Un mar de ideas de y pa­ra la gen­te del mar

El plan pa­ra la ges­tión de la pes­ca en las Illas Atlán­ti­cas, el pro­yec­to Em­pren­de­mar, la lon­ja vi­si­ta­ble de O Gro­ve, y la ela­bo­ra­ción de com­post con las al­gas de Vi­la­boa ga­nan los pre­mios Eco­no­mía Azul

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - A. BUÍNCAS RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Un to­tal de 7.050 per­so­nas vo­ta­ron en la web ha­bi­li­ta­da pa­ra ele­gir ga­na­do­res

No tie­nen do­ta­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro su­po­nen un ali­cien­te pa­ra los gru­pos de ac­ción

El mar ya tie­ne sus Os­car par­ti­cu­la­res. Son los pre­mios Eco­no­mía Azul, ins­ti­tui­dos por la Con­se­lle­ría do Mar pa­ra dis­tin­guir las ini­cia­ti­vas de desa­rro­llo sos­te­ni­ble más des­ta­ca­das pen­sa­das por y pa­ra la gen­te de las zo­nas cos­te­ras, per­ge­ña­das por esos Gru­pos de Ac­ción Lo­cal do Sec­tor Pes­quei­ro (GALP) em­pe­ña­dos en sa­car to­do el pro­ve­cho po­si­ble a ese mar que tie­nen a la puer­ta de ca­sa sin per­der de vis­ta la ne­ce­si­dad de cui­dar­lo y pre­ser­var­lo pa­ra el fu­tu­ro.

Los ga­lar­do­nes no tie­nen do­ta­ción eco­nó­mi­ca al­gu­na, pe­ro su­po­nen un re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co, to­do un es­pal­da­ra­zo pa­ra los pro­yec­tos seleccionados, al tiem­po que se con­vier­ten en un aci­ca­te pa­ra que quie­nes vi­ven en las zo­nas cos­te­ras pon­gan la ca­be­za a an­dar en bus­ca de fór­mu­las que per­mi­tan apro­ve­char y sa­car ma­yor ren­di­mien­to al me­dio ma­rino.

No ha­ce fal­ta te­ner una idea ge­nial. Cier­to que mu­chas de las pro­pues­tas son no­ve­do­sas, de nue­vo cu­ño y crea­ción, pe­ro hay otras que hun­den sus raí­ces en lo an­ces­tral, en tra­di­cio­nes que for­man par­te de la idio­sin­cra­sia ma­ri­ne­ra, ra­yan­do en el cos­tum­bris­mo. Por­que ¿aca­so no es de siem­pre lo de es­ter­car (abo­nar) as lei­ras (fin­cas) con arg­ha­so (sar­ga­zo)? La úni­ca di­fe­ren­cia con la ini­cia­ti­va del Concello y Co­fra­día de Vi­la­boa dis­tin­gui­do con el Eco­no­mía Azul en la ca­te­go­ría de me­jor pro­yec­to de in­no­va­ción lo­cal es que con esas al­gas que re­co­gen las ma­ris­ca­do­ras se ha­ce com­post pa­ra abo­nar par­ques y jar­di­nes o los huer­tos ve­ci­na­les.

Los pre­mios, entregados el vier­nes pa­sa­do en la Ci­da­de da Cul­tu­ra, tu­vie­ron co­mo in­vi­ta­da de ho­nor a Lorena Van de Kolk, re­pre­sen­tan­te de la Red Eu­ro­pea de las Zo­nas de Pes­ca (Far­net) en la que se in­te­gran to­dos los GALP de Eu­ro­pa. Pa­ra ele­gir los me­jo­res pro­yec­tos, la Con­se­lle­ría do Mar es­ta­ble­ció cua­tro ca­te­go­rías y se­lec­cio­nó tres ini­cia­ti­vas finalistas en ca­da una de ellas. La ga­na­do­ra fue se­lec­cio­na­da por el pú­bli­co, que a tra­vés de una pá­gi­na web apo­yó a su fa­vo­ri­ta. Vo­ta­ron 7.050 per­so­nas que en­cum­bra­ron los pro­yec­tos de ges­tión de la pes­ca en el par­que na­cio­nal de las Illas Atlán­ti­cas, de em­pren­di­mien­to em­pre­sa­rial, la lon- ja vi­si­ta­ble y el apro­ve­cha­mien­to de al­gas.

