¿Có­mo so­bre­vi­vir al tsu­na­mi de deu­da?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Pe­dro Cal­vo

Ya fal­ta me­nos pa­ra que el mun­do afron­te la au­tén­ti­ca prue­ba del al­go­dón de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca: el re­torno de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ha­cia te­rre­nos me­nos ex­pan­si­vos, un re­plie­gue que re­du­ci­rá la li­qui­dez exis­ten­te en el mer­ca­do y en­ca­re­ce­rá la financiación. Y to­do ello en un es­ce­na­rio en el que hay más deu­da que nun­ca. El re­to, sin du­da, es co­lo­sal.

Has­ta la fe­cha, so­lo se han vi­sua­li­za­do los pri­me­ros fue­gos de ar­ti­fi­cio. Los ha pro­ta­go­ni­za­do la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) es­ta­dou­ni­den­se. Con sus gra­dua­les subidas de los ti­pos de in­te­rés, cua­tro des­de fi­na­les del 2015, la en­ti­dad pre­si­di­da por Ja­net Ye­llen ape­nas ha ten­ta­do el te­rreno pa­ra ir pro­ban­do la so­li­dez y la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se, que ca­mi­na por su oc­ta­vo año con­se­cu­ti­vo de cre­ci­mien­to.

Pe­ro la fies­ta es­tá a pun­to de co­men­zar. Por­que ya no es so­lo que la Fed pre­ten­da su­bir una vez más los ti­pos de in­te­rés es­te año, sino que ade­más tie­ne pre­vis­to em­pe­zar a re­du­cir un ba­lan­ce que du­ran­te la cri­sis ha cre­ci­do de los 0,8 has­ta los 4,5 bi­llo­nes de dó­la­res. Y por­que la ins­ti­tu­ción nor­te­ame­ri­ca­na ya no es­ta­rá so­la en el ca­mino de vuel­ta. El Ban­co de In­gla­te­rra ca­da vez es­tá más cer­ca de co­men­zar a su­bir unos in­tere­ses que es­tán en el 0,25 %. Y lo mis­mo ocu­rre con el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), que va dan­do pa­si­tos ha­cia una fu­tu­ra re­duc­ción de las com­pras de deu­da en el mer­ca­do —ac­tual­men­te son de 60.000 mi­llo­nes de eu­ros al mes— y una subida de los ti­pos: por aho­ra, los ofi­cia­les es­tán en el 0 % y los de de­pó­si­to, en el -0,40 %.

Es de­cir, ya son tres de los prin­ci­pa­les ban­cos cen­tra­les del mun­do los que se en­cuen­tran en mo­do ope­ra­ción re­torno de los es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios, una acu­mu­la­ción con­si­de­ra­ble por la mag­ni­tud del desafío que su­po­ne ese re­gre­so. Pri­me­ro, por el es­ce­na­rio del que se vie­ne. Es­to es, unas con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias sin pre­ce­den­tes, pues­to que los se­ño­res del di­ne­ro han ido con to­do (in­clu­yen­do ti­pos en ne­ga­ti­vo o bi­llo­na­rias com­pras de ac­ti­vos en el mer­ca­do) a la ho­ra de lu­char con­tra los efec­tos de la cri­sis. Y cla­ro, el mun­do y los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros se han vuel­to adic­tos a esa asis­ten­cia, con lo que aho­ra to­ca des­en­gan­char­los. Y se­gun­do, por las con­se­cuen­cias po­ten­cia­les que pue­de traer. Es­tas me­di­das de los ban­cos cen­tra­les han aba­ra­ta­do los cos­tes de financiación y han su­mi­nis­tra­do una abun­dan­te li­qui­dez que ha ali­men­ta­do la re­cu­pe­ra­ción de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros y que ha nu­tri­do un efec­to ri­que­za que tam­bién ha si­do cla­ve en la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca.

Es­tos re­pun­tes an­ti­ci­pan lo que le es­pe­ra al mun­do: unos cos­tes de financiación más al­tos. Y el re­to que es­ta con­se­cuen­cia siem­pre su­po­ne se mul­ti­pli­ca has­ta el ex­tre­mo por­que el mun­do nun­ca ha­bía te­ni­do tan­ta deu­da. Ni an­tes del 2007 car­ga­ba con una mo­chi­la de en­deu­da­mien­to tan pe­sa­da. Si el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) ya ad­vir­tió en oc­tu­bre de la ne­ce­si­dad de ma­ne­jar la deu­da con cui­da­do, en un mo­men­to en el que el apa­lan­ca­mien­to glo­bal al­can­za­ba los 152 bi­llo­nes de dó­la­res (al­re­de­dor de 135 bi­llo­nes de eu­ros, al cam­bio vi­gen­te en­ton­ces), la obli­ga­ción de ma­ni­pu­lar un ma­te­rial tan sen­si­ble —e in­fla­ma­ble fi­nan­cie­ra­men­te— con pre­cau­ción ha cre­ci­do por­que ese vo­lu­men no de­ja de cre­cer. Se­gún el úl­ti­mo mo­ni­tor de deu­da glo­bal del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Fi­nan­zas (IIF), el mon­tan­te mun­dial al­can­za ya los 217 bi­llo­nes de dó­la­res, un vo­lu­men in­gen­te de di­ne­ro. Y tam­bién de preo­cu­pa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.