La me­dia­ción o có­mo dic­tar sen­ten­cia en­tre las par­tes

Per­mi­te la po­si­bi­li­dad de al­can­zar acuer­dos be­ne­fi­cio­sos a tra­vés del diá­lo­go y el con­sen­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - REPORTAJE - MÓ­NI­CA PÉ­REZ

Ga­li­cia lle­va ca­si una dé­ca­da tra­ba­jan­do pa­ra au­men­tar y ex­pan­dir la me­dia­ción en los dis­tin­tos ám­bi­tos de la jus­ti­cia. Pe­ro, ¿en qué con­sis­te exac­ta­men­te la me­dia­ción in­tra­ju­di­cial? Se tra­ta de una so­lu­ción que trans­cu­rre de for­ma pa­ra­le­la a la jus­ti­cia tra­di­cio­nal, que re­per­cu­te de for­ma muy be­ne­fi­cio­sa tan­to en las par­tes in­vo­lu­cra­das en el con­flic­to ju­di­cial co­mo en la víc­ti­ma, en el acu­sa­do o en el pro­pio sis­te­ma ju­di­cial, ya que es una ma­ne­ra de ali­ge­rar la car­ga de los juz­ga­dos, en al­gu­nos ca­sos con con­ten­cio­sos que ter­mi­nan en­ca­llán­do­se y alar­gán­do­se en el tiem­po. Ac­tual­men­te en Ga­li­cia, la me­dia­ción lle­ga a ca­si to­dos los cam­pos de la jus­ti­cia, des­de el fa­mi­liar, don­de co­men­zó por im­plan­tar­se, has­ta el pe­nal, ci­vil y mer­can­til.

En los úl­ti­mos años, de la mano de la Vi­ce­pre­si­den­cia y la Con­se­lle­ría de Pre­si­den­cia, Ad­mi­nis­tra­cións Pú­bli­cas e Xus­ti­za da Xun­ta de Ga­li­cia, que pre­si­de Al­fon­so Rue­da, se han pues­to en mar­cha ser­vi­cios de me­dia­ción en el mar­co de la fa­mi­lia, pe­nal, de se­gu­ri­dad via­ria e in­clu­so ci­vil y mer­can­til.

Co­men­zó en el 2009

El primero de es­tos ser­vi­cios echó a an­dar en el 2009 co­mo un pro­yec­to pi­lo­to en el par­ti­do ju­di­cial de San­tia­go y po­co a po­co se fue im­plan­tan­do en otras ciu­da­des. Lle­gó a Ou­ren­se en el año 2010, a Vi­go en el 2013, a Pon­te­ve­dra en el 2014, a Lu­go y a A Co­ru­ña en el 2015 y por último en el 2016 se im­plan­tó en Ferrol, lle­gan­do así al con­jun­to de las sie­te ciu­da­des ga­lle­gas. La me­dia­ción in­tra­ju­di­cial fa­mi­liar im­pli­ca a más de vein­te ór­ga­nos ju­di­cia­les en la ac­tua­li­dad, co­mo son los juz­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos de San­tia­go, Vi­go, Ou­ren­se, A Co­ru­ña y Pon­te­ve­dra, los de pri­me­ra ins­tan­cia de Ferrol y Lu­go ade­más de otros juz­ga­dos de lo­ca­li­da­des cer­ca­nas en las pro­vin­cias de A Co­ru­ña y Pon­te­ve­dra.

La abo­ga­da Ol­ga Faíl­de, del Co­le­xio de Avo­ga­dos de San­tia­go de Com­pos­te­la, es una de las pri­me­ras que co­men­zó a tra­ba­jar en la me­di­ción fa­mi­liar. Ase­gu­ra que «to­do o que che­ga aos xul­ga­dos de fa­mi­lia po­de re­ma­tar en me­dia­ción». ¿Y qué asun­tos de ín­do­le fa­mi­liar son de­ri­va­dos a un pro­ce­so de me­dia­ción? Pues des­de cual­quier fal­ta de acuer­do en­tre una pa­re­ja di­vor­cia­da con hi­jos has­ta in­clu­so te­mas co­mo la in­ca­pa­ci­dad de un fa­mi­liar, pa­san­do por la re­gu­la­ción de las vi­si­tas en­tre abue­los y nie­tos cuan­do exis­ten desacuer­dos. «To­do o que ten que ver con di­vor­cios, mo­di­fi­ca­cións de me­di­das ou can­do hai que no­mear un ti­tor le­gal pa­ra un fa­mi­liar e os pa­ren­tes non son ca­pa­ces de che­gar a un acor­do», es­pe­ci­fi­ca Faíl­de po­nien­do al­gu­nos de los ejem­plos más co­mu­nes que ter­mi­nan en me­dia­ción.

Más de 2.000 ca­sos han ter­mi­na­do en acuer­dos en 8 años

La me­dia­ción no se ad­mi­te en ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta

Una de las ex­cep­cio­nes que no con­tem­pla po­si­bi­li­dad de me­dia­ción son los ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro. «Máis que na­da por­que se hai una si­tua­ción de de­sigual­da­de, dun­ha par­te so­me­ti­da á ou­tra, aí hai pou­co que ne­go­ciar», pun­tua­li­za es­ta abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en me­dia­ción.

