La te­le ya es in­te­li­gen­te

Del tu­bo ca­tó­di­co a la Smart TV en ape­nas una dé­ca­da. La televisión si­gue sien­do uno de los dis­po­si­ti­vos claves en cual­quier ho­gar. ¿Qué de­be­mos te­ner en cuen­ta a la ho­ra de com­prar una y có­mo se­rá la te­le del fu­tu­ro?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

Más gran­des, más del­ga­das, más ca­pa­ces… Las teles ca­da vez son me­jo­res. Y más ba­ra­tas. Pe­ro a la ho­ra de ir a com­prar una nue­va, no re­sul­ta fá­cil ele­gir. Hay un am­plio aba­ni­co de ta­ma­ños y pre­cios. Mu­chos es­ló­ga­nes re­sul­to­nes y un mon­tón de si­glas y jer­ga que sue­le pro­du­cir con­fu­sión en el con­su­mi­dor. LED, LCD, UHD, OLED, 4K, HDR… ¿Qué sig­ni­fi­can? ¿Qué es me­jor? En de­fi­ni­ti­va, ¿qué di­fe­ren­cia hay en­tre los apa­ra­tos que ofre­cen un mon­tón de pres­ta­cio­nes por 500 eu­ros y los que cues­tan lo mis­mo que un co­che? Y para es­ta pre­gun­ta fun­da­men­tal so­lo hay una res­pues­ta, muy ga­lle­ga: po­co y mu­cho, to­do de­pen­de de lo que quie­ra ad­qui­rir el con­su­mi­dor.

¿Ha­ce fal­ta re­no­var ya?

En la so­cie­dad de la in­for­ma­ción y de la renovación tec­no­ló­gi­ca per­ma­nen­te to­dos los usua­rios tie­nen el mis­mo di­le­ma: ¿me con­vie­ne com­prar ya o ha­ce fal­ta es­pe­rar? En el ca­so de los te­le­vi­so­res, los ex­per­tos sos­tie­nen que se pue­de uno plan­tear una renovación si no se ha he­cho en los úl­ti­mos dos años. Hay va­rias ra­zo­nes para es­ta afir­ma­ción. La pri­me­ra, la pro­gre­si­va adap­ta­ción de nue­vos es­tán­da­res en re­so­lu­ción (4K) o ta­ma­ño. La se­gun­da, el pro­gre­si­vo aba­ra­ta­mien­to de los apa­ra­tos. Y la tercera, la en­tra­da en vía muer­ta de tec­no­lo­gías que no han aca­ba­do de cua­jar en el mer­ca­do, co­mo las 3D TV o las pan­ta­llas cur­vas.

¿Me com­pro una cur­va?

Cuan­do irrum­pie­ron en las tien­das, pa­re­cían el no va más. Lle­ga­ron en­vuel­tas en una gran cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria que las en­cum­bró co­mo las rei­nas de la in­mer­sión. Pe­ro ese efec­to so­lo se con­se­guía en con­di­cio­nes muy con­cre­tas. Las teles cur­vas, atrac­ti­vas en lo for­mal, pe­ro dis­cu­ti­bles en el ren­di­mien­to, fue­ron una mo­da, una apues­ta de gran­des fa­bri­can­tes co­mo Sam­sung o LG. Aún se ven en las tien­das, pe­ro es­tán en re­ti­ra­da. Y aca­ba­rán ex­tin­guién­do­se, con­ver­ti­das en sím­bo­los de una era.

¿Cuán­tas pul­ga­das?

La pri­me­ra de­ci­sión es cla­ra. El apa­ra­to a com­prar se­rá plano y rec­tan­gu­lar. Pe­ro, ¿de qué ta­ma­ño? Ahí lle­ga otro di­le­ma. Los ex­per­tos tie­nen una má­xi­ma, cuan­to más gran­de me­jor, y a la ho­ra de es­co­ger una nue­va rei­na del sa­lón re­co­mien­dan, si el bol­si­llo lo per­mi­te, em­pe­zar en 55 pul­ga­das, unas di­men­sio­nes bas­tan­te con­si­de­ra­bles y que en cier­tos ho­ga­res com­pac­tos pue­den pa­re­cer ex­ce­si­vas. ¿O no?

La evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de los te­le­vi­so­res va en pa­ra­le­lo con un cons­tan­te au­men­to de ta­ma­ño. Ha­ce unos años una te­le de 32 pul­ga­das era enor­me. Y hoy pa­re­cen pe­que­ñas cuan­do las ex­po­nen en las tien­das. Por su­pues­to, hay que com­pro­bar que la dis­tan­cia de vi­sión sea ade­cua­da. Y ya no hay una úni­ca me­di­da de dis­tan­cia ade­cua­da. De­pen­de de la re­so­lu­ción. Se­gún una fór­mu­la que cir­cu­la por In­ter­net, si el apa­ra­to es HD, hay que si­tuar­se por lo me­nos a lo equi­va­len­te a tres ve­ces la al­tu­ra de la te­le. Si es 4K, más cer­ca. Hay otras ecua­cio­nes aún más com­pli­ca­das que tie­nen en cuen­ta los án­gu­los de vi­sión, pe­ro tal vez no sean ne­ce­sa­rias y lle­gue con apli­car el sen­ti­do co­mún: an­te la du­da, la más gran­de.

