LA TA­BER­NA RECONVERTIDA EN ME­CA DE SEN­DE­RIS­TAS Y MON­TA­ÑE­ROS

A Ten­da de Ma­no­lo fue fun­da­da en 1949 en A Pon­te­no­va Ha­ce 23 años se rein­ven­tó atre­vién­do­se con la ven­ta de cal­za­do y pren­das de mon­ta­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - María Cua­dra­do

Ha­cen fal­ta mu­chos hom­bres y mu­je­res co­mo Ma­no­lo Veiga y Li­nes Vi­lla­rino pa­ra re­cu­pe­rar la fuer­za y el pres­ti­gio que en su día tu­vo el ru­ral en Ga­li­cia. Ellos son los due­ños de A Ten­da de Ma­no­lo, una ta­ber­na de to­da la vi­da que ha­ce 23 años de­ci­dió ex­plo­rar nue­vos cam­pos y hoy por hoy es una de las me­cas de sen­de­ris­tas y mon­ta­ñe­ros de Ga­li­cia y de otras co­mu­ni­da­des, atraí­dos por la am­plia se­lec­ción de ar­tícu­los de pri­me­ras mar­cas de ro­pa y cal­za­do pa­ra la prác­ti­ca de es­tos de­por­tes.

Ma­no­lo y Li­nes man­tie­nen vi­vo un ne­go­cio fun­da­do en 1949 en Er­mi­da de Vi­la­boa, en el mu­ni­ci­pio lu­cen­se de A Pon­te­no­va, en ple­na Ru­ta das Rei­ga­das. Fun­cio­nó pri­me­ro co­mo la Ta­ber­na do Fe­rrei­ro o de Je­su­sa, en ho­nor a Je­su­sa Pé­rez, fun­da­do­ra y ma­dre del ac­tual pro­pie­ta­rio, quien des­de los cua­tro años ma­mó lo que era el ne­go­cio. Él mis­mo re­co­no­ce que no le gus­ta­ba es­tu­diar, por lo que a los 16 ya se pu­so al fren­te de un ul­tra­ma­ri­nos con­de­na­do a des­apa­re­cer si no fue­ra por la di­ver­si­fi­ca­ción del ne­go­cio que im­pul­só Ma­no­lo Veiga. «Só co­mo ta­ber­na non exis­ti­ría ho­xe, ten­do en con­ta to­dos os gas­tos que hai que afron­tar. A des­po­boa­ción é un dos fac­to­res que máis nos afec­tan, pe­ro eu con­fe­so que a mín is­to gús­ta­me moi­to. Vendemos de to­do, fun­cio­na­mos co­mo lo­cal so­cial e ta­mén pre­pa­ra­mos uns gin to­nics ben fei­tos», re­co­no­ce el em­pre­sa­rio, quien re­cuer­da cla­ra­men­te las pri­me­ras ges­tio­nes que reali­zó ha­ce dos dé­ca­das cuan­do de­ci­dió in­no­var. Sos­tie­ne que no to­do fue­ron fa­ci­li­da­des y tie­ne muy pre­sen­te el nom­bre del re­pre­sen­tan­te de una fir­ma de re­nom­bre que le dio ca­la­ba­zas. Aque­lla ne­ga­ti­va no le hi­zo ren­dir­se. Lla­mó a otra puer­ta, la de la fir­ma ma­llor­qui­na Bes­tard, ha­bló con el re­pre­sen­tan­te de zo­na y des­de ha­ce dos dé­ca­das ven­de bo­tas y cal­za­do de mon­ta­ña de una de las mar­cas de re­fe­ren­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Las bue­nas ven­tas en Ga­li­cia le me­re­cie­ron la vi­si­ta del ge­ren­te. «Dos 35 mo­de­los de Bes­tard vén­de­se de to­do. Ca­da vez se usan máis pa­ra a vi­da dia­ria», ex­pli­ca: «Do nú­me­ro 50 te­ño ca­tro clien­tes fi­xos, un de Vi­go, ou­tro de Ma­drid, un ter­cei­ro de As­tu­rias e ou­tro da­quí. O de que Bes­tard con­fia­ra en nós foi un acer­to moi gran­de», con­fie­sa Ma­no­lo, quien tam­bién ven­de ar­tícu­los y pren­das de Tran­go­world, cal­ce­ti­nes tér­mi­cos Lor­pen... «Apos­ta­mos por mar­cas es­pa­ño­las, po­la ca­li­da­de», ex­pli­ca. El con­tar con una am­plia se­lec­ción de ar­tícu­los le fa­ci­li­tó los con­tac­tos con aso­cia­cio­nes de sen­de­ris­mo y mon­ta­ñis­mo, ase­gu­ra el due­ño de la tien­da, que mien­tras con­ver­sa con La Voz si­gue aten­dien­do en el ul­tra­ma­ri­nos, don­de co­mer­cia­li­za de lu­nes a sá­ba­do pro­duc­tos de ali­men­ta­ción, de dro­gue­ría, fe­rre­te­ría, cal­za­do de otro ti­po, pien­so...

EN­VÍOS A LA IS­LA DE MA­DEI­RA

Ade­más de ga­lle­gos y as­tu­ria­nos, A Ten­da de Ma­no­lo tam­bién tie­ne clien­tes de Ma­drid, Va­lla­do­lid, Ca­ta­lu­ña, País Vas­co... Y to­do lo ha­cen sin web. «Aca­bo de man­dar un pe­di­do pa­ra a Illa de Ma­dei­ra e te­ño ou­tro pen­den­te. A maio­ría vén­doo na ten­da e o res­to, por te­lé­fono. Gús­ta­me que pa­se to­do po­las mi­ñas mans e as da muller», sos­tie­ne Ma­no­lo, quien la­men­ta la fal­ta de apo­yo al mun­do ru­ral: «So­bre­vi­vir nun po­bo pe­queno é moi dí­fi­cil».

| C. GAVINO

Ma­no­lo Veiga con clien­tes, en su ne­go­cio de A Pon­te­no­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.