APO­YO A LA PES­CA COS­TE­RA

Fae­nan­do en el pa­raí­so. El pre­mio en es­te apar­ta­do fue pa­ra un pro­yec­to de coo­pe­ra­ción en­tre los GALP de Arou­sa, Pon­te­ve­dra y Vi­go pa­ra me­jo­rar la go­ber­nan­za de la ges­tión pes­que­ra en el ám­bi­to del Par­que Na­cio­nal Illas Atlán­ti­cas. Cin­co co­fra­días —Agui­ño, O Gro­ve, Por­to­no­vo, Bueu y Can­gas— bus­can fór­mu­las pa­ra com­pa­ti­bi­li­zar esa fi­gu­ra de pro­tec­ción y la ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va que los pes­ca­do­res his­tó­ri­ca­men­te han desa­rro­lla­do allí. Con la no des­truc­ción de em­pleo en el sec­tor ar­te­sa­nal co­mo pre­mi­sa y en aras de la sos­te­ni­bi­li­dad, las co­fra­días in­vo­lu­cra­das pre­ten­den con­ge­lar e in­clu­so re­du­cir la pre­sión pes­que­ra en el en­torno na­tu­ral in­da­gan­do en las po­si­bi­li­da­des de com­bi­nar la ac­ti­vi­dad tra­di­cio­nal con la tu­rís­ti­ca en el ám­bi­to del par­que.

Por aho­ra, lo que se ha he­cho es re­unir in­for­ma­ción cuan­ti­ta­ti­va so­bre los ar­ma­do­res que allí ope­ran y sus em­bar­ca­cio­nes y aho­ra de­be com­ple­men­tar­se con da­tos so­bre las zo­nas ha­bi­tua­les de pes­ca y otras cues­tio­nes pa­ra co­no­cer de for­ma más pre­ci­sa la de­pen­den­cia do sec­tor de las aguas del par­que y del nú­me­ro de fa­mi­lias afec­ta­das. Esa foto se­rá la ba­se pa­ra di­se­ñar es­tra­te­gias que per­mi­tan au­men­tar el nú­me­ro de em­pleos, ga­nar en com­pe­ti­ti­vi­dad, dig­ni­fi­car las pro­fe­sio­nes del mar, au­men­tar el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal y ge­ne­rar nue­vas opor­tu­ni­da­des.

CREA­CIÓN DE EM­PLEO

Muy pro­fe­sio­nal. La Co­fra­día de Cam­ba­dos se lle­vó el pre­mio en es­ta ca­te­go­ría pa­ra el GALP Ría de Arou­sa con su ini­cia­ti­va Em­pren­de­mar, plan­tea­da pa­ra ser un re­vul­si­vo pa­ra el mer­ca­do la­bo­ral y es­ti­mu­lar la eco­no­mía de las zo­nas pes­que­ras. Tie­ne por ob­je­ti­vo dos co­lec­ti­vos prio­ri­ta­rios: los me­no­res de 30 años, fran­ja en la que se ce­ba la ta­sa de pa­ro, y mu­je­res, gru­po tam­bién cas­ti­ga­do en las es­ta­dís­ti­cas de des­em­pleo. Par­tien­do de la ba­se de que te­ner tra­ba­jo en el mu­ni­ci­pio es bá­si­co pa­ra fi­jar po­bla­ción, Concello y Co­fra­día di­se­ña­ron un plan pa­ra apo­yar la pro­fe­sio­na­li­za­ción y el lan­za­mien­to de ini­cia­ti­vas de au­to­em­pleo en el sec­tor pes­que­ro.

