Hoy los mó­vi­les son las nue­vas re­crea­ti­vas

GUI­LLER­MO TA­TO Di­ce que na­ció con un man­do de la NES pe­ga­do a sus ma­nos y por eso ha es­cri­to una cró­ni­ca sen­ti­men­tal de las con­so­las y vi­deo­jue­gos que mar­ca­ron a dos ge­ne­ra­cio­nes de ju­go­nes du­ran­te los años 80 y 90.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Entrevista - TEX­TO: JAVIER AR­MES­TO.

Per­te­ne­ce a aque­lla ge­ne­ra­ción que se pe­lea­ba por el úni­co man­do de la con­so­la, car­ga­ba jue­gos que ve­nían en ca­se­tes en su Spec­trum y a ve­ces sa­lía de ca­sa con una mo­ne­da de 25 pe­se­tas pa­ra echar una par­ti­da al Street Figh­ter en un bar. —¿Los ni­ños de hoy en día tam­bién dicen esa fra­se de “una par­ti­da más y me acues­to”? —Por su­pues­to. Se tra­ta de una fra­se atem­po­ral, una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes muy po­co creí­ble que só­lo per­si­gue ara­ñar unos mi­nu­tos más de en­tre­te­ni­mien­to. Otra ver­sión de la fra­se se­ría “cuan­do me ma­ten lo de­jo”, una tram­pa evi­den­te en ca­so de jue- gos en los que tar­da­bas mu­cho en per­der y que tam­bién se uti­li­za­ba cuan­do ju­ga­bas con tu her­mano. —¿Eran los vi­deo­jue­gos de los 80 más en­tra­ña­bles que los ac­tua­les? —En ge­ne­ral sí. No so­lo por el fac­tor nos­tál­gi­co que le otor­ga una ma­yor emo­ti­vi­dad a to­dos los re­cuer­dos de nues­tra in­fan­cia, sino por có­mo es­ta­ban he­chos esos jue­gos. Se tra­ta­ba de un pu­ña­do de pí­xe­les que si­mu­la­ban ser dra­go­nes, na­ves es­pa­cia­les, gue­rre­ros o te­mi­bles pi­ra­tas. Ha­bía una ma­yor inocen­cia en esos jue­gos, por­que no ol­vi­de­mos que es­ta­ban crea­dos por dos cha­va­les, o uno, en sus dor­mi­to­rios. —Mu­chas sa­gas y per­so­na­jes crea­dos en aque­lla épo­ca con­ti­núan aho­ra en las nue­vas con­so­las, co­mo Ma­rio, Zel­da... —Hay per­so­na­jes con una per­so­na­li­dad tan gran­de que han con­se­gui­do acom­pa-

