Es­pa­ña y la Ale­ma­nia del sur

ANÁ­LI­SIS Des­de el 2012, la eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá cre­cien­do a un rit­mo su­pe­rior al 3 % anual, ha ge­ne­ra­do 1,5 mi­llo­nes de em­pleos nue­vos, man­tie­ne la in­fla­ción con­tro­la­da y pre­sen­ta un superávit en cuen­ta co­rrien­te de una mag­ni­tud con­si­de­ra­ble, ca­si 25.00

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Ju­lio Se­quei­ros Ju­lio Se­quei­ros es ca­te­drá­ti­co de Es­truc­tu­ra Eco­nó­mi­ca de la UdC.

El mun­do de los al­tos funcionarios co­mu­ni­ta­rios es tan pe­cu­liar co­mo el que más. Una de sus ha­bi­li­da­des es la de ha­cer su tra­ba­jo más en­tre­te­ni­do co­lo­can­do mo­tes a aque­llas si­tua­cio­nes que con­tie­nen al­gu­na pa­ra­do­ja in­ter­na di­fí­cil de ex­pli­car. De es­te ám­bi­to sur­gie­ron las ex­pre­sio­nes PIGS (a los que hay que ali­men­tar), Clu­bMed (una co­no­ci­da agen­cia de va­ca­cio­nes), et­cé­te­ra, re­fe­ri­das a los paí­ses del sur de la Unión Eu­ro­pea y tam­bién, más re­cien­te­men­te, la ma­nía de de­no­mi­nar a Es­pa­ña co­mo la Ale­ma­nia del sur. Es­ta úl­ti­ma ex­pre­sión es­tá lle­na de con­te­ni­do. Vea­mos.

Des­de que te­ne­mos es­ta­dís­ti­cas fia­bles (1955), cuan­do el PIB es­pa­ñol cre­cía por en­ci­ma del tres 3 %, se ge­ne­ra­ba un vo­lu­men im­por­tan­te de em­pleo nue­vo y, si­mé­tri­ca­men­te, un déficit por cuen­ta co­rrien­te muy con­si­de­ra­ble. Era ca­si una ley de hie­rro: pa­ra sos­te­ner el rit­mo de cre­ci­mien­to, Es­pa­ña de­bía im­por­tar ma­te­rias pri­mas (pe­tró­leo, maíz, me­ta­les), pro­duc­tos ela­bo­ra­dos (lo­co­mo­to­ras, pro­duc­tos quí­mi­cos) y bie­nes de con­su­mo (au­to­mó­vi­les, te­lé­fo­nos), im­por­ta­cio­nes que eran las cau­san­tes de un déficit co­mer­cial cró­ni­co y con­si­de­ra­ble. Cuan­do es­te déficit se ha­cía in­so­por­ta­ble, se fre­na­ba el cre­ci­mien­to (su­bien­do los ti­pos de in­te­rés, los aran­ce­les, de­va­luan­do la pe­se­ta, por ejem­plo) y se re­cons­truía con el pa­so del tiem­po el equi­li­brio en el sec­tor ex­te­rior. Y otra vez vuel­ta a em­pe­zar: una vez ajus­ta­do el sec­tor ex­terno, se es­ti­mu­la­ba el cre­ci­mien­to has­ta que el déficit ex­te­rior lo vol­vie­ra a fre­nar.

Con la en­tra­da en el eu­ro, es­te me­ca­nis­mo de equi­li­brio ex­terno ha te­ni­do que mo­di­fi­car­se sus­tan­cial­men­te: los aran­ce­les y la ta­sa de cam­bio no exis­ten fren­te al res­to de la UE, y la ta­sa de cam­bio, los ti­pos de in­te­rés y los aran­ce­les ex­tra UE no los de­ter­mi­na so­la­men­te Es­pa­ña.

