AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

EEs­te ve­rano to­do son in­te­rro­gan­tes en el Pa­la­cio de La Zar­zue­la y así se­gui­re­mos has­ta que se eli­ja un pre­si­den­te del Go­bierno. Si to­do se re­suel­ve a fi­na­les de mes, aun ha­brá tiem­po pa­ra que los Re­yes se des­pla­cen a Pal­ma de Ma­llor­ca y pa­sen allí unos días, pe­ro si los apo­yos se atas­can, es pro­ba­ble que don Fe­li­pe quie­ra per­ma­ne­cer en Ma­drid has­ta que pue­da pro­po­ner un can­di­da­to con po­si­bi­li­da­des ra­zo­na­bles de éxi­to, por­que su prio­ri­dad es que Es­pa­ña se do­te de go­bierno lo an­tes po­si­ble.

En reali­dad, la Fa­mi­lia Real se po­dría tras­la­dar al Pa­la­cio de Ma­ri­vent, com­ple­jo que, des­de que se ce­dió, fue adap­ta­do pa­ra ser­vir de re­si­den­cia es­ti­val al Je­fe del Es­ta­do. En el rei­na­do an­te­rior, des­de Zar­zue­la siem­pre se de­cía que el Rey no se iba de va­ca­cio­nes, sino que tras­la­da­ba su re­si­den­cia a Ma­llor­ca, don­de com­pa­gi­na­ba el tra­ba­jo con el ocio. En cier­ta ma­ne­ra, ha se­gui­do sien­do así tras el re­le­vo en la Co­ro­na. Por ello, se man­tie­nen el des­pa­cho de ve­rano del pre­si­den­te del Go­bierno, las re­cep­cio­nes y las au­dien­cias a las au­to­ri­da­des au­to­nó­mi­cas y lo­ca­les. No obs­tan­te, la cos­tum­bre de don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia ha si­do has­ta aho­ra pa­sar unos po­cos días en la is­la y ter­mi­nar las va­ca­cio­nes en un lu­gar que no tras­cen­día a la opi­nión pú­bli­ca.

En un ve­rano co­mo el ac­tual, con un Go­bierno en fun­cio­nes, el Mo­nar­ca po­dría tras­la­dar­se a Ma­ri­vent y des­pla­zar­se rá­pi­da­men­te a Ma­drid si las cir­cuns­tan­cias lo re­qui­rie­ran. O, al re­vés, de­jar allí ins­ta­la­das a la Rei­na y a sus hi­jas, la Prin­ce­sa de As­tu­rias y la In­fan­ta So­fía, y que el Rey via­ja­ra a Pal­ma cuan­do las cir­cuns­tan­cias se lo per­mi­tie­ran. Al me­nos, don Fe­li­pe cam­bia­ría de ai­res, des­pués de seis me­ses de atas­co po­lí­ti­co, y Ma­ri­vent re­cu­pe­ra­ría ple­na­men­te el uso pa­ra el que fue ce­di­do.

De mo­men­to, quien no tie­ne pro­ble­mas de agen­da pa­ra des­pla­zar­se a la is­la es la Rei­na do­ña So­fía, que sigue es­pe­ran­do po­der re­unir a sus nie­tos un ve­rano más, al­go que por di­ver­sas ra­zo­nes ca­da año es más di­fí­cil. Mien­tras que las nie­tas más pe­que­ñas aun si­guen muy pe­ga­das a su ma­dre, los chi­cos más ma­yo­res pron­to em­pe­za­rán a vo­lar so­los.

Una de las po­cas cer­te­zas del ve­rano es que el pró­xi­mo 30 de ju­lio la In­fan­ta do­ña Pi­lar cum­pli­rá 80 años y tra­ta­rá de re­unir en Ma­llor­ca a sus se­res más que­ri­dos pa­ra ce­le­brar ese aniver­sa­rio tan se­ña­la­do. La her­ma­na ma­yor del Rey don Juan Car­los es el al­ma de la fa­mi­lia des­de que mu­rió su ma­dre, do­ña Ma­ría de las Mer­ce­des. A do­ña Pi­lar le gus­ta re­unir los do­min­gos a sus hi­jos, nie­tos o her­ma­nos en torno a su me­sa, y es en su ca­sa en don­de se ce­le­bran las fies­tas fa­mi­lia­res más se­ña­la­das, aun­que sean los cum­plea­ños de otros. Ya era así cuan­do do­ña So­fía cum­plió 40 años y don Juan Car­los le or­ga­ni­zó una fies­ta sor­pre­sa en ca­sa de su her­ma­na, y así sigue sien­do aho­ra.

SI­GUEN LAS IN­CER­TI­DUM­BRES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.