ñar­nos du­ran­te to­das nues­tras vi­das. Y lo que le que­da, por­que aho­ra so­mos no­so­tros los que le pa­sa­mos el tes­ti­go a nues­tros hi­jos obli­gán­do­les a ju­gar con Su­per Ma­rio, So­nic, Sa­mus, Ken, Ryu y tan­tos otros per­so­na­jes inmortales… —¿Com­mo­do­re 64 o ZX Spec­trum, de cuál es us­ted? —De nin­gu­na. Yo he si­do so­bre to­do de Ami­ga 500 y tam­bién de Ams­trad CPC. To­da­vía re­cuer­do có­mo lu­cía, y có­mo se es­cu­cha­ba, el Tu­rri­can 2 en mi Ami­ga y se me po­nen los pe­los de pun­ta. —¿Cuál ha si­do la me­jor con­so­la de la his­to­ria? —La me­jor con­so­la de la his­to­ria de­be­ría ser la Ata­ri VCS2600, que es con la que em­pe­zó to­do a ni­vel de in­dus­tria, aun­que tam­bién fue la que es­tu­vo a pun­to de car­gár­se­la. A ni­vel per­so­nal la co­sa cam­bia, ya que du­da­ría entre la Su­per Nin­ten­do y la Dream­cast. De lo que no ca­be du­da es que la me­jor con­so­la de la his­to­ria tie­ne que ser una de Se­ga o de Nin­ten­do. —En los 80 los ni­ños en­tra­ban en los ba­res a ju­gar a los “mar­cia­ni­tos”. Eso se­ría im­pen­sa­ble aho­ra... —So­bre to­do pen­san­do en las con­di­cio­nes en las que ju­gá­ba­mos, con se­ño­res fu­man­do a po­cos me­tros de no­so­tros. Éra­mos ni­ños car­ga­dos de mo­ne­das que an­da­ban a ve­ces por rin­co­nes de la ciu­dad po­co re­co­men­da­bles por­que al­guien nos ha­bía di­cho que en un bar de ese ba­rrio ha­bía un Street Figh­ter. Hoy en día los mó­vi­les son las nue­vas re­crea­ti­vas. Por un eu­ro, los cha­va­les se ba­jan un jue­go y des­pués se re­co­rren esos mis­mos ba­rrios po­co re­co­men­da­bles por­que al­guien les ha di­cho que hay un po­ké­mon par­ti­cu­lar­men­te ra­ro. —¿Qué le pa­re­ce el fe­nó­meno Po­ké­mon GO? —Me pa­re­ce al­go es­tu­pen­do. No so­lo por el jue­go en sí, ya que fo­men­ta la ac­ti­vi­dad in­fan­til y la co­la­bo­ra­ción, sino por có­mo im­pul­sa el sec­tor del vi­deo­jue­go ha­cia nue­vos lu­ga­res. El vi­deo­jue­go siem­pre ha ne­ce­si­ta­do de la no­ve­dad pa­ra se­guir sor­pren­dién­do­nos y lle­vá­ba­mos de­ma­sia­do tiem­po en el que to­das las pro­pues­tas eran de­ma­sia­do re­pe­ti­ti­vas. Entre Po­ké­mon GO y la reali­dad vir­tual va­mos a te­ner un año muy in­tere­san­te. —¿Tie­ne al­gu­na anéc­do­ta per­so­nal re­la­cio­na­da con los vi­deo­jue­gos que re­cuer­de es­pe­cial­men­te? —Por ejem­plo, cuan­do sa­lió el pri­mer FIFA, que era ex­clu­si­vo de Me­ga­dri­ve. En esa épo­ca los jue­gos de fút­bol eran muy sim­plis­tas has­ta que apa­re­ció el FIFA, con un rea­lis­mo nun­ca vis­to pa­ra esos tiem­pos. Ne­ce­si­ta­ba ese jue­go a to­da cos­ta. Así que me pu­se a ha­cer via­jes a una tien­da del ba­rrio pa­ra ven­der co­sas que te­nía en mi cuar­to: jue­gos de me­sa, de rol… Co­sa que hoy ma­ta­ría pa­ra re­cu­pe­rar­las. El ca­so es que cuan­do con­se­guí el di­ne­ro co­rrí a por mi co­pia del FIFA, com­ple­ta­men­te emo­cio­na­do. ¡Y to- do es­to sin te­ner una Me­ga­dri­ve! Ese era mi ni­vel de an­sie­dad por te­ner el jue­go. —¿Qué opi­na de ese es­tu­dio que di­ce que más de 9 ho­ras de vi­deo­jue­gos a la se­ma­na son per­ju­di­cia­les? —Es­tu­dios hay mu­chos, y mu­chas ve­ces en sen­ti­dos con­tra­dic­to­rios. Otro es­tu­dio, por ejem­plo, ase­gu­ra que ju­gar de 1 a 3 ho­ras dia­rias no se con­si­de­ra con­tra­pro­du­cen­te. Al fi­nal nin­guno de esos es­tu­dios tie­ne la ver­dad ab­so­lu­ta, por­que de­pen­de del ni­ño, de su en­torno, de los jue­gos… Lo que im­pe­ra es el sen­ti­do co­mún a la ho­ra de edu­car­le y so­bre to­do sa­ber muy bien a qué jue­ga. E in­clu­so ju­gar jun­to a él siem­pre que sea po­si­ble. —El otro día se ce­le­bró en Los Án­ge­les la fi­nal de la li­ga mun­dial de «Call of Duty» y el equi­po ven­ce­dor se lle­vó cien­tos de mi­les de dó­la­res. ¿Nos he­mos vuel­to lo­cos? —Pa­ra na­da. Son pre­mios acor­des al di­ne­ro que ge­ne­ran esos even­tos y al in­te­rés que sus­ci­ta. Pien­sa que, por ejem­plo, en una com­pe­ti­ción co­mo la Cham­pions Lea­gue dan a los clu­bes 500.000 eu­ros por em­pa­tar un par­ti­do. ¡Por em­pa­tar! Pe­ro cla­ro, es una can­ti­dad acor­de a lo que ge­ne­ra el even­to. Los e-sports to­da­vía es­tán en pa­ña­les en nues­tro país, pe­ro en otros lu­ga­res co­mo Co­rea del Sur o Es­ta­dos Uni­dos tie­nen una ma­yor re­per­cu­sión, se re­trans­mi­ten in­clu­so por al­gu­nos ca­na­les de te­le­vi­sión, y de ahí esas cifras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.