«En xe­ral cal­que­ra de­ci­sión que to­me un pro­xe­ni­tor coa que o ou­tro no es­tea con­for­me po­de aca­bar nun xul­ga­do, in­de­pen­den­te­men­te do ti­po de cus­to­dia», ase­gu­ra. Y es que la ma­la co­mu­ni­ca­ción en­tre los pa­dres en los ca­sos en los que hay me­no­res lle­va a los juz­ga­dos de­ci­sio­nes que a prio­ri po­drían pa­re­cer de ca­rác­ter ín­ti­mo y do­més­ti­co co­mo «que o neno fa­ga a co­mu­nión ou non, que vaia ao co­me­dor na es­co­la, ás ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res ou mes­mo a un­ha via­xe ao es­tran­xei­ro, can­do un de­les non es­tá de acor­do». Cuan­do el con­flic­to, por sim­ple que pa­rez­ca, ter­mi­na ju­di­cia­li­zán­do­se por la in­ca­pa­ci­dad de lle­gar a acuer­dos, la me­dia­ción in­tra­ju­di­cial fa­mi­liar apa­re­ce co­mo una he­rra­mien­ta más pa­ra re­sol­ver el con­flic­to.

Así fun­cio­na la me­dia­ción

Es des­de los juz­ga­dos des­de don­de se de­ri­van a los equi­pos de me­dia­ción los asun­tos que los jue­ces con­si­de­ran que pueden re­sol­ver­se de ese mo­do o cuan­do ven que la co­mu­ni­ca­ción en­tre las par­tes, a pe­sar de no ser bue­na, no ha lle­ga­do a un pun­to de no re­torno. Primero ca­da una de las par­tes acu­de a una se­sión in­for­ma­ti­va, en la que se le ex­pli­ca en qué con­sis­te el pro­ce­so y de­ci­den si es­tán dis­pues­tos a con­ti­nuar con él. To­do el pro­ce­so es siem­pre vo­lun­ta­rio y las dos par­tes tie­nen que es­tar de acuer­do en par­ti­ci­par. Si fi­nal­men­te lle­gan a un acuer­do, es­te siem­pre es mu­cho más per­so­na­li­za­do que el que ha­ga cual­quier juez. «Real­men­te, pó­de­se di­cir que son eles os que dic­tan o con­ti­do da súa pro­pia sen­ten­cia», ase­gu­ra Faíl­de. El acuer­do, ase­so­ra­do en to­do mo­men­to por los abo­ga­dos de ca­da una de las par­tes y con el vis­to bueno de la fis­ca­lía y el juez, ter­mi­na sien­do una he­rra­mien­ta ade­más pa­ra fu­tu­ros con­flic­tos. Y si a pe­sar de la me­dia­ción, no se lle­ga un con­sen­so, siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de que se ce­le­bre el jui­cio.

«Ás ve­ces un­ha sen­ten­za dic­ta o que hai que fa­cer, pe­ro a par­te condenada non es­tá dis­pos­ta a cum­pri­la ou que­re fa­ce­lo só nun­ha par­te», afir­ma Ol­ga Faíl­de, lo que ju­di­cia­li­za «ca­se de por vi­da» al­gu­nos ca­sos. Por eso, es­ta abo­ga­da, que des­de ha­ce unos me­ses tam­bién tra­ba­ja en el ám­bi­to de la me­dia­ción pe­nal, «in­ten­ta­mos me­llo­rar a re­la­ción en­tre as par­tes se é po­si­ble», por­que tras al­can­zar acuer­dos son ca­pa­ces de uti­li­zar esas he­rra­mien­tas que pu­sie­ron en prác­ti­ca du­ran­te la me­dia­ción y apli­car­las en po­si­bles con­flic­tos fu­tu­ros. «Hai xen­te moi crea­ti­va pe­ro que ás ve­ces non o sa­be, e des­pois da me­dia­ción son ca­pa­ces de bus­car so­lu­cións po­si­ti­vas pa­ra as dúas par­tes», ase­ve­ra.

En los úl­ti­mos años, la me­dia­ción in­tra­ju­di­cial es la que ma­yor vo­lu­men de tra­ba­jo ha te­ni­do, al ser la que más tiem­po lle­va fun­cio­nan­do en Ga­li­cia. En los úl­ti­mos ocho años más de 2.000 de­ri­va­cio­nes han ter­mi­na­do en acuer­dos y más del 60 % de las pa­re­jas que fue­ron pro­pues­tas pa­ra par­ti­ci­par en pro­ce­sos me­dia­do­res acu­die­ron a la pri­me­ra se­sión in­for­ma­ti­va. De ellas la mi­tad lo­gra­ron un acuer­do.

Me­jo­ra del diá­lo­go

Y hay que re­sal­tar que en ca­sos co­mo el de las re­la­cio­nes per­so­na­les en el seno fa­mi­liar, más allá de los da­tos cuan­ti­ta­ti­vos, es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te la ca­li­dad de las mis­mas, ya que a tra­vés de la me­dia­ción se lo­gra lle­gar a una en­ten­te co­mún ba­sa­da en el con­sen­so y el diá­lo­go. «A me­dia­ción co­mo re­cur­so ten moi­tí­si­ma po­ten­cia­li­da­de», re­su­me Faíl­de, ase­gu­ran­do que los me­dia­do­res tie­nen que tra­ba­jar pa­ra tra­tar de «equi­li­brar as po­si­bles de­sigual­da­des das per­soas que che­gan á me­dia­ción», apro­ve­chan­do las ha­bi­li­da­des de ca­da uno, «uns po­den ser ca­pa­ces de ne­go­ciar me­llor, ou­tros son máis ca­la­dos».

Jo­sé An­to­nio Va­re­la, psi­có­lo­go me­dia­dor del Cen­tro In­te­gral de Aná­li­sis y Re­so­lu­ción de Con­flic­tos de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go de Com­pos­te­la (Ciar­cus), sub­ra­ya que la la­bor que se desa­rro­lla du­ran­te la me­dia­ción es «muy com­ple­ja, hay que sa­ber de le­yes, de psi­co­lo­gía, tra­ba­jar con las emo­cio­nes» y se mues­tra ta­jan­te: «no se tra­ta de ha­cer te­ra­pia».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.