Pri­me­ro ana­li­za­ron el po­ten­cial y los re­cur­sos del te­rri­to­rio pa­ra po­ner en mar­cha ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias a la pes­ca, co­mo pue­de ser el tu­ris­mo ma­ri­ne­ro, pe­ro tam­bién otros de ca­rác­ter in­no­va­dor. Des­pués crea­ron un vi­ve­ro de em­pre­sas des­de el que ase­so­rar a em­pren­de­do­res que quie­ran po­ner en mar­cha esas ini­cia­ti­vas, al tiem­po que se for­ma a jó­ve­nes y mu­je­res pa­ra que ad­quie­ran com­pe­ten­cias claves pa­ra tra­ba­jar en esas ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias. Fi­nal­men­te, la ho­ja de ru­ta pre­vé im­par­tir char­las en cen­tros de en­se­ñan­za pa­ra pro­mo­ver la pro­fe­sio­na­li­za­ción y el em­pren­di­mien­to en ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias al sec­tor pes­que­ro. Un ejem­plo con­cre­to de las ac­ti­vi­da­des or­ga­ni­za­das en el mar­co de Em­pren­de­mar fue el ta­ller de co­ci­na de al­gas y con­ser­vas ar­te­sa­na­les que im­par­tió el chef Antonio Bo­ta­na en Cam­ba­dos con jó­ve­nes y mu­je­res.

DI­VER­SI­FI­CA­CIÓN

La lon­ja vi­si­ta­ble. De nue­vo el GALP Ría de Arou­sa se lle­vó los aplau­sos. Y es que el pú­bli­co eli­gió una de las ini­cia­ti­vas pre­sen­ta­das en ese gru­po cos­te­ro en el apar­ta­do de di­ver­si­fi­ca­ción. El pro­yec­to lo sus­cri­be la Co­fra­día de O Gro­ve y lo ha acu­ña­do con el nom­bre de Lon­xa­na­tur. Par­te de la ba­se de que una subas­ta de pes­ca­do es to­do un fes­ti­val de co­lo­res, olo­res y so­ni­dos que atrae a pro­pios y, es­pe­cial­men­te, a ex­tra­ños del mun­do del mar. Y po­ne ba­rra li­bre a esa fies­ta ha­cien­do de la ru­la una lon­ja vi­si­ta­ble, un lu­gar en el que ob­ser­var la pri­me­ra par­te del re­co­rri­do co­mer­cial del pes­ca­do sin en­tor­pe­cer a quie­nes es­tán tra­ba­jan­do y ac­tuan­do en ese fes­ti­val. Así, lo que han he­cho en O Gro­ve es ofre­cer un atrac­ti­vo más a la gran can­ti­dad de tu­ris­tas que acu­de a la lo­ca­li­dad. Pa­ra ello, acon­di­cio­na­ron la par­te su­pe­rior del edi-

fi­cio en el que su­bas­tan pa­ra que esos vi­si­tan­tes pue­dan ser tes­ti­gos del tra­ba­jo que se rea­li­za en la lon­ja sin di­fi­cul­tar el pro­ce­so de co­mer­cia­li­za­ción.

Aho­ra bien, la lon­ja vi­si­ta­ble no se que­da en sim­ple atrac­ti­vo tu­rís­ti­co. Ahí en­tra en jue­go la otra apues­ta rea­li­za­da ha­ce años por la Co­fra­día de O Gro­ve pa­ra co­mer­cia­li­zar di­rec­ta­men­te los pro­duc­tos pes­que­ros de su flo­ta, fin pa­ra el que crea­ron una pes­ca­de­ría de ven­ta al pú­bli­co. De es­ta ma­ne­ra, el pó­si­to con­si­gue re­for­zar su pro­yec­to de pro­mo­ción y pues­ta en va­lor de sus pro­duc­tos.

La ini­cia­ti­va se com­ple­ta con una se­rie de ci­clos di­vul­ga­ti­vos so­bre el mar y la po­bla­ción ma­ri­ne­ra que, agru­pa­dos ba­jo los epí­gra­fes Os Pro­duc­tos do Mar, Os Ofi­cios do Mar e o Pa­pel da Mu­ller y Di­ver­si­fi­ca Mar van a con­tri­buir a dar a co­no­cer las ar­tes de pes­ca, la cul­tu­ra ma­ri­ne­ra y los re­cur­sos de la ría. Pa­ra ello cuen­tan con ma­te­rial de apo­yo, co­mo es un acuario ins­ta­la­do en la zo­na de la pes­ca­de­ría pa­ra po­der ob­ser­var los pro­duc­tos del mar vi­vos.

