JAVIER DO­MÍN­GUEZ LINO, PRE­SI­DEN­TE DE SOGAMA

Por su re­per­cu­sión so­cial, el com­ple­jo de tra­ta­mien­to ubi­ca­do en Cer­ce­da es una de las so­cie­da­des con ma­yor re­le­van­cia de Ga­li­cia; actualmente tie­ne en mar­cha una in­ver­sión de 29 mi­llo­nes de eu­ros que le per­mi­ti­rá tra­tar todos los re­si­duos que re­ci­be, un

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - M. Blan­co, X. Amei­xei­ras

Javier Do­mín­guez Lino (Pon­te­ve­dra, 1968) es­tá en­tu­sias­ma­do con la am­plia­ción que Sogama cul­mi­na­rá en el 2019. Con ese proyecto, la em­pre­sa ins­ta­la­da en Cer­ce­da po­drá tra­tar todos los re­si­duos que re­ci­be ca­da año de los 294 con­ce­llos que es­tán ads­cri­tos a la so­cie­dad. Se­rá un paso cru­cial pa­ra cum­plir con los exi­gen­tes re­qui­si­tos que ha fi­ja­do Bru­se­las de aquí al 2030.

—Es­pa­ña si­gue en­vian­do al ver­te­de­ro el 55 % de sus re­si­duos, le­jos de los paí­ses de re­fe­ren­cia en la UE. ¿Có­mo cam­biar la di­ná­mi­ca?

—Efectivamente, los paí­ses del Nor­te de Eu­ro­pa es­tán en­vian­do al ver­te­de­ro en­tre el 1 y el 5 % co­mo má­xi­mo. Y eso es com­pa­ti­ble con una va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca y una va­lo­ri­za­ción ma­te­rial y de com­pos­ta­je. Por ahí es por don­de van a ir los ti­ros de Sogama, y por don­de de­ben caminar Ga­li­cia y Es­pa­ña, por­que además la UE es­tá en­fo­ca­da hacia ahí. Tenemos que in­cre­men­tar el re­ci­cla­je, y por eso la am­plia­ción que aca­ba­mos de apro­bar, esos 29 mi­llo­nes de in­ver­sión, tie­ne un ca­rác­ter me­dioam­bien­tal des­ti­na­do a in­cre­men­tar la va­lo­ri­za­ción ma­te­rial. Con ello, lo que va­mos a con­se­guir es en­viar úni­ca­men­te al ver­te­de­ro aque­llo que no po­da­mos apro­ve­char ni ma­te­rial ni ener­gé­ti­ca­men­te. Es de­cir, estamos bus­can­do el ver­ti­do téc­ni­co ce­ro, que es lo que es­tán ha­cien­do los paí­ses del Nor­te de Eu­ro­pa y es lo que re­cla­ma la UE.

—¿Y qué se ne­ce­si­ta pa­ra in­ver­tir es­ta ten­den­cia ac­tual?

—Lo pri­me­ro con­cien­cia­ción des­de ca­sa, des­de que com­pra­mos la co­mi­da. Otro de los re­qui­si­tos de hecho que ha im­pues­to Eu­ro­pa es re­du­cir los desechos de la co­mi­da. ¿Y có­mo lo evi­ta­mos? Pues com­pran­do lo ne­ce­sa­rio. Estamos des­per­di­cian­do mu­cha co­mi­da en los ho­ga­res y lo que nos di­ce Eu­ro­pa es que apli­que­mos las tres erres: re­du­cir, reciclar y re­uti­li­zar. La pri­me­ra erre es re­du­cir la pro­pia com­pra que ha­ce­mos en nues­tros ho­ga­res, y pa­ra eso tie­ne que ha­ber una im­por­tan­te con­cien­cia­ción por par­te de todos los es­ta­men­tos.

—Ha­bla­mos de una tarea co­ral en de­fi­ni­ti­va.

—Sí cla­ro, esto solo se po­drá con­se­guir con la con­cien­cia­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, el sec­tor pri­va­do y las fa­mi­lias.

—En ni­ve­les de va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca o re­ci­cla­je, Es­pa­ña también tie­ne ta­reas pen­dien­tes, solo nos acer­ca­mos a la media en com­pos­ta­je. ¿Es un pro­ble­ma cul­tu­ral o de fal­ta de con­cien­cia­ción?

—Nos fal­ta un po­co de to­do. Pri­me­ro, con el re­ci­cla­je estamos me­jo­ran­do el me­dio am­bien­te y en de­fi­ni­ti­va la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas, pe­ro eso de­pen­de de los pro­pios va­lo­res de las per­so­nas. Los eu­ro­peos del Nor­te lle­van re­ci­clan­do mu­chos más años que no­so­tros y tie­nen una gran con­cien­cia­ción con es­te te­ma, pe­ro es evi­den­te que tenemos que ten­der hacia es­ta vía. Se po­drían em­pren­der al­gu­nas ac­cio­nes pa­ra to­car el bol­si­llo de las per­so­nas e in­du­cir es­tas prác­ti­cas. De hecho, en Eu­ro­pa ya se es­tá ha­cien­do y les es­tá yen­do muy bien, por eso tie­nen esos da­tos de re­ci­cla­je. Los paí­ses que más va­lo­ri­zan a día de hoy es­tán cum­plien­do los ob­je­ti­vos de re­ci­cla­je del 2020; a Es­pa­ña y a Ga­li­cia aún nos que­da un ca­mino im­por­tan­te. Pe­ro des­de Sogama va­mos a dar los pa­sos pa­ra apo­yar que Es­pa­ña pue­da lle­gar a ese 50 %, por­que no­so­tros va­mos a va­lo­ri­zar 120.000 to­ne­la­das más de lo que estamos re­ci­clan­do aho­ra, es de­cir, va­mos a cua­dri­pli­car nues­tras ta­sas de re­ci­cla­je ma­te­rial. Aho­ra fal­ta que el res­to de Es­pa­ña y las ad­mi­nis­tra­cio­nes públicas y em­pre­sas pri­va­das ha­gan también su tra­ba­jo.

