Na­ve­ga­do­res web, un jue­go de zo­rros

La irrup­ción de Fi­re­fox Quan­tum pue­de cam­biar un pa­no­ra­ma do­mi­na­do por Goo­gle Chro­me y en el que el In­ter­net Ex­plo­rer de Mi­cro­soft se ha des­plo­ma­do en me­nos de una dé­ca­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

HA­CE TRE­CE AÑOS LA LLE­GA­DA DE FI­RE­FOX SU­PU­SO UNA RE­VO­LU­CIÓN

H ace una eter­ni­dad di­gi­tal, a prin­ci­pios de no­viem­bre del 2004, el rey de los na­ve­ga­do­res web era el ve­tus­to y pe­sa­do In­ter­net Ex­plo­rer de Mi­cro­soft. En­ton­ces apa­re­ció un nue­vo pro­gra­ma, el Fi­re­fox, desa­rro­lla­do con có­di­go abier­to. Co­men­zó en­ton­ces una gue­rra que, tre­ce años des­pués y con un es­ce­na­rio com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, vuel­ve a re­cru­de­cer­se con el lan­za­mien­to de un nue­vo pro­duc­to de la Fun­da­ción Mo­zi­lla.

El nue­vo Fi­re­fox, lla­ma­do Quan­tum, vio la luz el 14 de no­viem­bre. Su lle­ga­da ha si­do elo­gia­da por la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da, que lo ve co­mo una al­ter­na­ti­va al ac­tual mo­nar­ca de los na­ve­ga­do­res, el Chro­me de Goo­gle, na­ci­do en el 2008 y que hoy os­ten­ta or­gu­llo­so una do­ble co­ro­na en or­de­na­do­res y en mó­vi­les (aquí tie­ne la ayu­da de su preins­ta­la­ción en el sis­te­ma he­ge­mó­ni­co An­droid). Quan­tum des­ta­ca por su ra­pi­dez, por la lim­pie­za de su in­ter­faz, por in­te­grar una he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer pan­ta­lla­zos y pre­su­me de de­vo­rar po­cos re­cur­sos del or­de­na­dor, lo que mu­chos con­si­de­ran gran ta­lón de Aqui­les del na­ve­ga­dor de Goo­gle. Aún así, lo ten­drá di­fí­cil pa­ra triunfar. En el mun­do di­gi­tal bue­nas pres­ta­cio­nes no son si­nó­ni­mo de éxi­to. Y la si­tua­ción es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a la del 2004.

Ha­ce tre­ce años la lle­ga­da de Fi­re­fox su­pu­so una pe­que­ña re­vo­lu­ción. Apa­re­cía una al­ter­na­ti­va fres­ca a un pro­gra­ma ave­jen­ta­do y po­co evo­lu­cio­na­do. Con­si­guió rá­pi­da­men­te po­pu­la­ri­dad. Y aca­bó sien­do el rey du­ran­te un tiem­po. Pe­ro el mun­do di­gi­tal ha cam­bia­do. El In­ter­net Ex­plo­rer ya no exis­te de for­ma ofi­cial (aun­que es el na­ve­ga­dor por de­fec­to en Win­dows 7 y Win­dows 8 y aún lo usa mu­cha gen­te, un 10 % de cuo­ta, se­gún va­rios sis­te­mas de ana­lí­ti­ca). Mi­cro­soft apro­ve­chó el lan­za­mien­to ma­si­vo de Win­dows 10 pa­ra en­te­rrar­lo (na­die llo­ró en el fu­ne­ral) y sus­ti­tuir­lo por un nue­vo pro­gra­ma, Ed­ge, que de mo­men­to –fue pu­bli­ca­do en el 2015– no ha lo­gra­do una gran cuo­ta de mer­ca­do, pe­se a ve­nir preins­ta­la­do en la ma­yo­ría de los or­de­na­do­res que sa­len al mer­ca­do.

A Ed­ge, que tie­ne va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas in­tere­san­tes co­mo su es­ca­so con­su­mo de re­cur­sos y la sen­ci­llez de su in­ter­faz, le re­pro­chan el ca­re­cer de una batería de ex­ten­sio­nes co­mo la que tie­ne Chro­me. Se­gún la com­pa­ñía, la ra­zón prin­ci­pal es la se­gu­ri­dad.

El na­ve­ga­dor de Mi­cro­soft es no­ti­cia por­que aca­ba de con­ver­tir­se en mul­ti­pla­ta­for­ma y dar el sal­to a los sis­te­mas ope­ra­ti­vos mó­vi­les An­droid e iOS. Ese mo­vi­mien­to es­tra­té­gi­co, pro­du­ci­do tras el fra­ca­so de Win­dows 10 Mo­bi­le, ha lla­ma­do la aten­ción. Y es que el pro­gra­ma in­cor­po­ra un al­ma­cén de bús­que­das, fa­vo­ri­tos y lis­tas de lec­tu­ra que pue­de usar­se de for­ma con­jun­ta y sin­cro­ni­za­da en el smartp­ho­ne y en el PC (uti­li­zan­do una cuen­ta Mi­cro­soft, cla­ro). Tam­bién in­cor­po­ra un lec­tor de có­di­gos QR y otros ser­vi­cios que lo con­vier­ten en una dig­na al­ter­na­ti­va a Chro­me, Sa­fa­ri, Fi­re­fox o esa cuar­ta vía que siem­pre sig­ni­fi­có el in­de­pen­dien­te y aho­ra re­no­va­do Ope­ra, que com­par­te con el pro­gra­ma de Mo­zi­lla una re­no­va­da apues­ta por la efi­cien­cia y la ra­pi­dez.

An­te es­te nue­vo pa­no­ra­ma con más com­pe­ten­cia, ¿qué ha­ce el rey? ¿Qué pla­nes tie­ne Goo­gle pa­ra uno de sus pro­duc­tos es­tre­lla? Pues pron­to lle­ga­rán no­ve­da­des. Una de ellas col­ma­rá una vie­ja reivin­di­ca­ción de los in­ter­nau­tas: el so­ni­do no se re­pro­du­ci­rá de for­ma au­to­má­ti­ca cuan­do se ac­ce­da a una pá­gi­na web. Tam­bién au­men­ta­rán los avi­sos de se­gu­ri­dad y per­mi­ti­rán blo­quear cier­to ti­po de con­te­ni­do. Pe­ro de mo­men­to na­die ha anun­cia­do una re­ba­ja en el con­su­mo de me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.