­ti­mas se­ma­na, na­da me­nos que tres: un ti­tu­lar ase­gu­ran­do que ja­más po­dría que­rer a un hi­jo tan­to como quie­re al co­ci­ne­ro; un co­men­ta­rio sa­ca­do de una en­tre­vis­ta de ha­ce año y medio bro­mean­do so­bre que no usa los in­ter­mi­ten­tes, y que ha si­do uti­li­za­da por la DGT pa­ra lan­zar una cam­pa­ña, y una afir­ma­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.