SE DES­PI­DE DE SU PA­DRE

JORGE ZORREGUIETA, PA­DRE DE LA AC­TUAL REI­NA DE LOS PAÍ­SES BA­JOS, FA­LLE­CIÓ EN BUE­NOS AI­RES. SU HIJA ES­TU­VO JUN­TO A ÉL EN SUS ÚL­TI­MOS DÍAS Y ELLA, SU MA­RI­DO Y SUS HI­JOS ES­TU­VIE­RON PRE­SEN­TES EN SU FU­NE­RAL.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CORAZON - POR RE­DAC­CIÓN

MÁ­XI­MA DE HO­LAN­DA, que ha­bía acer­ca­do pos­tu­ras con él, es­tu­vo a su la­do en sus úl­ti­mos días de vi­da.

La no­ti­cia la dio la ca­sa real. Jorge Zorreguieta, pa­dre de la rei­na Má­xi­ma de los Paí­ses Ba­jos, ha­bía fa­lle­ci­do. Po­cas ho­ras des­pués del de­ce­so, el ga­bi­ne­te de pren­sa del pa­la­cio en­vió un co­mu­ni­ca­do en el que in­for­ma­ba que el di­ri­gen­te ar­gen­tino ha­bía muer­to en Bue­nos Ai­res a los 89 años tras pa­de­cer «una for­ma de lin­fo­ma no Hodg­kin». Así mis­mo, co­mu­ni­ca­ban

pa­ra per­ma­ne­cer al la­do de quien fue, sin du­da, un hombre con­tro­ver­ti­do. El pa­pel que Zorreguieta ju­gó en la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Vi­de­la –fue se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría du­ran­te ese pe­rio­do– le con­vir­tió en per­so­na non gra­ta pa­ra los sec­to­res más crí­ti­cos de la so­cie­dad ho­lan­de­sa. De he­cho, su pa­sa­do fue el mo­ti­vo por el que no pu­do es­tar pre­sen­te en la boda de su hija con el aho­ra rey de Ho­lan­da. Del mis­mo modo, no acu­dió el día de la pro­cla­ma­ción de Guillermo co­mo monarca de los Paí­ses Ba­jos. Pe­ro, en los úl­ti­mos años, la re­la­ción se ha­bía vuel­to más cer­ca­na. In­clu­so, Jorge Zorreguieta y su es­po­sa, Car­men Ce­rru­ti, es­tu­vie­ron in­vi­ta­dos a las ce­le­bra­cio­nes del 40 cum­plea­ños de su hija y acu­die­ron a sa­lu­dar­la du­ran­te la vi­si­ta ofi­cial a Ar­gen­ti­na, don­de es­ta asis­tió a una reunión en la se­de de la ONU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.