Nos desapa­lan­ca­mos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VENANCIO SALCINES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

Las fa­mi­lias es­pa­ño­las, al ter­mi­nar el 2014, de­bían 748.760 mi­llo­nes de eu­ros. Trein­ta y ocho mil mi­llo­nes me­nos al ter­mi­nar el pa­sa­do enero. Si ob­ser­va­mos el mun­do de la em­pre­sa, el pa­no­ra­ma es si­mi­lar. Ter­mi­nan el ca­tor­ce con una deu­da de 950.482 mi­llo­nes y, a fi­na­les de enero, sus deu­das ha­bían caí­do en cua­ren­ta y cin­co mil mi­llo­nes. Es­pa­ña se desapa­lan­ca, pa­ga sus deu­das. De na­da ha ser­vi­do la po­lí­ti­ca de má­xi­ma li­qui­dez del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. Bueno, de al­go sí, ha re­du­ci­do los cos­tes fi­nan­cie­ros del sec­tor pri­va­do. Pa­re­ce­mos una bes­tia he­ri­da, tum­ba­da al sol del oto­ño, des­can­san­do y vien­do có­mo la luz ayu­da a ci­ca­tri­zar las he­ri­das. Y lo cier­to es que si ob­ser­va­mos có­mo evo­lu­cio­na la in­ver­sión, po­de­mos cons­ta­tar que ha ido per­dien­do gas a lo lar­go del 2016. Si si­tua­mos la vis­ta so­bre las fa­mi­lias, ve­re­mos un com­por­ta­mien­to dual. Por un la­do, es­tá ca­yen­do la deu­da hi­po­te­ca­ria, tan­to co­mo 43.000 mi­llo­nes en 25 me­ses y, por el otro, sube tí­mi­da­men­te el cré­di­to al con­su­mo. Es de­cir, el cua­dro que se es­tá di­bu­jan­do es el de una fa­mi­lia que se sien­te có­mo­da ob­ser­van­do có­mo amor­ti­za su hi­po­te­ca y con ello re­du­ce sus deu­das. Si la eco­no­mía se lo per­mi­te, in­cre­men­ta li­ge­ra­men­te sus aho­rros. ¿El con­su­mo? Ac­ce­de al mis­mo por ne­ce­si­dad, cam­bia de au­to­mó­vil, de mue­bles, o ad­quie­re un te­le­vi­sor so­lo si es ne­ce­sa­rio, ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio. Y es­to sí, es­ta «lo­cu­ra con­su­mis­ta» la ha­ce aho­ra y no la ha­cía ha­ce tres años, por­que hoy vi­ve en una sen­sa­tez acep­ta­ble, mien­tras que an­tes era rehén del pá­ni­co.

¿Es es­ta una si­tua­ción en­vi­dia­ble? No. Ne­ce­si­ta­mos más pul­so vi­tal. No es desea­ble vol­ver a la bo­rra­che­ra con­su­mis­ta del 2007, pe­ro tam­po­co va­mos a nin­gún si­tio can­tan­do loas a la aus­te­ri­dad. No nos ol­vi­de­mos que en es­te país han lle­ga­do a tra­ba­jar vein­te mi­llo­nes de per­so­nas y hoy aún no lle­ga­mos a los die­ci­ocho mi­llo­nes. Ne­ce­si­ta­mos más con­su­mo, más in­ver­sión, más em­pleo y, si me de­jan lan­zar un de­seo a los Re­yes Ma­gos, tam­bién di­ría una re­for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va to­tal, que re­du­je­ra sus­tan­cial­men­te la bu­ro­cra­cia y di­vi­die­ra por cua­tro el nú­me­ro ac­tual de ayun­ta­mien­tos. Es­tá cla­ro que las va­ria­bles que de­pen­den de los es­pa­ño­les no se van a mo­ver. An­tes muer­tos que re­du­cir el pe­so y el con­trol de la administración. Así que ha­ble­mos de las va­ria­bles exó­ge­nas, las que no de­pen­den de no­so­tros. La ver­dad es que a uno le due­le el al­ma pen­sar que tie­ne que es­tar aten­to y, ca­si di­ría, has­ta re­zan­do, pa­ra que el mar­co ma­cro­eco­nó­mi­co mun­dial fa­vo­rez­ca a tu país, y aque­llo que es­tá en nues­tras ma­nos, que de­pen­de de nues­tra mi­se­ra­ble vo­lun­tad po­lí­ti­ca, ni lo to­que­mos. Desas­tre de país. Bueno, ya desaho­ga­do, vuel­vo al con­su­mo, in­ver­sión y em­pleo.

PO­LÍ­TI­CA FIS­CAL

No se equi­vo­ca­ba Drag­hi cuan­do de­cía que los ti­pos ba­jos crea­rían con­su­mi­do­res. Lo que no tu­vo fue la ca­pa­ci­dad de acer­tar con el ti­po de in­te­rés. Los fue ba­jan­do has­ta que los si­tuó en ce­ro, pe­ro cla­ro, me­nos ya no po­día. ¿Iban a ser ne­ga­ti­vos? No es­ta­ba en sus ma­nos. De he­cho, en más de una oca­sión pi­dió ayu­da a la po­lí­ti­ca fis­cal, al gas­to pú­bli­co, en­ten­día que es­ta ba­ta­lla la per­día. Y la hu­bie­ra per­di­do si no fue­ra por la subida de la ener­gía. La in­fla­ción de cos­tes, la ener­gé­ti­ca, ha ve­ni­do acom­pa­ña­da de una ma­la es­ta­ción pa­ra los pro­duc­tos del campo, pro­vo­can­do subidas de pre­cios que des­con­cier­tan a la fa­mi­lia aus­te­ra que re­tra­tá­ba­mos an­te­rior­men­te. Al­go se es­tá mo­vien­do y su com­por­ta­mien­to aho­ra sí es predecible, an­te una pér­di­da del po­der ad­qui­si­ti­vo de su aho­rro cam­bia­rán de ac­ti­vo, irán a los mer­ca­dos o al in­mue­ble. Así que es cier­to que Es­pa­ña se desapa­lan­ca, dis­fru­te con el dato, pron­to ve­rá có­mo vuel­ve a apa­lan­car­se. Es la vi­da, es la eco­no­mía.

| MAR­COS MÍGUEZ

El con­su­mo es uno de los pi­la­res es­tra­té­gi­cos de la eco­no­mía es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.