EL PA­SA­DO

El grá­fi­co ad­jun­to nos mues­tra al­gu­nas co­sas in­tere­san­tes. En pri­mer lu­gar, de­be­mos se­ña­lar que la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te lle­ga equi­li­bra­da (sal­do ca­si nu­lo) al exa­men pre­vis­to en el Tra­ta­do de Maas­tricht a fi­na­les de 1998. Es­te es el re­sul­ta­do de las me­di­das de ajus­te que se to­ma­ron pa­ra ha­cer fren­te a la cri­sis de fi­na­les de 1992 y que, cua­tro años más tar­de, ha­bían lo­gra­do ya el ob­je­ti­vo de equi­li­brar el sec­tor ex­te­rior.

Re­cu­pe­ra­do el equi­li­brio ex­te­rior, a par­tir de 1997 la eco­no­mía es­pa­ño­la vuel­ve a la sen­da del cre­ci­mien­to, ini­cián­do­se un pe­río­do que, sin in­te­rrup­cio­nes, lle­ga­rá has­ta el año 2008. El cre­ci­mien­to en es­tos quin­ce años ha si­do es­pec­ta­cu­lar: ocho mi­llo­nes de em­pleos, seis mi­llo­nes de in­mi­gran­tes y un PIB que, en tér­mi­nos reales, se mul­ti­pli­ca por 1,7. La otra ca­ra de la mo­ne­da —la vi­gen­cia de la ley de hie­rro ex­te­rior— es un déficit co­mer­cial y por cuen­ta co­rrien­te tam­bién es­pec­ta­cu­lar. El grá­fi­co nos in­for­ma có­mo en el pe­río­do si­guien­te a la en­tra­da en el eu­ro (1999) el déficit por cuen­ta co­rrien­te se dis­pa­ra has­ta acer­car­se a los 10.000 mi­llo­nes de eu­ros men­sua­les en el 2008, ali­men­ta­do por unas im­por­ta­cio­nes de mer­can­cías fue­ra de con­trol y un déficit co­mer­cial que lle­gó a ser el pri­me­ro del mun­do en tér­mi­nos re­la­ti­vos (10,5 % del PIB en el 2008) y el se­gun­do en tér­mi­nos ab­so­lu­tos (por de­trás de Es­ta­dos Uni­dos).

Es­te cre­ci­mien­to tan in­ten­so, en úl­ti­ma ins­tan­cia, es­ta­ba ali­men­ta­do por una de­man­da in­ter­na in­fla­da, fue­ra de con­trol y ex­ce­si­va­men­te de­pen­dien­te de un cré­di­to abun­dan­te, ba­ra­to y de ac­ce­so ge­ne­ra­li­za­do pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción. La quie­bra de Leh­man Brot­hers a fi­na­les del 2008 po­ne fin, de for­ma abrup­ta y sor­pren­den­te, a es­ta si­tua­ción. Aun­que los ti­pos de in­te­rés si­guen sien­do ba­jos (in­clu­so ne­ga­ti­vos), el cré­di­to des­apa­re­ce, la de­man­da se re­sien­te y la eco­no­mía es­pa­ño­la en­tra en una cri­sis más lar­ga e in­ten­sa que la de 1929 y so­lo com­pa­ra­ble a la de 1940 a 1955, tras la gue­rra ci­vil y la mun­dial.

Lo es­pec­ta­cu­lar del ca­so es­pa­ñol —de la Ale­ma­nia del sur— es la ra­pi­dez con la que el sec­tor ex­te­rior ha aban­do­na­do los nú­me­ros ro­jos. En cua­tro años (des­de 2008 al 2012), la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te re­cu­pe­ra un sal­do po­si­ti­vo em­pu­ja­da por un sal­do co­mer­cial ca­da vez más fa­vo­ra­ble. Prác­ti­ca­men­te el mis­mo tiem­po que tar­dó la eco­no­mía es­pa­ño­la en re­cu­pe­rar­se de la cri­sis de 1992, pe­ro con la par­ti­cu­la­ri­dad que en aquel mo­men­to la pe­se­ta ayu­da­ba y la cri­sis ha­bía si­do de una in­ten­si­dad in­com­pa­ra­ble­men­te me­nor. Es más, en es­te pe­río­do, las ex­por­ta­cio­nes si­guen cre­cien­do a un rit­mo con­si­de­ra­ble mien­tras que las im­por­ta­cio­nes caen a lo mí­ni­mo im­pres­cin­di­ble. Va­le la pe­na de­te­ner­se aquí un mo­men­to.