—Y pa­ra ser no­rue­gos o sue­cos, ¿có­mo se de­be tra­ba­jar, con ni­ños o con adul­tos?

—No­so­tros des­ti­na­mos re­cur­sos muy im­por­tan­tes al área de la con­cien­cia­ción. Sogama tie­ne un pro­gra­ma de vi­si­tas por el cual han pa­sa­do más de 70.000 per­so­nas y la gen­te que­da muy sor­pren­di­da por el tra­ba­jo que ha­ce­mos. En las en­cues­tas que ha­ce­mos des­pués de esas vi­si­tas el 95 % sa­le muy sa­tis­fe­cho, por­que no es lo mis­mo leer­lo que ver­lo in si­tu. Además, he­mos pues­to en mar­cha otros pro­gra­mas co­mo Re­cí­cla­te con Sogama, des­ti­na­do a los co­le­gios de pri­ma­ria y secundaria de Ga­li­cia; co­la­bo­ra­mos con la ini­cia­ti­va Opor­tu­ni­da­des Ga­li­cia, re­ci­cle­mos me­llor, una cam­pa­ña por la que han pa­sa­do 57.000 per­so­nas; tenemos nues­tros cur­sos on li­ne, por los que han pa­sa­do Guar­dia Ci­vil, pro­fe­so­res, téc­ni­cos mu­ni­ci­pa­les, car­gos pú­bli­cos... Por tanto, estamos ha­cien­do un es­fuer­zo con nues­tros pro­pios re­cur­sos pa­ra me­jo­rar esa con­cien­cia­ción.

—En los paí­ses del Nor­te, las ins­ta­la­cio­nes co­mo Sogama es­tán in­te­gra­das en las ciu­da­des. Sin em­bar­go, en Ga­li­cia...

—Sí, en Ga­li­cia solo nos quie­ren en Cer­ce­da. En Eu­ro­pa exis­ten 493 plan­tas co­mo las de Sogama, hay paí­ses co­mo Alemania que tie­nen 99 plan­tas, en Bél­gi­ca hay trein­ta y pi­co... Y pre­sen­tan los da­tos más avan­za­dos en re­ci­cla­je. Por tanto, el fin que tenemos que bus­car la va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca es to­tal­men­te com­pa­ti­ble con el re­ci­cla­je y me­nos ver­ti­dos, y por ahí va­mos a ir. El pro­ble­ma de Es­pa­ña es que solo tenemos do­ce plan­tas de va­lo­ri­za­ción con la que se va a ha­cer aho­ra en Gui­púz­coa, que es­tá te­nien­do mu­chos pro­ble­mas. Es­toy con­ven­ci­do de que si Es­pa­ña apos­ta­se más por la va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca, con­se­gui­ría­mos, pri­me­ro, me­jo­res da­tos en ver­ti­dos e in­cre­men­ta­ría­mos nues­tra va­lo­ri­za­ción ma­te­rial, co­mo ocu­rre en el Nor­te de Eu­ro­pa.

—¿Tar­da­re­mos mu­cho tiem­po en ver por es­tos la­res una plan­ta co­mo la de Sogama que sea al mis­mo tiem­po una pis­ta de es­quí co­mo en Rot­ter­dam?

—Va a ser di­fí­cil por­que la men­ta­li­dad de los es­pa­ño­les es dis­tin­ta. No­so­tros in­ten­ta­mos ha­cer una am­plia­ción por la zo­na de Ou­ren­se, en lo que se de­no­mi­nó la Sogama del sur, y re­ci­bi­mos una con­tes­ta­ción so­cial im­por­tan­te, que obli­gó a des­te­rrar es­te proyecto. Y son esos 29 mi­llo­nes los que se van a in­ver­tir aquí aho­ra. Des­de lue­go, los paí­ses del Nor­te es­tán apro­ve­chan­do ins­ta­la­cio­nes co­mo Sogama pa­ra dar­le usos dis­tin­tos al va­por de agua que ge­ne­ran. Se apro­ve­chan las ciu­da­des que es­tán pe­ga­das a es­tas plan­tas pa­ra ser­vir elec­tri­ci­dad o agua ca­lien­te pa­ra los ve­ci­nos. Aquí, co­mo tenemos que es­tar le­jos de las ciu­da­des, pues no po­de­mos ha­cer eso.

«Estamos des­per­di­cian­do mu­cha co­mi­da, y Eu­ro­pa nos pi­de las tres erres: re­du­cir, reciclar y re­uti­li­zar»

—El de la eco­no­mía cir­cu­lar es unos de los man­tras de las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les del si­glo XXI. ¿Pe­ro có­mo se ma­te­ria­li­za al ha­blar de ges­tión de re­si­duos?

—En es­te ám­bi­to es muy fá­cil de

| JO­SÉ MA­NUEL CA­SAL

Javier Do­mín­guez sos­tie­ne que los avan­ces en ges­tión de re­si­duos ne­ce­si­tan de una im­pli­ca­ción co­lec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.