TA­XI «KI­LLER»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Tra­vis Ka­la­nick

Es­tá en­tre los 230 hom­bres más ri­cos del mun­do. Acu­mu­la una for­tu­na de 6.300 mi­llo­nes de dó­la­res. Su idea ha re­vo­lu­cio­na­do el trans­por­te ur­bano. Lo ha pues­to pa­tas arri­ba. Pe­ro él es­tá de ca­pa caí­da. Ha­ce ya me­ses que no le­van­ta ca­be­za. Y no es una ma­la ra­cha lo que lo ha con­du­ci­do has­ta esa si­tua­ción. Na­da tie­ne que ver el pé­si­mo mo­men­to por el que atra­vie­sa con eso de la ma­la suer­te. Más bien con su más que pro­ba­da ha­bi­li­dad pa­ra me­ter­se en char­cos. Has­ta el cue­llo. Y con su pé­si­ma ges­tión —ab­so­lu­to des­pre­cio, en opi­nión de mu­chos— del per­so­nal que tra­ba­ja a sus ór­de­nes.

Ha­bla­mos de Tra­vis Ka­la­nick (Los Án­ge­les, 1976), fun­da­dor y has­ta ha­ce bien po­co con­se­je­ro de­le­ga­do de Uber, la em­pre­sa que trae de ca­be­za a los ta­xis­tas y go­bier­nos de me­dio mun­do.

Di­cen que la bo­la que aho­ra lo ha me­dio se­pul­ta­do co­men­zó a ro­dar en agos­to del año pa­sa­do, cuan­do rom­pió su re­la­ción con Ga­bi Holz­warth, una jo­ven vio­li­nis­ta que se ga­na­ba la vi­da to­can­do en la ca­lle, a la que cuen­tan que Ka­la­nick ayu­dó a sa­lir de la anore­xia y con la que lle­va­ba ca­si tres años.

Pe­ro, rup­tu­ras sen­ti­men­ta­les a un la­do, lo cier­to es que el nom­bre del fun­da­dor de Uber se ha vis­to in­vo­lu­cra­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses en va­rios es­cán­da­los que, de mo­men­to, le han cos­ta­do su ca­be­za co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de la com­pa­ñía. En ban­de­ja de pla­ta la exi­gie­ron al­gu­nos de los ac­cio­nis­tas más des­ta­ca­dos de la fir­ma. Y eso, una se­ma­na des­pués de que Ka­la­nick, cons­cien­te de lo que se le ve­nía en­ci­ma, anun­cia­ra que se co­gía una ba­ja tem­po­ral e in­de­fi­ni­da pa­ra to­mar ai­re y el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra su­pe­rar la re­cien­te muer­te de su ma­dre.

De­ja la si­lla de con­se­je­ro de­le­ga­do en me­dio de una nu­be de acu­sa­cio­nes de ne­fas­tas po­lí­ti­cas de ges­tión de los re­cur­sos hu­ma­nos y prác­ti­cas se­xis­tas. «Amo Uber más que na­da en el mun­do y en es­te di­fí­cil mo­men­to en mi vi­da per­so­nal he acep­ta­do la pe­ti­ción de los in­ver­so­res de ha­cer­me a un la­do pa­ra que la em­pre­sa pue­da vol­ver a cre­cer y no dis­traer­se con otra pe­lea», di­jo.

Se­xis­ta es, se­gún sus de­trac­to­res —por otra par­te, le­gión— el ad­je­ti­vo que me­jor lo de­fi­ne. Bas­ta con rea­li­zar una bús­que­da en Goo­gle pa­ra dar­se cuen­ta de que es una pa­la­bra que lo per­si­gue. Un te­rreno abo­na­do por el es­cán­da­lo que desata­ron en fe­bre­ro pa­sa­do las revelaciones de una an­ti­gua tra­ba­ja­do­ra de la com­pa­ñía, Su­san Fow­ler, que em­pleó su blog pa­ra de­nun­ciar que ha­bía si­do víc­ti­ma de aco­so se­xual y que lo úni­co que hi­zo la em­pre­sa tras co­no­cer el ca­so fue de­cir­le que man­tu­vie­se la bo­ca ce­rra­da. To­do un ha­cha­zo a la ya más que abo­lla­da repu­tación de Uber, que Ka­la­nick se en­car­gó po­co des­pués de hun­dir to­da­vía más tras di­fun­dir­se un ví­deo en el que tra­ta­ba de for­ma más que des­pec­ti­va a un con­duc­tor de la em­pre­sa. Ge­nio y fi­gu­ra has­ta la se­pul­tu­ra. ¿La su­ya y la de la em­pre­sa?

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.