LOS BE­NE­FI­CIOS IN­VI­SI­BLES DE LA AGRI­CUL­TU­RA SOS­TE­NI­BLE

Los ex­per­tos ya po­nen en va­lor los otros be­ne­fi­cios aso­cia­dos a es­tas ac­ti­vi­da­des Ga­li­cia ha ac­ti­va­do un plan con 220 mi­llo­nes pa­ra re­vi­ta­li­zar las zo­nas ru­ra­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­nuel Casal

La so­cie­dad de­be­ría mi­rar con me­jo­res ojos a to­das aque­llas ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que se ma­te­ria­li­zan a dia­rio en el cam­po. No so­lo por­que re­pre­sen­tan un sus­ten­to cru­cial en for­ma de ali­men­tos pa­ra la po­bla­ción mun­dial, sino tam­bién por una se­rie de be­ne­fi­cios colaterales aso­cia­dos que es­tán lla­ma­dos a ju­gar un pa­pel cru­cial en el fu­tu­ro. Hay dos que re­sul­tan es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos: la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y la ca­pa­ci­dad de fi­jar po­bla­ción en un ru­ral ca­da día más des­po­bla­do.

En­mar­ca­do en una de esas épo­cas del año se­ña­la­das en ro­jo por mi­les de pro­duc­to­res — sep­tiem­bre y oc­tu­bre son me­ses de ven­di­mia y co­se­cha de pa­ta­ta, cas­ta­ñas, maíz...—, el aná­li­sis del otro po­ten­cial del cam­po ad­quie­re es­pe­cial re­le­van­cia. ¿Por qué? Prin­ci­pal­men­te, por­que el de­ba­te so­bre la des­po­bla­ción de las zo­nas del in­te­rior de la co­mu­ni­dad ha vuel­to a sa­lir a la luz a lo lar­go de los úl­ti­mos días.

AR­MA VA­LIO­SA

Es cier­to que a cuen­ta­go­tas. Pe­ro ha sa­li­do. Ga­li­cia pa­de­ce desde ha­ce años una cri­sis de­mo­grá­fi­ca ga­lo­pan­te que re­quie­re de me­di­das ur­gen­tes. Los da­tos son de­mo­le­do­res. El 2016, por ejem­plo, con­clu­yó con el peor sal­do ve­ge­ta­ti­vo desde que exis­ten da­tos (1975), con so­lo 19.049 nacimientos por 31.372 de­fun­cio­nes. La san­gría po­bla­cio­nal se con­cen­tra en las zo­nas del ru­ral, allí don­de pre­ci­sa­men­te el cam­po, las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las y ga­na­de­ras, pue­de con­ver­tir­se en un ar­ma de gran va­lor pa­ra com­ba­tir es­ta la­cra.

Cons­cien­tes de es­ta reali­dad, la Xun­ta apro­bó ha­ce unos me­ses un plan cu­ya idea cen­tral no es otra que la de crear ins­tru­men­tos pa­ra fi­jar po­bla­ción en el ru­ral. ¿Có­mo? Ha­cién­do­lo pro­duc­ti­vo. El leit mo­tiv de es­te pro­gra­ma no es otro que po­ner en va­lor 330.000 hec­tá­reas de su­per­fi­cie agro­ga­na­de­ra y fo­res­tal que per­mi­ti­rían crear 3.000 em­pleos. Pa­ra ello, se ha do­ta­do es­te ins­tru­men­to con una par­ti­da de 230 mi­llo­nes de eu­ros.

La es­tra­te­gia que con­den­sa es­te plan par­te de la idea de que es po­si­ble crear opor­tu­ni­da­des en el ru­ral apo­yan­do dis­tin­tos mo­de­los de ne­go­cio y or­ga­ni­za­ción. La ini­cia­ti­va pú­bli­ca or­bi­ta al­re­de­dor de seis ejes: cohe­sión te­rri­to­rial, in­no­va­ción y for­ma­ción, agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble, me­jo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad, re­le­vo generacional y coope­ra­ción.

Las me­di­das que ya se es­tán im­pul­san­do tra­tan de crear un ca­mino in­ver­so. Desde ha­ce dé­ca­das, la mi­gra­ción de la po­bla­ción ga­lle­ga cir­cu­la del cam­po ha­cia las ciu­da­des, en es­pe­cial, ha­cia la fran­ja atlán­ti­ca. Aho­ra se pre­ten­de in­ver­tir es­te flu­jo. Y pa­ra ello, las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las y ga­na­de­ras han de con­ver­tir­se en el pi­lar es­tra­té­gi­co.

Ac­ti­vi­da­des que, ade­más de po­ner en el mer­ca­do va­lio­sos in­puts pa­ra la so­cie­dad, tam­bién fi­gu­ran en­tre los pro­ta­go­nis­tas con­vo­ca­dos a lu­char con­tra otro de los gran­des pro­ble­mas de es­ta era eco­nó­mi­ca: el cam­bio cli­má­ti­co. Los ex­per­tos sos­tie­nen que el sec­tor agrí­co­la pue­de con­tri­buir de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a mi­ti­gar el im­pac­to de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Y por una do­ble vía. Por un la­do, por la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción de car­bono que pre­sen­tan las tie­rras agrí­co­las, un ex­tre­mo es­te so­bre el que se ha teo­ri­za­do de for­ma pro­fu­sa. Pe­ro tam­bién, y es­to es más no­ve­do­so, por la dis­mi­nu­ción de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI) que no son CO2 que acu­mu­lan es­tas ac­ti­vi­da­des.

LA CON­TRI­BU­CIÓN

El Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo de Po­lí­ti­ca Me­dioam­bien­tal pre­sen­tó ha­ce unas se­ma­nas un no­ve­do­so in­for­me que acre­di­ta el al­can­ce de la con­tri­bu­ción del sec­tor agrí­co­la al re­cor­te de emi­sio­nes de GEI. De nue­vo son los da­tos los que ilus­tran es­ta reali­dad. So­lo en te­rri­to­rio co­mu­ni­ta­rio, la agri­cul­tu­ra con­cen­tra a 10,8 mi­llo­nes de ex­plo­ta­cio­nes y es res­pon­sa­ble de más de un 40 % de la su­per­fi­cie de la Unión Eu­ro­pea (UE).

El es­tu­dio con­clu­ye que la crea­ción de un eco­sis­te­ma de ac­cio­nes al­re­de­dor de to­do es­te sec­tor orien­ta­do a mi­ti­gar el cam­bio cli­má­ti­co pue­de ju­gar un pa­pel de­ter­mi­nan­te de ca­ra al fu­tu­ro del pla­ne­ta. Es la con­tri­bu­ción in­vi­si­ble del cam­po. Esa que la so­cie­dad de­be em­pe­zar a mi­rar con bue­nos ojos.

MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.