LA NUEVA EDU­CA­CIÓN DE LA ECONOMÍA QUE VIE­NE

EL 65 % DE LOS NI­ÑOS QUE HOY ES­TU­DIAN PRI­MA­RIA VAN A TRA­BA­JAR EN EM­PLEOS QUE AÚN NO EXIS­TEN. LA IN­DUS­TRIA 4.0 VA CA­MINO DE TRANS­FOR­MAR EL PAI­SA­JE DEL MER­CA­DO LA­BO­RAL DE UNA FOR­MA INIMAGINABLE. EN ES­TE NUE­VO ES­CE­NA­RIO, ÁREAS CO­MO LA RO­BÓ­TI­CA Y LA PROGRAMAC

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

En la lis­ta de las in­quie­tu­des ha­bi­tua­les que ator­men­tan al cen­so de los paí­ses desa­rro­lla­dos —co­rrup­ción, sa­ni­dad, edu­ca­ción y des­em­pleo— se ha co­la­do una preo­cu­pa­ción in­cu­ba­da por des­alen­ta­do­res da­tos pre­mo­ni­to­rios: se­gún el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos, en los 15 paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos pe­li­gran por obra y gra­cia de los ro­bots más de sie­te mi­llo­nes de em­pleos de aquí al 2020. Se­gún la OCDE, el 12 % de los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les po­drían ser sus­ti­tui­dos a cor­to pla­zo por má­qui­nas. En­ca­jar la cuar­ta revolución in­dus­trial, la de los au­tó­ma­tas y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, exi­ge nue­vas es­tra­te­gias edi­fi­ca­das so­bre ci­mien­tos só­li­dos, los de la edu­ca­ción. So­lo que­da un ca­mino, el del apren­di­za­je: re­for­zar co­no­ci­mien­tos co­mo la cien­cia y las ma­te­má­ti­cas, y for­mar­se en nue­vas he­rra­mien­tas, es­pe­cial­men­te en la pro­gra­ma­ción y la ro­bó­ti­ca. Do­mi­nar al «enemi­go». Sa­ber có­mo res­pi­ra. Unir­se a él.

PRON­TO EN PRI­MA­RIA

Des­de el 2015, los alum­nos ga­lle­gos de se­cun­da­ria y ba­chi­lle­ra­to es­tu­dian am­bas ma­te­rias co­mo asig­na­tu­ras de li­bre con­fi­gu­ra­ción. Pro­gra­ma­ción fi­gu­ra en la ofer­ta de pri­me­ro y se­gun­do de ESO en 132 co­le­gios e ins­ti­tu­tos pú­bli­cos con 4.200 ma­tri­cu­la­dos. Ro­bó­ti­ca, en la de 92 cen­tros de ba­chi­lle­ra­to, con 600. Me­nú si­mi­lar des­plie­gan con­cer­ta­dos y pri­va­dos, y es­te mis­mo mes la Xun­ta ha anun­cia­do una nueva con­vo­ca­to­ria pa­ra, aten­dien­do a un re­cla­mo del Par­la­men­to ga­lle­go, do­tar a las au­las de pri­ma­ria de kits elec­tró­ni­cos y tec­no­ló­gi­cos. Pe­ro ¿son su­fi­cien­tes un par de ho­ras se­ma­na­les pa­ra for­mar a los pro­fe­sio­na­les del ma­ña­na? Aca­de­mias es­pe­cia­li­za­das y en­tu­sias­tas pro­yec­tos de tec­no­lo­gía edu­ca­ti­va com­ple­tan en nues­tra co­mu­ni­dad un em­brio­na­rio eco­sis­te­ma en­ca­mi­na­do a des­per­tar vo­ca­cio­nes, me­jo­rar ha­bi­li­da­des y dar so­por­te al cu­rrícu­lo ofi­cial de los co­le­gios, co­jo de for­ma­ción en el pro­fe­so­ra­do. Ges­ta­do en Bil­bao en el 2011, Camp Tec­no­ló­gi­co dio el sal­to a Ga­li­cia tres años más tar­de pa­ra ofre­cer, por eda­des, dis­tin­tos ni­ve­les de edu­ca­ción tec­no­ló­gi­ca y res­pal­do a los do­cen­tes. Im­par­te tam­bién la­bo­ra­to­rios de fin de se­ma­na y ta­lle­res, pe­ro su re­ce­ta es­tre­lla son los cam­pa­men­tos de ve­rano, re­cién arran­ca­dos en Por­to do Mo­lle (Ni­grán); en el Co­le­gio Após­tol San­tia­go y en Los Sau­ces, am­bos, en Vi­go; en Sa­le­sia­nos de A Co­ru­ña; y en Pe­le­tei­ro, de San­tia­go, el úni­co en el que los cur­sos es­ti­va­les es­tán res­trin­gi­dos a alum­nos del cen­tro. Es es­ta ya su cuar­ta edi­ción. So­lo en el úl­ti­mo año, es­ta ini­cia­ti­va ha for­ma­do en Ga­li­cia a 118 alum­nos, pre­pa­ra­do a 105 pro­fe­so­res de se­cun­da­ria y tra­ba­ja­do con más de 400 ni­ños en jor­na­das co­mo la Se­ma­na de la Ro­bó­ti­ca del Muncyt o el Día de los Mu­seos en el Mar­co. Pe­ro no es la úni­ca op­ción.

