UNA NO­CHE DI­VER­TI­DA

CA­YE­TANO MAR­TÍ­NEZ DE IRU­JO SE DE­JÓ VER EN LA NO­CHE MA­DRI­LE­ÑA JUN­TO A UNA JO­VEN ACOM­PA­ÑAN­TE. DÍAS DES­PUÉS, FUE SU NO­VIA, BÁRBARA MIR­JAN, QUIEN ES­TU­VO CON ÉL EN SE­VI­LLA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SU­MA­RIO - POR RE­DAC­CIÓN

CA­YE­TANO MAR­TÍ­NEZ DE IRU­JO Su no­che más di­ver­ti­da.

El du­que de Ar­jo­na, que sue­le man­te­ner un per­fil dis­cre­to an­te la pren­sa, ha si­do vis­to en va­rias oca­sio­nes es­tos días. En unas por vo­lun­tad pro­pia, por acu­dir a ac­tos so­cia­les co­mo el Bai­le de las de­bu­tan­tes del ho­tel Pe­nín­su­la de Pa­rís, don­de su hi­ja, Ami­na, ha he­cho su pre­sen­ta­ción en so­cie­dad. En otras, por­que los

pa­pa­raz­zi le han pi­lla­do en su tiem­po de asue­to. Tal es el ca­so de las imá­ge­nes que acom­pa­ñan a es­tas lí­neas. Era la no­che de un día cual­quie­ra en­tre se­ma­na cuan­do el hi­jo de Ca­ye­ta­na Al­ba dis­fru­ta­ba de un pa­seo en com­pa­ñía de una jo­ven.

Du­ran­te su ca­mino por las ca­lles de Ma­drid, Ca­ye­tano y su acom­pa­ñan­te com­par­tie­ron ri­sas y con­fi­den­cias. Tam­bién se en­con­tra­ron con otra mu­jer, con la que bro­mea­ron an­tes de pro­se­guir su ca­mino jun­tos.

Co­mo ha­brán po­di­do ob­ser­var, la mu­jer que le acom­pa­ña­ba en su pa­seo noc­turno por Ma­drid no era Bárbara Mir­jan, su pareja. Se­gún apun­tó Ma­ría Pa­ti­ño en una de sus in­ter­ven­cio­nes en Sál­va­me (Te­le­cin­co) ha­ce unos días, la jo­ven acom­pa­ñan­te de Ca­ye­tano po­dría ser una es­tu­dian­te de ori­gen ára­be, de 20 años, pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia adi­ne­ra­da, que es­tá en Ma­drid cur­san­do Cien­cias Po­lí­ti­cas. Tal y co­mo con­ta­ba la pe­rio­dis­ta, la jo­ven ha­bría re­co­no­ci­do que «co­no­ce a Ca­ye­tano» y que él ha­bría com­par­ti­do «con­fi­den­cias so­bre su in­fan­cia» con ella. SU PAREJA Días des­pués, Bárbara Mir­jan, la jo­ven de 21 años que es su pareja des­de ha­ce va­rios me­ses, acom­pa­ñó a Ca­ye­tano a Se­vi­lla pa­ra inau­gu­rar un mo­nu­men­to en ho­nor a la du­que­sa de Al­ba, coin­ci­dien­do con el ter­cer aniver­sa­rio de su muer­te. Ca­ye­tano se mos­tró vi­si­ble­men­te emo­cio­na­do al recordar a su ma­dre. Un mo­men­to du­ro en el que Bárbara le mos­tró su apo­yo de ma­ne­ra ma­ni­fies­ta con su pre­sen­cia.

Horas des­pués, a su vuel­ta a Ma­drid, la jo­ven fue cap­ta­da por di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que le pre­gun­ta­ron su opi­nión so­bre la exis­ten­cia de las fo­to­gra­fías de Ca­ye­tano jun­to a otra acom­pa­ñan­te por las ca­lles de Ma­drid. Y ella, mien­tras se man­te­nía ocu­pa­da y co­nec­ta­da al te­lé­fono, op­tó por guar­dar si­len­cio so­bre es­te te­ma. Tam­bién so­bre si su no­viaz­go si­gue ade­lan­te.

Ca­ye­tano y su acom­pa­ñan­te, en­tre ri­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.