A co­la­bo­rar

Las apli­ca­cio­nes de tra­ba­jo en co­mún co­mo Slack, Asa­na o Yam­mer co­bran im­por­tan­cia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: DA­VID SERANTES

La co­mu­ni­ca­ción en­tre los res­pon­sa­bles y sus equi­pos ha cam­bia­do tan­to en las em­pre­sas que las ci­fras in­di­can que tres de ca­da cua­tro tra­ba­ja­do­res re­ci­ben al­gún men­sa­je con ins­truc­cio­nes a tra­vés de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea de for­ma dia­ria. Al­go tan sim­ple pue­de su­po­ner un ali­vio y una so­lu­ción o to­do un do­lor de ca­be­za si se con­vier­te en un há­bi­to que in­flu­ya ne­ga­ti­va­men­te en la for­ma de tra­ba­jar a me­dio pla­zo. La ne­ce­si­dad de ac­ce­der de for­ma ágil en to­do mo­men­to a la in­for­ma­ción di­gi­tal ha fo­men­ta­do la apa­ri­ción de un buen nú­me­ro de ser­vi­cios en la nu­be que in­ten­tan fa­ci­li­tar el tra­ba­jo en equi­po. To­do es­tá cam­bian­do en la for­ma de tra­ba­jar co­la­bo­ra­ti­va­men­te. Es el ca­so de Ma­rio Seoa­ne, un vi­gués que co­la­bo­ra con di­fe­ren­tes pu­bli­ca­cio­nes di­gi­ta­les para las que ela­bo­ra con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les. For­ma par­te de va­rios equi­pos con los que se co­mu­ni­ca a tra­vés del tra­di­cio­nal co­rreo elec­tró­ni­co, si bien re­co­no­ce que la ma­yor par­te de es­tas co­mu­ni­ca­cio­nes ya las es­tá rea­li­zan­do a tra­vés de Slack, una he­rra­mien­ta de men­sa­je­ría que per­mi­te la crea­ción de múl­ti­ples ca­na­les para cha­tear con los di­fe­ren­tes gru­pos y don­de se in­ter­cam­bian ideas de for­ma muy ágil. Ade­más de tex­to, mu­chos de sus men­sa­jes den­tro de la apli­ca­ción in­clu­yen imá­ge­nes de los tra­ba­jos que es­tá desa­rro­llan­do. En el ca­so del in­ge­nie­ro Fran Cou­to, la cor­po­ra­ción para la que tra­ba­ja ha de­ci­di­do apro­ve­char las he­rra­mien­tas que Mi­cro­soft po­ne a dis­po­si­ción den­tro de su pa­que­te ofi­má­ti­co Of­fi­ce 365 y ya es­tá tra­ba­jan­do en va­rios gru­pos que ven evo­lu­cio­nar sus pro­yec­tos den­tro de la apli­ca­ción Yam­mer. Se tra­ta de una red so­cial de ca­rác­ter cor­po­ra­ti­va don­de las di­fe­ren­tes uni­da­des de la em­pre­sa han en­con­tra­do una for­ma muy pro­duc­ti­va de co­mu­ni­ca­ción. La ven­ta­ja que des­ta­ca es la fa­ci­li­dad para man­te­ner con­ver­sa­cio­nes so­bre un te­ma es­pe­cí­fi­co sin dis­per­sar­se. Los com­pa­ñe­ros van aña­dien­do sus co­men­ta­rios al plan­tea­mien­to ini­cial y to­do apa­re­ce per­fec­ta­men­te or­de­na­do.

Los ser­vi­cios de al­ma­ce­na­mien­to de in­for­ma­ción en la nu­be tam­bién han su­pues­to un gran cam­bio en la for­ma de tra­ba­jar de mu­chos pro­fe­sio­na­les. Aho­ra que es­tán de mo­da los dis­cos du­ros de me­mo­ria en es­ta­do só­li­do (SSD), pe­ro to­da­vía no han al­can­za­do un equi­li­brio en­tre ca­pa­ci­dad y pre­cio en el mer­ca­do, es muy ha­bi­tual que al­guien acos­tum­bra­do a te­ner a su dis­po­si­ción más de 400 GB de da­tos se vea de re­pen­te con un or­de­na­dor por­tá­til que in­cor­po­ra 128 GB. Un se­rio pro­ble­ma para mu­chos que se ha vis­to sol­ven­ta­do gracias a los es­pa­cios en los ser­vi­do­res de em­pre­sas co­mo Drop­box, Ap­ple con su ser­vi­cio iC­loud o Mi­cro­soft con OneD­ri­ve.

La ten­den­cia ac­tual pa­sa por ubi­car to­da tu in­for­ma­ción en es­tos ser­vi­cios, de­jan­do en tus dis­po­si­ti­vos, smartp­ho­nes, ta­ble­tas o por­tá­ti­les tan so­lo la in­for­ma­ción más re­le­van­te que quie­res lle­var con­ti­go en to­do mo­men­to y que no re­quie­ra de co­ne­xión a In­ter­net. La gran ba­za que ofre­cen es­tos ser­vi­cios es la de pro­por­cio­nar una bue­na can­ti­dad de es­pa­cio por un pre­cio bas­tan­te ase­qui­ble, y ade­más con la ga­ran­tía de te­ner la in­for­ma­ción re­pli­ca­da y con co­pias de se­gu­ri­dad au­to­ma­ti­za­das.

Un ser­vi­cio co­mo OneD­ri­ve de Mi­cro-

LA DIS­MI­NU­CIÓN DEL NÚ­ME­RO DE EMAILS RE­CI­BI­DOS ES UNA VEN­TA­JA

soft per­mi­te al­ma­ce­nar 5 GB de in­for­ma­ción en la nu­be de for­ma gra­tui­ta y dis­po­ne de pla­nes muy atrac­ti­vos para em­pre­sas, que pue­den ofre­cer a sus em­plea­dos la que a día de hoy pa­re­ce des­me­su­ra­da can­ti­dad de 5 TB de al­ma­ce­na­mien­to.

Aho­ra es ha­bi­tual ver co­mo mu­chas per­so­nas acu­den a una reunión lle­van­do en la mano tan so­lo una ta­ble­ta que pe­sa me­nos que un car­tón de le­che. Es­te es el ca­so de Ana Tui­mil, una lu­gue­sa re­pre­sen­tan­te de ven­tas para una im­por­tan­te mar­ca de ro­pa que no sa­be vi­vir ya sin su ta­ble­ta, des­de la que ac­ce­de di­rec­ta­men­te a la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta con su co­ne­xión de al­ta ve­lo­ci­dad y que ade­más man­tie­ne ac­tua­li­za­da en tiem­po real gracias a su equi­po, ubi­ca­do a cien­tos de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.