La re­so­lu­ción

1080p o Full HD es el es­tán­dar de re­so­lu­ción vi­gen­te. La ma­yor par­te del con­te­ni­do que ofre­cen los ca­na­les de la TDT o pla­ta­for­mas co­mo Mo­vis­tar +, Net­flix o Ama­zon tie­ne es­ta ca­li­dad. Pe­ro a es­tas al­tu­ras, con el 4K (tie­ne cua­tro ve­ces más pí­xe­les que el HD y, por lo tan­to, imá­ge­nes mu­cho más de­fi­ni­das) co­mo nue­vo es­tán­dar en un ho­ri­zon­te ca­da vez más cer­cano, no pa­re­ce una de­ci­sión ra­zo­na­ble ad­qui­rir un apa­ra­to que ha­ya que re­no­var pron­to por­que no es­tá pre­pa­ra­do para el fu­tu­ro in­me­dia­to. Con­vie­ne com­prar una te­le 4K.

So­pa de si­glas

Des­apa­re­ci­dos los fa­mo­sos plas­mas, la ma­yor par­te de los te­le­vi­so­res del mer­ca­do son

LED-LCD, que per­mi­te crear apa­ra­tos del­ga­dos y bas­tan­te ba­ra­tos, in­clu­so con re­so­lu­cio­nes 4K. Y hay una tec­no­lo­gía que ha irrum­pi­do con fuerza en los úl­ti­mos tiem­pos, la OLED. Per­mi­te ofre­cer ne­gros más pro­fun­dos (tal vez el fac­tor más fun­da­men- tal en la ca­li­dad de ima­gen), me­jo­res con­tras­tes, som­bras más de­ta­lla­das… Su­po­ne una gran evo­lu­ción, pe­ro a cam­bio de pre­cios mu­cho más ele­va­dos, por en­ci­ma de los mil eu­ros. Si el con­su­mi­dor se lo pue­de per­mi­tir, no­ta­rá la di­fe­ren­cia, pe­ro tal vez no le val­ga la pe­na si no tie­ne gran­des pre­ten­sio­nes. Hay teles 4K de 55 pul­ga­das por 500 eu­ros. Y se ven muy bien.

La ba­ta­lla del HDR

Otra tec­no­lo­gía de ima­gen lla­ma­da a ser im­por­tan­te (y que es un pa­so más allá del 4K) es el HDR. Ofre­ce más co­lo­res, me­jo­res ra­tios de con­tras­te y más bri­llo. Su­po­ne una gran me­jo­ra, pe­ro tam­bién ha ge­ne­ra­do una ba­ta­lla in­dus­trial que recuerda la de los ví­deos Be­ta y VHS (ga­na­dor in­dis­cu­ti­ble) y la de los dis­cos Blu Ray con­tra los HD DVD. Los con­ten­dien­tes aho­ra son Ul­tra HD Pre­mium y Dolby Vi­sion. Y aún no se pue­de adi­vi­nar quién se­rá el ga­na­dor, pe­ro hay mar­cas, co­mo LG, que han pro­ba­do a in­te­grar los dos.

El re­fres­co y el con­tras­te

Si uno mi­ra con de­ta­lle las ca­jas y las ho­jas de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de los te­le­vi­so­res, uno de los as­pec­tos a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de va­lo­rar una com­pra es el re­fres­co de la ima­gen. En es­te ca­so, co­mo en el del ta­ma­ño, los ex­per­tos coin­ci­den, cuan­to más, me­jor. Tam­bién po­nen una ba­rre­ra. Con­vie­ne ad­qui­rir apa­ra­tos ca­pa­ces de, al me­nos, ofre­cer una ta­sa de re­fres­co de 120 her­cios.

So­bre el con­tras­te, las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das cues­tio­nan las ci­fras ofre­ci­das por los fa­bri­can­tes y con­si­de­ran que ha­cen lo mis­mo que los de co­ches con los da­tos de con­su­mo de com­bus­ti­ble. No son reales. Es me­jor fiar­se de los pro­pios ojos. Y de los oí­dos.

¿Qué pa­sa con el so­ni­do?

El adel­ga­za­mien­to de los te­le­vi­so­res se ha tra­du­ci­do en pro­ble­mas para los al­ta­vo­ces que traen in­te­gra­dos. Y eso pro­vo­ca que el so­ni­do no es­té a la al­tu­ra de la ima­gen. Hay mo­de­los y mar­cas me­jo­res y peo­res, pe­ro la so­lu­ción más efec­ti­va pa­sa por ras­car­se el bol­si­llo. Si el apa­ra­to de televisión sa­le más ba­ra­to, par­te del di­ne­ro aho­rra­do pue­de de­di­car­se a la ad­qui­si­ción de una ba­rra de so­ni­do, por al­go me­nos de 100 eu­ros hay mo­de­los com­pe­ten­tes.

Puer­tos, puer­tos, puer­tos

La co­nec­ti­vi­dad es un fac­tor de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de com­prar una te­le. Cuan­tos más puer­tos HDMI ten­ga el apa­ra­to, me­jor. Ba­rras de so­ni­do, con­so­las, or­de­na­do­res y otros dis­po­si­ti­vos los ne­ce­si­tan. Cua­tro pue­de ser una ci­fra ra­zo­na­ble. Y nun­ca so­bra un puer­to USB, para co­nec­tar un te­cla­do, un dis­co du­ro o lo que sea ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.