Pa­ra se­lec­cio­nar­lo, la Con­se­lle­ría do Mar tu­vo en cuen­ta lo que Lon­xa­na­tur tie­ne de avan­ce del sec­tor pes­que­ro pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo y apostar por par­ti­ci­par de for­ma ac­ti­va en la pro­mo­ción y ven­ta de su pro­duc­to ayu­da­dos de una di­ver­si­fi­ca­ción co­mer­cial y tu­rís­ti­ca.

IN­NO­VA­CIÓN LO­CAL

La pa­ra­do­ja de ha­cer nue­vo

lo vie­jo. No de­ja de ser cu­rio­so que el pre­mio al me­jor pro­yec­to de in­no­va­ción lo­cal —el úni­co, por cier­to, que es­qui­vó el GALP Ría de Arou­sa, por­que se en­mar­ca en el de Ría de Vi­go-A Guar­da— es­té ba­sa­do en el co­no­ci­mien­to an­ces­tral del po­ten­cial que tie­nen las al­gas co­mo abono en los usos agrí­co­las. Pe­ro fue se­lec­cio­na­do co­mo fi­na­lis­ta por Mar —y por el pú­bli­co co­mo ga­na­dor— en es­ta ca­te­go­ría por­que, a pe­sar de ser sa­bi­do, lo cier­to es que no exis­ten ex­pe­rien­cias si­mi­la­res en nin­gu­na de las co­fra­días que su­fren el pro­ble­ma de la pro­li­fe­ra­ción de al­gas ver­des en sus ban­cos ma­ris­que­ros.

Pue­de que sea por­que las ma­ris­ca­do­ras de Vi­la­boa lo pa­de­cen en ma­yor me­di­da que los de­más o pue­de que sea por­que es­tas pro­fe­sio­na­les se lo ha­yan to­ma­do ya co­mo al­go per­so­nal es­te fe­nó­meno de la na­tu­ra­le­za. Vie­ne esto a cuen­to por­que ya an­tes del pro­yec­to que les ha he­cho me­re­ce­do­ras del pre­mio Eco­no­mía Azul, la pro­li­fe­ra­ción de al­gas es­po­leó la ima­gi­na­ción del co­lec­ti­vo, que se in­ven­tó una má­qui­na de re­co­gi­da de sar­ga­zo es­pe­cí­fi­ca pa­ra sus ban­cos. Y aún si­guie­ron ma­qui­nan­do pa­ra des­ha­cer­se de las mo­les­tas al­gas con el pro­yec­to aho­ra pre­mia­do. Por­que si re­ti­rar­las es la­bo­rio­so, al­ma­ce­nar­las y bus­car­les un des­tino no lo es me­nos. De ahí sa­lió la idea de apro­ve­char una par­ce­la fa­ci­li­ta­da por el Concello de Vi­la­boa pa­ra amon­to­nar el sar­ga­zo y crear el com­post que des­pués po­drá uti­li­zar co­mo en­mien­da de sue­lo de sus par­ques y jar­di­nes y ofre­cér­se­lo a los ve­ci­nos pa­ra que abo­nen sus huer­tos y huer­tas.

SAN­DRA ALON­SO

Foto de fa­mi­lia de los pro­mo­to­res de los pro­yec­tos ga­lar­do­na­dos y las au­to­ri­da­des au­to­nó­mi­cas y co­mu­ni­ta­rias.

JA­NET GON­ZÁ­LEZ VAL­DÉS

El sec­tor quie­re to­mar las rien­das de la ges­tión pes­que­ra en el es­pa­cio pro­te­gi­do.

RA­MÓN LEIRO

Com­post ela­bo­ra­do con las al­gas de Vi­la­boa.

Car­tel de Lon­xa­na­tur, la ini­cia­ti­va de la Co­fra­día de O Gro­ve.

Ta­ller de co­ci­na de al­gas en el mar­co de Em­pren­de­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.