¿Mi­nus­vá­li­do? Yo soy muy vá­li­do en mu­chas cosas

CAN­TAN­TE Y AC­TOR, JUAN MA­NUEL MON­TI­LLA ES­TÁ VIEN­DO CUM­PLI­DO LO QUE SE PRO­PU­SO DE NI­ÑO: DE­MOS­TRAR QUE ERA CO­MO LOS DE­MÁS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ACTUALIDAD - POR J ABRIL. ƀ FO­TOS: M. VA­QUE­RO.

Soy un afor­tu­na­do, hay mu­cha gen­te muy jo­di­da

Te­nía ga­nas de es­ta char­la con Lan­gui. Siem­pre me ha­bía pa­re­ci­do al­guien muy in­tere­san­te y ya he com­pro­ba­do que lo es. La su­pera­ción en el día a día es su mo­ti­va­ción per­so­nal y lo ha asu­mi­do co­mo una res­pon­sa­bi­li­dad de ca­ra al res­to. Es ejem­plo pa­ra mu­chas per­so­nas que, co­mo él, co­men­za­ron la vi­da con al­gu­na di­fi­cul­tad fren­te al res­to. Lo co­no­ci­mos ri­man­do ver­sos, que es co­mo se can­ta el rap. Pro­bó el mun­do del ci­ne y, en el sa­lón de su ca­sa, tie­ne dos pre­mios Go­ya. Da char­las y se ba­ja al ba­rro pa­ra ayu­dar a los que lo ne­ce­si­tan y re­pro­bar a los po­lí­ti­cos que lo ha­cen mal. Un tío de ba­rrio y pa­dre de fa­mi­lia que te­nía cla­ro que triun­far, iba a triun­far. Y va­ya si lo ha he­cho. Ahí es­tán Ro­cío y sus hi­jos, su ma­yor éxi­to. Aun­que eso sí, el úl­ti­mo ha si­do co­mo ac­tor en Qué ba­je Dios

y lo vea. Les re­co­mien­da la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la pa­ra dis­fru­tar mien­tras leen la en­tre­vis­ta. La ha he­cho él. ¿Al­guien te lla­ma Juan Ma­nuel? Mu­cha gen­te. La gran ma­yo­ría, Lan­gui. Pe­ro mu­chos sí que me lla­man por mi nom­bre real. Y lo de Lan­gui, ¿de dón­de vie­ne? En mi ba­rrio, cuan­do yo era pe­que­ño, ha­bía un ami­go de mi pa­dre que se lla­ma­ba Ma­tías y te­nía el mis­mo pro­ble­ma de mo­vi­li­dad que yo. A él sus ami­gos le lla­ma­ban el Lan­gui, por lán­gui­do. Yo le veía y alu­ci­na­ba, por­que an­da­ba co­mo yo, era co­mo yo y ade­más des­ta­ca­ba en el ba­rrio por­que era de los pri­me­ros en ha­cer ba­lon­ces­to en si­lla de rue­das y tra­ba­ja­ba en una ra­dio lo­cal. Sin dar­me cuen­ta, fue un re­fe­ren­te pa­ra mí. Y mis ami­gos me em­pe­za­ron a lla­mar así. Cuan­do em­pe­cé en la mú­si­ca, de­ci­dí que ese iba a ser mi apo­do. Ma­tías pu­do ver or­gu­llo­so mis pri­me­ros éxi­tos en mú­si­ca y ci­ne an­tes de mo­rir. Aca­bas de es­tre­nar Que ba­je

Dios y lo vea. Quién te iba a de­cir a ti que aca­ba­rías ha­cien­do de re­li­gio­so… (Ri­sas) La verdad es que sí. Pe­ro te ten­go que de­cir que me ayu­dó mu­cho el he­cho de que en mi ba­rrio es­tu­vie­ra Ju­lio Ya­güe, un pá­rro­co al que he­mos vis­to des­de muy jo­ven­ci­tos de­jar­se la piel con to­do el mun­do. Muy al estilo del pa­dre Salva de la pe­li. Se me­tía en el ba­rro si ha­cía fal­ta pa­ra ayu­dar a quien lo ne­ce­si­ta­ra. Y si ha­bía zo­na chun­ga, él en­tra­ba pa­ra mon­tar ta­lle­res de mú­si­ca y re­con­du­cir a la gen­te. De los que se re­man­gan. To­do eso lo he te­ni­do muy pre­sen­te en mi vi­da y me ha ayu­da­do a pre­pa­rar el pa­pel. ¿Có­mo ha si­do tra­ba­jar con Ka­rra Ele­jal­de? Pues me ha en­can­ta­do el ti­to Ka­rra (ri­sas). No nos co­no­cía­mos y es ma­ra­vi­llo­so. Su for­ma de ser me re­cuer­da mu­cho a mi gen­te de to­da la vi­da. Mi pa­dre, mis ami­gos, la gen­te del ba­rrio. Al po­co de em­pe­zar el ro­da­je, me di­jo: «Lan­gui, me ven­go a tu ca­me­rino». Y ahí es­tu­vi­mos jun­tos ca­si to­do el ro­da­je. Es muy ac­ti­vo. Me di­jo que él, cuan­do mue­ra, quie­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.