En Vi­go, Lo­go­nau­tas se es­fuer­za des­de el 2013 por in­tro­du­cir la en­se­ñan­za «de las ha­bi­li­da­des del si­glo XXI» en la edu­ca­ción for­mal, den­tro y fue­ra de las au­las. En el co­ra­zón de A Co­ru­ña, Ar­ki­tas uti­li­za la cons­truc­ción de au­tó­ma­tas co­mo me­dio de apren­di­za­je de otras ma­te­rias y, en la mis­ma ciu­dad, Co­de Mons­ters se de­di­ca ex­clu­si­va­men­te, des­de el 2014, a en­se­ñar ro­bó­ti­ca y pro­gra­ma­ción, a las que aña­de la elec­tró­ni­ca, «la gran ol­vi­da­da».

LA ELEC­TRÓ­NI­CA, TAM­BIÉN

«En los co­le­gios se re­cu­rre a so­lu­cio­nes de Le­go, muy útiles pa­ra los más pe­que­ños, pe­ro en ellas la elec­tró­ni­ca vie­ne re­suel­ta —ex­pli­ca Ale­jan­dro Sex­to, res­pon­sa­ble de es­te es­pa­cio—. Con es­tas he­rra­mien­tas, uno no ne­ce­si­ta sa­ber que una pi­la tie­ne dos po­los o qué es la co­rrien­te eléc­tri­ca, con­cep­tos que es im­por­tan­te co­no­cer». Su ofer­ta com­bi­na es­tas tres co­sas —ro­bó­ti­ca, pro­gra­ma­ción y elec­tró­ni­ca—, pe­ro tam­bién se cen­tra es­pe­cí­fi- ca­men­te en ca­da una de ellas: en el pro­ce­so pu­ro de co­di­fi­car, en la elec­tri­ci­dad bá­si­ca. Los ni­ños ex­pe­ri­men­tan con cir­cui­tos y ma­nua­li­da­des, con ver­sio­nes ca­se­ras, por ejem­plo, de aquel clá­si­co jue­go de me­sa en el que uno de­be de­mos­trar su pe­ri­cia ex­tra­yen­do pie­zas del cuer­po de un «pa­cien­te» en una me­sa de ope­ra­cio­nes. Los sen­so­res se ac­ti­van en cuan­to las pin­zas ro­zan las zo­nas prohi­bi­das. «En cla­se mon­ta­mos cir­cui­tos si­mi­la­res, pa­ra que los ni­ños tam­bién se di­vier­tan». Por­que fi­jar es­te ti­po de con­cep­tos tan com­ple­jos en las men­tes más in­ma­du­ras no es fá­cil. «No se pue­den trans­mi­tir a tra­vés de una cla­se ma­gis­tral —apun­ta Carmen San Mar­tín, res­pon­sa­ble de la ra­ma ga­lle­ga de Camp Tec­no­ló­gi­co—. El alumno tie­ne que ir des­cu­brien­do». Am­bos coin­ci­den en que lo ideal es el tra­ba­jo en gru­po y en equi­pos pe­que­ños: nun­ca más de 12 ni­ños a la vez. «De­ben im­pli­car­se en su au­to­for­ma­ción, se les po­nen re­tos y tie­nen que su­pe­rar­los —pro­fun­di­za San Mar­tín—. Tra­ba­ja­mos pa­ra des­per­tar vo­ca­cio­nes y el in­te­rés por la cien­cia, las ma­te­má­ti­cas, la in­ge­nie­ría y la tec­no­lo­gía. Y lo ha­ce­mos in­ten­tan­do que se sien­tan los pro­ta­go­nis­tas. Apren­den ra­pi­dí­si­mo, avan­zan con mu­cha agi­li­dad».

