War­hol lle­ga a Ma­drid.

LA EX­PO­SI­CIÓN ‘WAR­HOL. EL AR­TE ME­CÁ­NI­CO’ HA­CE UN RE­PA­SO POR LA TRA­YEC­TO­RIA DE UNO DE LOS GRAN­DES GE­NIOS DEL SI­GLO XX. UNA VI­DA EN LA QUE NO FAL­TA­RON LAS LU­CES Y LAS SOM­BRAS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

To­do el mun­do co­no­ce a War­hol. A to­do el mun­do le gus­ta War­hol. Y to­do el mun­do que­rría te­ner un

War­hol», ase­gu­ra Eli­sa Du­rán, di­rec­to­ra ad­jun­ta de la Fun­da­ción La Cai­xa. Pa­re­ce que ya es­tá to­do di­cho so­bre es­ta trans­gre­so­ra le­yen­da del pop art. Pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad: la som­bra de Andy War­hol (Pit­ts­burgh, 1928- Nue­va York, 1987) es muy alar­ga­da. Así lo de­mues­tra la ex­po­si­ción War­hol. El ar­te me­cá­ni­co, que, tras el gran éxi­to co­se­cha­do en Barcelona el pa­sa­do año, lle­ga a Cai­xa­fo­rum Ma­drid el pró­xi­mo 1 de fe­bre­ro. En ella se ha­ce un re­co­rri­do, a lo lar­go de 350 pie­zas, por las más de tres dé­ca­das de tra­yec­to­ria del ar­tis­ta des­de sus co­mien­zos co­mo di­se­ña­dor gráfico en el Nue­va York de los años 50 has­ta su fa­lle­ci­mien­to en 1987, ya con­ver­ti­do en un mi­to del ar­te.

DEMOCRATIZAR EL AR­TE

War­hol. El ar­te me­cá­ni­co, que per­ma­ne­ce­rá en la ca­pi­tal has­ta el 6 de ma­yo, ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en la na­tu­ra­le­za re­pe­ti­ti­va y ar­ti­fi­cio­sa de su tra­ba­jo, con la ayu­da de to­do ti­po de téc­ni­cas que él de­fi­nía co­mo «pro­pias de una

ca­de­na de mon­ta­je». Una apa­ren­te im­per­so­na­li­dad de es­te hom­bre cu­yo de­seo de «ser una má­qui­na» le lle­vó a ‘democratizar’ el ar­te. Y es que fue el ar­tis­ta pre­di­lec­to tan­to de la de la éli­te so­cial y cul­tu­ral co­mo del ciu­da­dano de a pie, gra­cias a su re­for­mu­la­ción del con­su­mis­mo –re­cor­de­mos la se­rie de la­tas de so­pa Camp­bell– y a su per­so­nal trans­for­ma­ción de ico­nos de su tiem­po, co­mo Ma­rilyn Mon­roe, El­vis Pres­ley, Nu­re­yev, Yves Saint Lau­rent, Mao Tse Tung y Pe­lé. The Fac­tory era su sin­gu­lar la­bo­ra­to­rio de tra­ba­jo y el lu­gar que aco­gía sus so­no­ras y so­na­das fies­tas, con ba­rra li­bre de al­cohol y dro­gas, en

las que se reunían ce­le­bri­ties co­mo Lou Reed, Bob Dy­lan, Mick Jag­ger, Jerry Hall, Yo­ko Ono, Li­za Min­ne­lli, Gra­ce Jo­nes o los ar­tis­tas Jean-Mi­chel Bas­quiat y Keith Ha­ring. A pe­sar de sus com­ple­jos, sus ma­nías y su hi­po­con­dria –de ni­ño desa­rro­lló la en­fer­me­dad de Hun­ting­ton, co­no­ci­da co­mo el bai­le San Vi­to, y co­gió pa­vor a los mé­di­cos–, te­nía don de gen­tes y era un fe­nó­meno de ma­sas abier­to al mun­do. Pe­ro un su­ce­so ocu­rri­do el 3 de ju­nio 1968 su­pu­so un an­tes y un des­pués en su vi­da. La es­cri­to­ra Va­le­rie Jean Solanas, que pa­de­cía es­qui­zo­fre­nia, se pre­sen­tó en The Fac­tory y le dis­pa­ró tres ti­ros. Uno le atra­ve­só el cuer­po. Va­le­rie se en­tre­gó a la po­li­cia ar­gu­men­tan­do que War­hol es­ta­ba pla­nean­do ro­bar su tra­ba­jo y que con­tro­la­ba su vi­da. El ar­tis­ta re­cha­zó tes­ti­fi­car en su con­tra y fue in­gre­sa­da en un psi­quiá­tri­co.

AR­TIS­TA-EM­PRE­SA­RIO

Es­te he­cho afec­tó mu­cho a War­hol. Así, tras­la­dó su cen­tro de ope­ra­cio­nes a The Office, un es­pa­cio más bur­gués, y se con­so­li­dó co­mo ar­tis­ta-em­pre­sa­rio, acep­tan­do to­do ti­po de en­car­gos co­mer­cia­les has­ta su muer­te. Es­ta se pro­du­jo por las com­pli­ca­cio­nes sur­gi­das tras so­me­ter­se a una ope­ra­ción de ve­sí­cu­la. Pa­ra en­ton­ces, Andy War­ho­la –su ape­lli­do ori­gi­nal– ya se ha­bía con­ver­ti­do en War­hol, el icono, co­mo aque­llos a los que re­tra­tó tan­tas ve­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.