Haz­te tu or­de­na­dor

Más de diez mi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das de­mues­tran el éxi­to de los or­de­na­do­res Rasp­berry Pi. Ca­ben en la pal­ma de la mano, son muy ba­ra­tos (unos 40 eu­ros) y sir­ven de mo­tor pa­ra to­do ti­po de dis­po­si­ti­vos. Na­cie­ron con fi­nes edu­ca­ti­vos, pe­ro son los es­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

El éxi­to de Rasp­berry Pi, el pe­cé que ca­be en la pal­ma de la mano.

Mi­de lo mis­mo que una tar­je­ta de cré­di­to, cues­ta 40 eu­ros y tie­ne la ima­gen de una fram­bue­sa ta­tua­da en sus cir­cui­tos. Con esos in­gre­dien­tes, una ca­ja de pe­que­ño ta­ma­ño (y di­se­ño co­que­to) y un sis­te­ma ope­ra­ti­vo ti­po Li­nux, cual­quie­ra pue­de par­ti­ci­par en la re­vo­lu­ción de los or­de­na­do­res Do it Your­self y mon­tar­se un equi­po Rasp­berry Pi en ca­sa o en cla­se.

«En­se­ñar, apren­der y cons­truir». Ese es el le­ma de la fun­da­ción (www.rasp­berry­pi.org/) que es­tá de­trás de es­tos mi­ni­pe­cés desa­rro­lla­dos en el Reino Uni­do, ori­gi­nal­men­te con­ce­bi­dos pa­ra usos edu­ca­ti­vos y que bus­ca­ron des­de el prin­ci­pio que na­die pu­die­ra ser ex­clui­do por su cos­te.

Los Rasp­berry Pi com­par­ten el mis­mo es­pí­ri­tu que aque­llos fa­mo­sos por­tá­ti­les de 100 dó­la­res, pe­ro con un en­fo­que di­fe­ren­te: fue­ron di­se­ña­dos pa­ra que los más pe­que­ños pu­die­ran apren­der pro­gra­ma­ción e in­for­má­ti­ca de for­ma di­ver­ti­da. Se pa­sa­ron de fre­na­da. Más de diez mi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das en oto­ño del 2016 son el me­jor ejem­plo. Pa­ra po­ner en con­tex­to es­tas ci­fras con­vie­ne echar la vis­ta atrás. Los pri­me­ros es­bo­zos del pro­yec­to son del 2006. Un pro­to­ti­po crea­do tres años des­pués te­nía el ta­ma­ño de una me­mo­ria USB y co­nec­ti­vi­dad li­mi­ta­da. Y el pri­mer mo­de­lo que lle­gó al mer­ca­do vio la luz en fe­bre­ro del 2012. Y fue un éxi­to.

El pri­mer lo­te, de 10.000 uni­da­des, se ven­dió en cues­tión de mi­nu­tos. Du­ran­te mu­cho tiem­po no fue fá­cil com­prar una. Hoy es muy sen­ci­llo. La ven­den en mu­chas tien­das. Y tam­bién la tie­nen gi­gan­tes del co­mer­cio elec­tró­ni­co co­mo Ama­zon o PcCom­po­nen­tes. Allí pue­den ser ad­qui­ri­das la pla­ca base, va­rios mo­de­los de car­ca­sas y un mon­tón de ac­ce­so­rios y com­ple­men­tos co­mo fuen­tes de ali­men­ta­ción, pan­ta­llas tác­ti­les, cá­ma­ras, tar­je­tas de me­mo­ria... Y es que las pres­ta­cio­nes de las Rasp­berry Pi las han con­ver­ti­do en el co­ra­zón de mu­chos ca­cha­rros he­chos en ca­sa y en el mo­tor pa­ra plas­mar ideas ori­gi­na­les.