¿Y pa­ra qué les van a ser­vir es­tos co­no­ci­mien­tos en el fu­tu­ro? «Al­gu­nos, los más es­pe­cí­fi­cos, pa­ra las ca­rre­ras cien­tí­fi­cas, pe­ro tam­bién pa­ra otro ti­po de áreas, co­mo la ar­qui­tec­tu­ra o la ar­queo­lo­gía, que ya hoy se desen­vuel­ven con ro­bots», con­ti­núa la ex­per­ta. «El día de ma­ña­na, van a te­ner que tra­ba­jar con má­qui­nas —aña­de—. Y co­no­cer có­mo fun­cio­nan fa­ci­li­ta­rá mu­chí-

De aquí al 2020 pe­li­gran más de sie­te mi­llo­nes de em­pleos en los 15 paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos

4.200 alum­nos de la se­cun­da­ria pú­bli­ca es­tu­dian pro­gra­ma­ción; 600 de ba­chi­lle­ra­to, ro­bó­ti­ca

si­mo su tra­ba­jo». Des­de Co­de Mons­ters des­ta­can, ade­más, la pers­pec­ti­va crí­ti­ca que es­te ti­po de co­no­ci­mien­to ino­cu­la en los cha­va­les: «In­ten­ta­mos que no si­gan ins­truc­cio­nes, que ti­ren de su in­ge­nio, que ha­gan co­sas que ten­gan que par­tir de ellos». «Tie­nen que pen­sar en el pro­ble­ma y en có­mo re­sol­ver­lo, y eso es una ac­ti­tud a la ho­ra de en­fren­tar­se a lo des­co­no­ci­do —ra­zo­na Ale­jan­dro Sex­to—. Hay que edu­car la men­te pa­ra bus­car sa­li­das, el pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co en­ca­ra el mun­do de otra ma­ne­ra, es­ta­ble­cien­do prio­ri­da­des». Co­mo con­tar con un al­go­rit­mo en la ca­be­za.

Au­gu­ra San Mar­tín que en dos o tres años, es­tas ma­te­rias es­ta­rán más que in­te­gra­das en la edu­ca­ción for­mal, pe­ro re­cuer­da que has­ta en­ton­ces aún que­da ca­mino por an­dar. «Hay he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes, pe­ro fal­ta pre­pa­ra­ción en los do­cen­tes». Su pro­yec­to aca­ba de for­mar a un cen­te­nar de mo­ni­to­res con los ma­te­ria­les que la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca ha re­par­ti­do a co­le­gios e ins­ti­tu­tos: mBots, pla­cas de Ar­duino e im­pre­so­ras 3D. Pre­ci­sa­men­te, uno de los cam­pa­men­tos que más cu­rio­si­dad des­pier­ta es el de fa­bri­car dro­nes a tra­vés de ob­je­tos tri­di­men­sio­na­les, don­de los alum­nos pue­den fa­bri­car las pie­zas de es­tos ro­bots vo­la­do­res y co­no­cer su es­truc­tu­ra. Los ven fun­cio­nan­do y com­pren­den por qué se ha­cen así. Han na­ci­do en un mun­do de pan­ta­llas tác­ti­les, apa­ra­tos sin ca­bles y con­tro­les re­mo­tos. Son ex­per­tos en mo­ver­se de una pantalla a otra, en­ten­der de­ter­mi­na­dos có­di­gos. Sex­to con­fie­sa: se ha en­con­tra­do ya con alum­nos que en su vi­da ha­bían ma­ne­ja­do un ra­tón.

MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.