Con lo mí­ni­mo pa­ra vi­vir

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

ivi­mos tiem­pos his­tó­ri­cos pa­ra la bio­lo­gía. El pa­sa­do día 25 de mar­zo la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Scien­ce pu­bli­ca­ba un ar­tícu­lo con el tí­tu­lo «De­sign and synt­he­sis of a mi­ni­mal bac­te­rial ge­no­me» (Di­se­ño y sín­te­sis de un ge­no­ma bac­te­riano mí­ni­mo), que iba res­pal­da­do por 23 fir­mas de in­ves­ti­ga­do­res, in­clu­yen­do un pre­mio No­bel. La úl­ti­ma de las fir­mas co­rres­pon­día al lí­der del gru­po, J. Craig Ven­ter, fa­mo­so por ser uno de los pri­me­ros en se­cuen­ciar el ge­no­ma hu­mano y el pri­me­ro en in­tro­du­cir ge­nes de ADN sin­té­ti­co en una cé­lu­la. Po­cos días des­pués, las sec­cio­nes de cien­cia de los dia­rios de to­do el mun­do se ha­cían eco de aque­lla pu­bli­ca­ción: «Se ha sin­te­ti­za­do la vi­da mí­ni­ma en un la­bo­ra­to­rio». Da­do que la ca­pa­ci­dad de crear vi­da a par­tir de la ma­te­ria iner­te es­ta­ba tra­di­cio­nal­men­te re­ser­va­da al con­cep­to de Dios, la no­ti­cia ad­qui­ría di­men­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias. El mi­to de Pro­me­teo te­nía nue­va ver­sión en si­glo XXI.

Pre­ci­san­do la idea, se tra­ta­ba de de­fi­nir la vi­da mí­ni­ma, es­to es, de sa­ber cuán­tos son los ge­nes in­dis­pen­sa­bles pa­ra que se reali­ce ese ma­ra­vi­llo­so pro­ce­so que lla­ma­mos vi­da. Lo que el equi­po de Ven­ter ha crea­do es una mí­ni­ma cé­lu­la bac­te­ria­na ca­paz de ali­men­tar­se (en pre­sen­cia de nu­trien­tes esen­cia­les), so­bre­vi­vir y re­pro­du­cir­se. Lo mí­ni­mo. De mo­men­to, na­da más. Pa­re­ce que se les quie­re apli­car tam­bién a las bac­te­rias aque­llo de «pri­mum vi­ve­re dein­de phi­lo­sop­ha­ri». La nue­va cria­tu­ra se lla­ma JCVI-syn3.0. Pa­ra cons­truir ese ge­no­ma, en un cro­mo­so­ma cir­cu­lar de tan so­lo 473 ge­nes (nin­gu­na bac­te­ria en la na­tu­ra­le­za tie­ne me­nos), el equi­po fue en­la­zan­do tro­zos de ADN ob­te­ni­dos sin­té­ti­ca­men­te. Aun­que pa­re­ce —por­que por en­sa­yo y error han ido pro­bán­do­los uno a uno— que to­dos esos ge­nes son ne­ce­sa­rios, to­da­vía se ig­no­ran las fun­cio­nes con­cre­tas de 149 de ellos. A se­guir. Y en el in­abar­ca­ble fu­tu­ro que es­ta­mos re­ini­cian­do se vis­lum­bra que a ese mí­ni­mo ge­no­ma —que sa­be­mos im­pres­cin­di­ble pa­ra vi­vir, pe­ro pa­ra na­da más— se po­drán ir aña­dien­do otros ge­nes que po­si­bi­li­ten las fun­cio­nes que se deseen a la car­ta, in­clu­so fi­lo­so­far.

Eso es lo mí­ni­mo pa­ra vi­vir... bio­ló­gi­ca­men­te, por­que lo que lla­ma­mos mí­ni­mo vi­tal pa­ra los se­res hu­ma­nos es otra co­sa, que tie­ne un sig­ni­fi­ca­do so­cial. Co­mo se sa­be, ese es el ingreso mí­ni­mo que re­quie­re una per­so­na pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas (ali­men­ta­ción, vi­vien­da, trans­por­te, ves­ti­do, edu­ca­ción, sa­lud...). En teo­ría, el sa­la­rio mí­ni­mo bus­ca cu­brir ese mí­ni­mo vi­tal, no so­lo de una per­so­na, sino de su gru­po fa­mi­liar pri­ma­rio (pa­re­ja e hi­jos). De he­cho, en ju­ris­pru­den­cia el con­cep­to de mí­ni­mo vi­tal se apli­ca pa­ra de­fi­nir la pres­ta­ción ali­men­ti­cia a fa­vor de los me­no­res (sue­le os­ci­lar en­tre los 150 y 200 eu­ros al mes) y de­be ser apor­ta­da por sus pro­ge­ni­to­res. Sa­bien­do que el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal en Es­pa­ña pa­ra el 2016 es de 9.168 eu­ros al año, ha­ga­mos cuen­tas.

Por unos y otros mo­ti­vos, ve­mos que el ha­blar de mí­ni­mos nos lle­va ca­si siem­pre a los nú­me­ros, a las ma­te­má­ti­cas o a la cien­cia en ge­ne­ral: que si el mí­ni­mo co­mún múl­ti­plo y la mí­ni­ma ex­pre­sión de frac­cio­nes en arit­mé­ti­ca, la ta­lla mí­ni­ma de cap­tu­ra de pe­ces en eco­lo­gía o la mí­ni­ma ener­gía en fí­si­ca y quí­mi­ca. Es­ta úl­ti­ma idea tie­ne mi­ga. La ter­mo­di­ná­mi­ca nos en­se­ña que to­dos los sis­te­mas tien­den es­pon­tá­nea­men­te a un es­ta­do de mí­ni­ma ener­gía. Por ello las bo­las rue­dan ha­cia aba­jo (y no ha­cia arri­ba), el pén­du­lo de un re­loj se pa­ra siem­pre en po­si­ción ver­ti­cal, los ríos desem­bo­can en el mar y en ge­ne­ral los ob­je­tos se caen. To­dos ellos bus­can te­ner la mí­ni­ma ener­gía po­ten­cial. Re­sul­ta fá­cil de com­pren­der, pues ve­mos con cier­ta fre­cuen­cia que al­gu­na gen­te a nues­tro al­re­de­dor (tam­bién de mo­do es­pon­tá­neo) vi­ve con la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo. Pe­ro en es­tos mo­men­tos no se tra­ta so­lo de so­bre­vi­vir. Aho­ra hay que po­ner, di­ga­mos, más ge­nes pa­ra ha­cer al­go nue­vo y sa­lir ade­lan­te.

La pri­me­ra bac­te­ria sin­té­ti­ca tie­ne 473 ge­nes

Es­te mo­de­lo que re­pro­du­ce el có­di­go del gen de la te­lo­me­ra­sa cons­ta de 17.730 pie­zas. Es­tá ex­pues­to en la Do­mus y fue mon­ta­do en el 2001 por 700 alum­nos de se­cun­da­ria de 21 cen­tros do­cen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.