Los usos más con­ven­cio­na­les y ha­bi­tua­les de una Rasp­berry Pi pa­san por con­ver­tir­la en un Me­dia Cen­ter pa­ra el sa­lón o en un mi­ni­pe­cé pa­ra na­ve­gar, pe­ro hay quién la ha uti­li­za­do pa­ra mon­tar una con­so­la re­tro de vi­deo­jue­gos, en­sam­blar un ro­bot o un dron, re­co­pi­lar in­for­ma­ción de es­ta­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, ar­mar un sis­te­ma de vi­gi­lan­cia o ges­tio­nar la co­mi­da de una mas­co­ta. Otros pro­yec­tos mu­cho más am­bi­cio­sos tam­bién es­tán ba­sa­dos en la pla­ca de la fram­bue­sa. Uno de ellos es Pi in the Sky (www.pi-in-the-sky.com), que in­cor­po­ra una an­te­na GPS y otros re­cur­sos pa­ra po­ner es­tos equi­pos ca­si en ór­bi­ta. Del as­cen­so a las al­tu­ras se ocu­pa­rían unos glo­bos. Con es­te ti­po de or­de­na­do­res, el lí­mi­te, una vez más, es la ima­gi­na­ción, y las po­si­bi­li­da­des edu­ca­ti­vas y de ex­pe­ri­men­ta­ción ca­si in­fi­ni­tas. Youtube es­tá lleno de tu­to­ria­les. Y en la pá­gi­na de la fun­da­ción Rasp­berry hay va­rios cur­sos.

Pa­ra fa­ci­li­tar la en­tra­da en es­te uni­ver­so, es re­co­men­da­ble te­ner al­go de fa­mi­lia­ri­dad con los sis­te­mas ope­ra­ti­vos ti­po Li­nux. Hay una co­mu­ni­dad muy ac­ti­va en In­ter­net que ofre­ce apli­ca­cio­nes, guías y con­se­jos.

El úl­ti­mo mo­de­lo de Rasp­berry Pi que sa­lió al mer­ca­do fue el 3 Mo­del B. Tie­ne un pro­ce­sa­dor de 64 bits con cua­tro nú­cleos, una tar­je­ta grá­fi­ca in­te­gra­da que per­mi­te lle­gar a re­so­lu­cio­nes Full HD, un gi­ga de RAM (no am­plia­ble), cua­tro puer­tos USB, uno HDMI, tar­je­ta de red inalám­bri­ca (wi­fi) de se­rie, Blue­tooth... Pa­ra do­tar al equi­po de al­ma­ce­na­mien­to hay que in­ser­tar una tar­je­ta Mi­croSD. Los otros mo­de­los aún pue­de ser en­con­tra­dos en di­fe­ren­tes tien­das. Son me­nos po­ten­tes, pe­ro, se­gún las ne­ce­si­da­des, pue­den ser úti­les.

En la pá­gi­na de la Fun­da­ción Rasp­berry hay va­rios en­la­ces de des­car­ga de sis­te­mas ope­ra­ti­vos. Uno de ellos es el ofi­cial, el Rasp­bian, pe­ro tam­bién se pue­den des­car­gar otras op­cio­nes, des­de Ubun­tu (tal vez el Li­nux más po­pu­lar) a una ver­sión de Win­dows 10 pre­pa­ra­da pa­ra tra­ba­jar

con el In­ter­net de las Co­sas. Otras pla­ta­for­mas com­pi­ten por el trono de los or­de­na­do­res Do it Your­self. Una de las más con­so­li­da­das es Ar­duino (www.ar­duino.cc), de ori­gen ita­liano. Una al­ter­na­ti­va re­cien­te la ha lan­za­do la com­pa­ñía tai­wa­ne­sa Asus, un gi­gan­te del hard­wa­re, con Tin­ker, una pla­ca más ca­ra que la Rasp­berry Pi, pe­ro tam­bién más rá­pi­da. Ese mo­vi­mien­to de­mues­tra que los or­de­na­do­res de ba­jo cos­te pue­den ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal en ese fu­tu­ro in­me­dia­to mar­ca­do por la ro­bó­ti­ca y los dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a In­ter­net e in­te­li­gen­tes.

EL PRI­MER LO­TE, DE 10.000 EQUI­POS, SE VEN­DIÓ EN UNOS MI­NU­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.