DE­SES­PE­RA­DO

EL PA­SA­DO FIN DE SE­MA­NA, JO­SÉ FER­NAN­DO SE ME­TÍA EN EL ENÉSI­MO LÍO AL PROPINAR DOS PU­ÑE­TA­ZOS A UN PO­LI­CÍA. RECOPILAMOS LOS CA­PÍ­TU­LOS MÁS SOMBRÍOS DE SU COR­TA VI­DA Y LOS QUE­BRA­DE­ROS DE CA­BE­ZA QUE LE HA DA­DO A SU PA­DRE, EL DIES­TRO JO­SÉ OR­TE­GA CANO, EN LOS ÚL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

JO­SÉ OR­TE­GA CANO no pue­de más con la si­tua­ción de JO­SÉ FER­NAN­DO, de­te­ni­do de nue­vo.

Es­toy muy afec­ta­do. No se pue­de con es­to día a día. Mi co­ra­zón es­tá ago­ta­do y no lo pue

de aguan­tar». Or­te­ga Cano, de­ses­pe­ra­do tras años de in­fruc­tuo­sa lu­cha por en­ca­rri­lar a su hi­jo, pro­nun­cia­ba es­tas pa­la­bras a la sa­li­da de los juz­ga­dos de Al­co­ben­das, el pa­sa­do 25 de abril. Has­ta allí ha­bía acu­di­do jun­to a Jo­sé Fer­nan­do pa­ra so­li­ci­tar que se reali­ce al jo­ven un exa­men psi­co­ló­gi­co. Y co­mo pa­re­ce que no quie­re per­der de vis­ta a su hi­jo, esa mis­ma tar­de, se lo lle­vó con él has­ta el ta­na­to­rio ma­dri­le­ño de La Paz pa­ra des­pe­dir­se del to­re­ro Se­bas­tián Pa­lo­mo Li­na­res. Re­la­ta­mos có­mo ha trans­cu­rri­do es­te úl­ti­mo con­flic­to de Jo­sé Fer­nan­do y las som­bras de un cu­rrícu­lo con la jus­ti­cia de­ma­sia­do ex­ten­so pa­ra sus 23 años.

DOS PU­ÑE­TA­ZOS le pro­pi­nó a uno de los agen­tes de po­li­cía que acu­die­ron el pa­sa­do vier­nes al do­mi­ci­lio del jo­ven. Es­tos fue­ron aler­ta­dos por la lla­ma­da de un ve­cino que se que­ja­ba del al­to vo­lu­men de la mú­si­ca. El al­ter­ca­do ter­mi­nó con Jo­sé Fer­nan­do de­te­ni­do y sien­do pues­to en li­ber­tad a la ma­ña­na si­guien­te.

TRES DE­TEN­CIO­NES en lo que lle­va­mos de año. El jo­ven fue de­te­ni­do a me­dia­dos de enero por sal­tar­se una or­den de ale­ja­mien­to con­tra Mi­chu, la mu­jer jun­to a la que es­tá a pun­to de con­ver­tir­se en pa­dre. No con­ten­to con vio­lar la or­den en esa oca­sión, en mar­zo vol­vió a ha­cer­lo, aca­ban­do en pri­sión. Tres se­ma­nas des­pués, al aban­do­nar la pri­sión en li­ber­tad con­di­cio­nal, ase­gu­ra­ba que la or­den de ale­ja­mien­to «se pu­so por un error».

UN RES­CA­TE. An­tes de que abrie­ra su cu­rrícu­lo de­lic­ti­vo, su pa­dre tu­vo que acu­dir a un lo­cal de al­ter­ne pa­ra abo­nar unas deu­das y evi­tar que se me­tie­ra en un lío de ma­yo­res di­men­sio­nes. Era no­viem­bre de 2012.

REHA­BI­LI­TA­CIÓN. La ma­yor de las preo­cu­pa­cio­nes de su fa­mi­lia ha si­do tra­tar de ale­jar­le de las ma­las com­pa­ñías y de las adic­cio­nes. En mar­zo de 2014, Jo­sé Fer­nan­do co­men­za­ba a ha­cer reha­bi­li­ta­ción de la mano de Pe­pe 'el Ma­ris­me­ño' en el en el Ins­ti­tu­to Hi­pó­cra­tes de Bar­ce­lo­na. Me­ses des­pués, en sep­tiem­bre, se de­ter­mi­na­ba que el jo­ven con­ti­nua­se el tra­ta­mien­to en la ma­dri­le­ña clí­ni­ca Ló­pez Ibor. Sus re­caí­das han si­do nu­me­ro­sas, sien­do re­co­no­ci­das por él mis­mo en más de una oca­sión. De he­cho, an­tes de su in­gre­so en una clí­ni­ca de Sa­la­man­ca –fi­na­les de sep­tiem­bre de 2016–, ma­ni­fes­ta­ba: «El otro día re­caí, por eso ten­go que lu­char».

PRI­MER HI­JO en ca­mino. Jo­sé Fer­nan­do es­tá a pun­to de ser pa­dre de su pri­mer hi­jo jun­to a su pa­re­ja, Mi­chu, con la que ha pro­ta­go­ni­za­do nu­me­ro­sos con­flic­tos en los me­dios. Ha­ce unos días, el hi­jo de Or­te­ga Cano nos con­fe­sa­ba que iba a ejer­cer de pa­dre: «Me voy a ha­cer car­go de mi hi­jo y Mi­chu y yo va­mos a se­guir jun­tos».

no ase­gu­ra que Or­te­ga Cano va a aguan­tar sa­be si su co­ra­zón hi­jo. que le da su los dis­gus­tos

POR REDACCIÓN Ha te­ni­do va­rios al­ter­ca­dos con la po­li­cía. En 2017, ha si­do de­te­ni­do en tres oca­sio­nes.

Des­pués de mu­chas idas y ve­ni­das, y pro­ble­mas en­tre ellos, Mi­chu y Jo­sé Fer­nan­do es­tán a pun­to de dar la bien­ve­ni­da a su pri­me­ra hi­ja.

En sep­tiem­bre de 2016, su tío Paco Or­te­ga in­ten­tó lle­var­le a ca­sa y él se ba­jó del co­che en mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.