El comercio de mer­can­cías re­pre­sen­ta bien có­mo ha sa­li­do es­te sec­tor de la cri­sis. Del la­do de las ex­por­ta­cio­nes, el cre­ci­mien­to ha si­do po­si­ti­vo y con­ti­nua­do: los 190.000 mi­llo­nes del 2008 lle­gan a ser 255.000 ex­por­ta­dos en el 2016. Mien­tras que del la­do de las im­por­ta­cio­nes el re­sul­ta­do es tam­bién muy sa­tis­fac­to­rio: el má­xi­mo de 283.000 mi­llo­nes del 2008 aún no se ha vuel­to a re­pe­tir (273.000 en el 2016). Es­te com­por­ta­mien­to tan ejem­plar de la ba­lan­za co­mer­cial es­pa­ño­la se ex­pli­ca tam­bién por los fa­vo­ra­bles vien­tos de co­la en el comercio mun­dial. Pe­ro es de ha­cer no­tar que no to­dos los paí­ses eu­ro­peos su­pie­ron, o pu­die­ron, apro­ve­char la ba­ja­da de pre­cios en los mer­ca­dos de las ma­te­rias pri­mas, pe­tró­leo ahí in­clui­do. Co­mo ejem­plo, Italia o Fran­cia.

EL PERFIL

Aho­ra bien, lo real­men­te es­pec­ta­cu­lar del ca­so es­pa­ñol es lo que nos es­tá pa­san­do des­de el 2012 has­ta aho­ra: la eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá cre­cien­do a un rit­mo su­pe­rior al 3 % anual, he­mos ge­ne­ra­do 1,5 mi­llo­nes de em­pleos nue­vos, te­ne­mos una in­fla­ción muy con­tro­la­da y se­me­jan­te a la de nues­tros prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res y, pa­ra sor­pre­sa de pro­pios y ex­tra­ños, es­ta­mos lo­gran­do es­to con un superávit en cuen­ta co­rrien­te de una mag­ni­tud que em­pie­za a ser con­si­de­ra­ble: ca­si 25.000 mi­llo­nes de eu­ros en el 2016 (un 2,3 % del PIB en ese año). Es­te perfil ma­cro­eco­nó­mi­co no se ha vis­to nun­ca en Es­pa­ña: es el perfil ha­bi­tual de la eco­no­mía ale­ma­na.

Es­pa­ña es­tá con­si­guien­do rom­per la ley de hie­rro con­tro­lan­do las im­por­ta­cio­nes de mer­can­cías (un efec­to se­cun­da­rio de la es­ca­sez de cré­di­to) y ex­pan­dien­do las ex­por­ta­cio­nes de mer­can­cías y ser­vi­cios: el 2016 fue un ejer­ci­cio tu­rís­ti­co ex­cep­cio­nal, al ca­lor de la ines­ta­bi­li­dad en el Me­di­te­rrá­neo. La ver­dad es que no nos que­da otro re­me­dio. El superávit ex­te­rior es ne­ce­sa­rio pa­ra afron­tar la cuan­tio­sa deu­da ex­ter­na he­re­da­da de la cri­sis: las fa­mi­lias, las em­pre­sas y el es­ta­do su­man una deu­da vi­va fren­te al ex­tran­je­ro de 967.000 mi­llo­nes (un 90 % del PIB en el 2016). Aún nos que­da un lar­go ca­mino por an­dar.

| VÍC­TOR CAMESELLE

La au­to­mo­ción es un ele­men­to cla­ve pa­ra la pu­jan­za ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.